¿Qué significa ser ayuda idónea?

A lo mejor has escuchado más de una vez la expresión “ayuda idónea» y te preguntas, ¿Estoy siendo una de ellas? Déjame mostrarte el verdadero concepto de lo que implica para una mujer el hecho de serlo. Una mujer que es ayuda idónea es encomendada para llevar a cabo una tarea en específico, es alguien competente y es una mujer elogiada por cumplir ciertas funciones a la perfección.

La palabra “idónea” es el antónimo de “errónea”, es decir que una mujer que es ayuda idónea no puede ser un error sino una gran bendición para quienes la rodean.

Pensando en esto dentro del contexto del matrimonio cristiano, muchas de nosotras nos sentimos confundidas, porque crecemos con la idea de que hacerlo de esa manera, nos hace ver cómo inferiores al hombre o esclavas. La sumisión bíblica de la mujer no es lo que muchas creen, pero, ¿Qué tan cierto es esto? Permíteme desmentírtelo con un relato personal.

A mis 20 años me case con un hombre maravilloso, era apuesto, elocuente, profesional, chistoso, y amaba a Dios, en fin «era mi hombre perfecto» pero hacía más de un año que él había enviudado; en ese entonces no me importaron sus 2 hijas pequeñas, ni mucho menos lo que mi familia decía al respecto, pensaba que tenía todas las de ganar.

Al cabo de dos años de matrimonio me sentía derrotada, comenzaba a ver el matrimonio como una enorme pared que estaba apunto de caerse sobre mí, él era lo que yo soñaba pero ¿Quién era yo en ese momento? ¿Estaba siendo una ayuda idónea para él?

La respuesta en ese momento fue que yo era ¡alguien que no tenía prioridades!, que no le interesaba organizarse, que vivía pendiente de lo que otros hacían en lugar de ver lo que yo dejaba de hacer, me quejaba por todo, era insegura y celosa al nivel 1000, constantemente me sentía frustrada conmigo misma.

¿Qué cambió? ¿Qué hizo la diferencia? Puedo asegurarte que no fuí yo. El cambio que tuve no fue gracias a mi bondad o a mi dominio propio, en realidad el responsable de que yo me convirtiera en la ayuda idónea que mi esposo necesitaba fue Dios, y su idea de hacerme apta, de hacerme entender que sus planes eran funcionales.

No fuimos creadas de la nada, nacimos de un pensamiento divino, Dios nos trajo con el fin de suplir una necesidad y al hacerlo nos sentiremos plenas de todas las maneras posibles.

Gracias a eso, hoy en día mi matrimonio tiene a flote 9 años y somos 6 los que conformamos esta tripulación a la que llamo “Mi familia”.

 

Beneficios de ser una ayuda idónea:

Hoy quiero enseñarte tres beneficios que aprendí en mi intención de ser la ayuda idónea que Dios diseñó para mi esposo y mi hogar:

 

Ser ayuda idónea es comenzar a vivir en nuestro diseño original

Es decir, que experimentamos alegría y gozo al saber que alguien que amamos depende de nosotras, que cada mínimo detalle de nuestro hogar va a requerir de esfuerzo, entusiasmo y energía femenina ¡Eso es increíble porque con ese fin Dios nos creó!

 

Encontramos plenitud como mujeres que son ayuda idónea

He escuchado a un gran número de mujeres que son empresarias y emprendedoras exitosas decir que asumir el rol de ser esposas y mamás con valentía las llevo a dar el siguiente paso para sentirse en plenitud, además les dio la fuerza y la inspiración para lograr sus sueños.

 

Automáticamente todo a nuestro alrededor comienza a cambiar, para bien

¿Sabes por qué? Porque nosotras lo hemos hecho primero, hemos vencido las limitantes, somos felices sirviendo de ayuda a nuestros seres amados y eso se manifiesta, contagiamos a todo aquel que nos ve.

 

Quizás te interese leer: POR QUÉ UNA MUJER CRISTIANA NO PUEDE SER FEMINISTA

¿Cómo es una mujer idónea?

Inspirada por Proverbios 31 (claro está, nuestra mejor referencia para ser ayuda idónea según la Biblia) te dejaré algunas características que nos muestran cómo es la mujer cristiana que sirve de ayuda idónea a su esposo y familiares.

  • Es confiable y transparente en sus acciones.
  • Evita los problemas con palabras amables.
  • Trabaja alegremente con sus dones y talentos.
  • Protege los ingresos y provisiones de su hogar.
  • No es perezosa.
  • Es servicial con las demás personas.
  • Es buena administradora de su tiempo y dinero.
  • Cumple con sus responsabilidades.
  • Es generosa y caritativa.
  • Es precavida y se anticipa a las necesidades de la familia.
  • Es femenina y pudorosa.

Somos increíbles cuando nos atrevemos a ser una mujer conforme a la creación de Dios, hecha a nuestra propia medida, logrando romper los estándares impuestos por la sociedad.

Floreceremos a nuestro tiempo si confiamos en el diseño de Dios expuesto en la Biblia; es necesario que tomemos las pausas necesarias para crecer, madurar y continuar; somos mujeres que se encargan de esparcir amor y fe donde quiera que vayamos, somos ayudas idóneas para Él.

Escrito por: Laura de Gutierrez. Blogger Cristiana en @mividacristianaa / Editado por el Equipo de Entaconadas

Comparte este Artículo

smiling-young-beautiful-woman-using-mobile-phone-XB8WMJW.jpg
logo entaconadas

Síguenos en Instagram

Y disfruta de todo el contenido, reflexiones, frases, vídeos y Lives que allí compartimos.