Tengo miedo a quedarme soltera

“Tengo miedo a quedarme soltera, miedo a ser vista como la que ningún hombre quiso, la no deseada, la que no fue amada. No es algo que yo elija sentir, porque de hecho, no quiero, pero ¿cómo puedo manejar este profundo temor?”

Querida Chica Soltera, si te identificaste con la frase anterior, sigue leyendo porque este post es para ti.

Siempre ha existido un estigma hacia la mujer soltera. Por un lado, si admitimos que queremos casarnos, nos ven como desesperadas y nos dicen que nos enfoquemos en Dios, que debemos esperar en sus tiempos y que confiemos en que el príncipe azul sí vendrá, pero cuando finalmente estemos listas para tener una relación. Ok eso es válido y hay mucha verdad allí. Pero, si vamos al caso ¿no deberían todos enfocarse en Dios y estar en Su voluntad, casados ​​o solteros? ¿Y desde cuándo el matrimonio es la recompensa?

Hablemos claro, lo que realmente estamos tratando aquí no es la desesperación o la falta de fe, sino el miedo, el miedo a que nadie nos ame jamás. Miedo a estar siempre solas. Miedo a que el vacío en nuestros corazones de pollo nunca se llene. Y, si también un miedo profundo de que a Dios no le importe esto.

Advertisement

Por supuesto, se supone que como hijas de Dios no debemos sentirnos así. Se supone que debemos “estar siempre contentas” y saber que Dios nos ama y piensa que somos hermosas. Se supone que debemos recordar que Jesús es nuestro esposo mientras olvidamos que estamos solas o asustadas, deseando tener a alguien cerca que sea lo suficientemente fuerte como para abrir el frasco de aceitunas que se ha quedado atascado. De modo que escondemos nuestros anhelos y angustias, para que nadie nos mande a orar más o nos diga nada.

Cuando el miedo manda en nuestro corazón

Cuando permitimos que el miedo nos controle, dejamos de confiar en Dios, y comenzamos a reaccionar de maneras malsanas, como:

  • Culpar a otras mujeres. Caer en la trampa de la comparación parece ser fácil para las mujeres. Miramos a las chicas que obtienen lo que, y a quién, queremos y dejamos que los celos se agranden. “No es justo” es una trampa terrible de la que es difícil salir.
  • Culpar a los hombres. Porque no son asertivos. Porque o son muy quedados o son demasiado agresivos. O demasiado aburridos o demasiado extraños o demasiado silenciosos o demasiado ruidosos. O porque tienen demasiados tatuajes o poco pelo.
  • Conformarse con cualquier cosa porque es mejor que nada. ¿Y si es así? ¿Y si nadie más me vuelve a invitar a salir? Todo el mundo dice que es mejor estar soltera que en un mal matrimonio, y yo les creo, pero hasta que la soledad se vuelve abrumadora y me pregunto si debería llamar al último chico con el que salí y encontrar la manera de hacerlo funcionar.
  • Levantando paredes, no puedes lastimarme porque no te dejaré acercarte lo suficiente. ¿A cuántos hombres buenos hemos rechazado porque por miedo levantamos un muro de hielo?
  • Esto en lugar de eso. Para muchas de nosotras, tratamos de evitar nuestros miedos llenando nuestras vidas con cosas: carrera, ropa, posesiones, incluso el ministerio, en fin cualquier cosa que nos de validación.
  • Advertisement

 

¿Cómo tratar el miedo a quedarse soltera?

Ok, en algo estamos claras, cuando Dios mira tu miedo a quedarte soltera, no responde con un esposo ideal de forma instantánea. Ojalá, pero no. A veces se siente como si no estuviera respondiendo en absoluto. Y eso puede hacernos sentir como que Dios no está interesado en nuestro lío existencial. Entonces…

¿Cómo nuestra soltería se relaciona con el amor de Dios?

Su amor por mí y por ti no está probado ni refutado por nuestro estado civil. Ni en ninguna parte de la Biblia dice que Él nos promete tener reservado un esposo maravilloso para cada una de nosotras, nuestra “alma gemela”, nuestra “media naranja”. No, nada de eso. Pero espera ¡Que no cunda el pánico! porque en lugar de ello la Biblia nos dice en Colosenses 3:15:

“Y la paz de Cristo gobierne en vuestros corazones, a la cual en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo. Y sé agradecido “.

Y en Juan 14, Jesús ofrece paz a nuestros corazones atribulados, diciéndonos nuevamente que no tengamos miedo. Luego está Filipenses 4: 7, que promete

“la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús”.

Dios no dice: “Actúa bien”. No nos regaña por tener corazones atribulados. Él dice: “Apóyate en mí. Yo soy tu paz “.

En 1 Timoteo 2: 7, dice:

“Porque Dios no nos ha dado espíritu de temor, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

El miedo puede controlarnos, llevarnos a tomar malas decisiones y hacer que lastimemos a los demás. El miedo es caótico y desordenado y no proviene de Dios. Es lo opuesto a Dios, lo opuesto a la paz que Dios representa, y que nos da.

Todo se reduce a lo que creemos acerca de Dios a pesar de cómo nos sentimos. Es permanecer en Su fuerza y ​​Su paz, no en la nuestra, y recordarnos diariamente, si es necesario, que nuestra condición de soltero es una condición terrenal.

Sí, Dios puede cambiar nuestro estado civil en cualquier momento, pero aquí está el punto: ser solteras no nos define en última instancia, para bien o para mal. Ser amadas y deseadas por un hombre tampoco nos define, ni establece nuestro valor o capacidad para ser amadas. Dios ya lo determinó. Y quiénes Él dice que somos es mucho más importante que cualquier valor que un ser humano pueda asignarnos.

QUIZÁS TE INTERESE LEER: A mi no me deja el Tren, ya estoy en uno

 

Artículo adaptado del original en inglés escrito por Sharyn Kopf. Con modificaciones por Entaconadas.

PRÓXIMOS EVENTOS

NUESTRO DEVOCIONAL

LO + VISTO

NUESTRA WEB DE MATERNIDAD

¿QUIERES SER BLOGGER?

Comparte este Artículo

smiling-young-beautiful-woman-using-mobile-phone-XB8WMJW.jpg
logo entaconadas

Síguenos en Instagram

Y disfruta de todo el contenido, reflexiones, frases, vídeos y Lives que allí compartimos.