¿“Demasiado buena” para que te conquisten?

conquista mujer buena

El otro día conversaba con una amiga sobre mi experiencia para llegar al matrimonio. Durante la conversación ella me comentaba que a veces se sentía desesperanzada de que llegara un hombre dispuesto a conquistarla. Los últimos años de su vida los había dedicado a trabajar arduamente para salir adelante, había pasado por un proceso de emigración, comenzado desde cero en un país desconocido y emprendiendo su propio negocio; ahora que estaba estable, que servía a Dios en una iglesia, que estaba en proceso de comprarse su carro, sentía que en todo este tiempo no había nadie con la disposición de acercarse a ella.

Dentro de la conversación ella me contó que había conversado con el esposo de una amiga, él le decía que los hombres al ver una mujer emprendedora, luchadora y trabajadora muchas veces les generaba inseguridad porque parecía “demasiado buena” o “independiente” para acercarse. Desilusionada me dice “¿qué se supone que haga? Si toda mi vida esta he sido yo y no puedo dejar de serlo”

Esta pregunta me hizo darme cuenta de dos realidades:

  1. Existen hombres que desconocen su valor propio y usan las grandes cualidades de mujeres emprendedoras como razones para transferir su propia inseguridad, como si fuese responsabilidad de ellas el ser “demasiado buenas”. Lo cual es totalmente irresponsable.
  2. Las mujeres tendemos a responsabilizarnos y culparnos de procesos ajenos muy fácilmente.

La verdad es que no es tu responsabilidad lidiar con los procesos ajenos, y mucho menos ser culpable de no ser conquistada por ser considerada “inalcanzable”; ya que esto tiene que ver con la perspectiva y autoestima de quien te observa.

Si eres una mujer emprendedora, trabajadora, responsable y atenta, quiero decirte que eres admirable, digna de imitar e incluso Dios dice que eres ¡extraordinaria! En Proverbios 31:

“¡Qué difícil es hallar una esposa extraordinaria! ¡Hallarla es como encontrarse una joya muy valiosa! Quien se casa con ella puede darle toda su confianza; dinero nunca le faltará. A ella todo le sale bien; nunca nada le sale mal. Sale a comprar lana y lino, y con sus propias manos trabaja con alegría. Se parece a los barcos mercantes: de muy lejos trae su comida”

La mujer del pasaje, refleja a esa mujer trabajadora aún de hoy día, que no se rinde y persigue sus sueños. Y bien lo describe el Proverbio que debe “ser hallada” y para que alguien sea hallada, debe otra persona estar dispuesta a buscarla y conquistarla.

El hombre que se acerca a conquistar una mujer así, ha sido responsable de su vida y carácter, ha avanzado un camino que lo hace consciente de su autoestima sin considerarse superior, sino que reconoce que necesita una mujer en la que pueda confiar para juntos avanzar hacia los proyectos y el futuro que desean. Ese mismo carácter es el que le transmite la seguridad de que al hallar a esta mujer extraordinaria no habrá barrera que le impida conquistarla y hacerla parte de su vida.

A ti, mujer extraordinaria que estás a la espera. No dejes de brillar y perseguir tus sueños, cosecha la dulzura y feminidad de una dama que se ama y cuida, invierte en el futuro que anhelas sin perder de vista al compañero con el que lo vas a compartir, que en tu mejor momento, cuando menos te lo esperes, habrá alguien admirado por lo que ve y listo para salir a conquistarte.

DESCUBRE

Comparte este Artículo