El primer paso para hacer realidad tus sueños ¡Es vital!

¡Admitámoslo! Todas tenemos aunque sea un sueño, un deseo, un anhelo, algo que queremos lograr en la vida. Quizás sea algo a corto plazo como pasar todas las materias en el colegio o en la universidad, o algo más ambicioso como tener tu propia línea de calzado, tienda de accesorios o empresa de reciclaje, ¡lo que sea es válido!

Sin embargo, vivimos en un mundo vorazmente competitivo, lleno de problemas económicos y de desmotivaciones, que pueden empezar hasta en nuestro propio hogar. No es fácil lograr tener un negocio propio, en especial cuando tus sueños son grandes y todos se oponen a que utilices el patio de la casa para construir tu propio refugio para perros de la calle. En fin, lo que nos sobran son los límites ¿no?

Pero a pesar de las oposiciones de todo el mundo, he de admitir que el mayor obstáculo está en nuestras propias mentes, lamentablemente. La mente, al fin y al cabo, es un campo de batalla muy activo, vivimos en guerra y la misma nos corresponde a nosotras librar.

Si crees en tu mente que no aprobarás ese examen, probablemente no lo hagas y pierdas esa materia. Si crees en tu mente que no lograrás graduarte de la universidad, es posible que de hecho no lo logres. Si crees en tu mente que nadie comprará tu nueva línea de carteras artesanales, tal vez nunca llegues a mostrarlas al mundo y en efecto nadie llegue a comprarte una.

¿Estás viendo cómo tus pensamientos te frenan? Lo sé, suena fatal, pero tranquila, existe un remedio para no dejarte caer en la trampa, y es el de llenar tu mente de afirmaciones y pensamientos positivos y buenos de ti, y de tu sueño o proyecto. La Biblia nos dice en uno de sus pasajes lo siguiente:

“Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. Filipenses 4:8

Hoy quiero invitarte a que no te desanimes, las cosas grandes en la vida se construyen desde cero, y es precisamente de esa manera cuando más se valoran. Recuerda que tenemos un Dios de imposibles, a quien le encanta hacer sueños realidad, en especial si se trata de cosas buenas y con propósito. No obstante, no le dejes toda la carga a Dios, Él honra el trabajo duro, el trabajo hecho con fe, por lo que tus esfuerzos son necesarios, no esperes que sin hacer nada, todo te caiga del cielo.

Tener los pensamientos correctos, es lo primero y primordial que necesitarás para emprender la aventura hacia el cumplimiento de tus sueños o metas. Batallar, luchar contra los pensamientos negativos que vienen a ti, será tarea diaria, agotadora, pero la victoria sobre ellos es gratificante.

Aférrarte a lo que Dios dice de ti y no a lo que el mundo diga, esto es clave y fundamental para tener pensamientos buenos, por lo que mantener una buena relación con Dios, padre e hija, será fundamental. Lo demás, ya verás que llegará por añadidura, es impresionante, porque donde hay amor y pensamientos de acuerdo a lo que Dios dice, las cosas se van dando solitas; de la nada llegarán las ideas, el conocimiento y los recursos.

¡Manos a la obra!

DESCUBRE

Comparte este Artículo