Una tendencia tóxica: relaciones intermitentes

Relaciones intermitentes

Puede que suene anticuado, pero la vida hoy se vive de prisa, sin conciencia de responsabilidad, lo que ha conducido a muchas de manera directa a la desilusión, viviendo una tendencia tóxica: relaciones intermitentes

No es lo mismo cazar  la “mala suerte” a que te vaya mal en una relación

Eso de la “mala suerte” no es más que las mismas actitudes repetidas que te llevan a un nuevo fracaso, con esto me refiero a lo que eliges y cómo lo eliges. He escuchado tantas historias que terminan mal, y en su mayoría son contadas en retrospectiva, en retroceso, y cuando llegan a su inicio, hay un aspecto que no varía: un mal comienzo.

Preguntas claves:

¿Dónde se conocieron?

¿Hace cuánto tiempo se conocen?

¿Cómo se enamoraron?

¿Cuánto tiempo salieron?

Si hay miedo para responder a eso, entonces las cosas no llevan buen camino.

Por lo general, como mujeres siempre esperamos lo mejor en las relaciones amorosas, ¿no me crees? A ver, seguro sin novio, ni esposo, has imaginado llegar a formar una familia, tienes planeado los hijos que tendrás y al menos tienes dos nombres posibles para ellos, tienes una idea del fabuloso vestido que vas a usar, los zapatos y las canciones que quieres, entre otros detalles… Por eso, el mantener una relación intermitente sin esperar a que se convierta en una relación permanente, estable y continua, no es más que una presunción.

Si sabes que elegir a ese chico (que conoces poco) no es la mejor decisión, entonces tengo que hacerte una pregunta: ¿por qué no evitas esas desilusiones y esperas para elegir mejor?

Te daré algunas opciones de respuesta:

  • A- Porque tienes mala suerte.
  • B- Porque sabes mantener una relación sin compromisos.
  • C- Porque crees que te va a dejar el tren.
  • D- Porque no sabes estar sola.

Ahora voy a responder a cada opción:

  • Porque tienes mala suerte

En lo personal, no creo en la suerte; creo en las decisiones, acertadas o no acertadas, es decir, en el llamado “libre albedrío” que nos permite escoger con libertad.

Ahora, si crees que eres la de la mala suerte porque las relaciones terminan mal -por una u otra razón-, entonces debes evaluar qué pasa en ti para terminar eligiendo de forma constante al incorrecto.

La vida no es cosa de suerte, y si no me crees, revisa lo que dice Deuteronomio 13: 11 – 20.

  • Porque sabes mantener una relación sin compromisos

Tampoco creo en esto, de hecho, no es saludable. Algo está afectado en ti si piensas de esta manera, algo se quebró en el camino. Además, cambiar de pareja de forma constante habla de inestabilidad, inseguridad, insatisfacción y baja autoestima, entre otros asuntos igual de relevantes.

Romanos 12: 1-10 nos deja claro las actitudes correctas e incorrectas.

  • Porque crees que te va a dejar el tren

Siempre me he preguntado ¿cuál tren? ¿Acaso hay una edad para casarse? Porque si eso crees, te invito a hacer algunas encuestas.

Si así funcionara este asunto, entonces entre los 25 años debería crecer en la mano un boleto válido por 2 años, que indique con quién y cuándo casarse, y si no te subes en ese tiempo, acabarás como una solterona.

No se trata de una edad, se trata de elecciones responsables, de cuidarnos, de prepararnos para dar y recibir lo mejor. Debe haber un plan que no incluya el tren. El tren no existe, no tiene sentido, Dios planeó nuestra vida muy distinta, se dedica a hacer diferentes planes para cada uno. Nunca decidas o elijas por presión.

  • Porque no sabes estar sola

Voy a empezar este con un dicho popular, es como decir: “agarrando aunque sea fallo”. Jajaja.

No estás en la obligación de elegir por no querer estar “sola”. Hay tiempo para todo, si eliges por no estar sola, créeme que no estás viendo la raíz del problema; este sería como sufrir una fractura y usar mentol en lugar de un yeso, es decir, no es la cura, no es lo apropiado. Esta explicación se relaciona un poco más con la opción (B).

Cuando algo es tóxico no debe hacerse moda. Vive cada etapa de tu vida con valores morales y espirituales, así la vas a disfrutar, es una gran mentira creer que mientras más relaciones se tiene, más se disfruta y se aprende; cada fracaso es una marca, una que por el daño y la decepción va inhabilitando nuestra capacidad de creer en el amor genuino.

Rouse, la chica del afro.

Comparte este Artículo