Devocional: Cuando tu fe está en crisis

Estas palabras no las escribo desde tierra firme, las escribo en medio de la tormenta y de las olas que golpean, una y otra vez, mi fe y mi esperanza, en medio de un momento en el que me cuestiono, ¿está en crisis mi fe?

Comienzo con esta advertencia, porque sé lo difícil que es escuchar las palabras de alguien que uno cree está en una tierra frondosa y firme. También lo hago, porque sé muy bien lo fácil que es hablar y aconsejar sobre la fe cuando todo está fantástico, pero te aseguro algo: en este momento de mi vida no todo está fantástico e instagrameable.

En los últimos meses he dudado de Dios, de su bondad, de su justicia y de esa fe que he defendido durante más de 12 años. Me he preguntado, una y otra vez, si Él me escucha o si le importa si quiera lo que me pasa. He tenido días oscuros; donde el miedo, la soledad, la desesperanza y la vergüenza me llenan los pensamientos de dudas y los ojos de lágrimas.

Días donde me siento avergonzada por sentirme mal o por dudar de mi fe, cuando hay personas que no tienen para comer, sufren crueles abusos o enfermedades y hasta han perdido a seres queridos.

Aún así, recuerdo lo que decía el profeta Jeremías cuando componía su quejumbroso y genuino canto:

“Pero hay algo que quiero recordar y en ello poner mi esperanza: ¡en que el gran amor del Señor no tiene fin, pues solo ha sido por su misericordia que nos ha guardado de la destrucción completa! El Señor es digno de toda confianza; sus muestras de bondad las recibimos cada día. Lamentaciones 3:21 (NBV).

Sí, el libro de Lamentaciones, como ya puedes percibir por su título, es el cántico de alguien que no la estaba pasando nada bien, pero que insistió en recordar la naturaleza del Dios que otras veces le ayudó. Yo elijo seguir su ejemplo y, en medio de la tormenta y de las aguas que arropan mi cabeza, saco mi mano para guindarme de ese hilito de fe que me queda cuando recuerdo la bondad y fidelidad de Dios en otras oportunidades.

Y tú ¿tienes tu fe en crisis en estos momentos?

crisis de fe

Con amor,
Laura.

DESCUBRE

Comparte este Artículo