Tu voluntad vs la voluntad de Dios ¿Qué es mejor para tu vida?

tu voluntad o la de Dios

Seguramente has escuchado muchas veces, que de los errores se aprende y que las experiencias te dejan una enseñanza… realmente eso es cierto, yo doy certeza de que eso es así, de todo lo que nos sucede en la vida podemos aprender alguna lección. ¿Pero porqué esperar a equivocarnos para poder aprender?, ¡si lo podemos hacer antes!

¿Por qué en vez de aprender de los errores y experiencias, no aprovechamos de aprender como Dios lo enseña en su palabra?

¿Y como lo enseña Dios? A través del manual de instrucción que nos dejo, que es su hermosa palabra, es decir su voluntad.

Dios no nos creo y nos dejo en este mundo a la deriva para que hiciéramos lo que consideráramos correcto según nuestro propio entendimiento. Él nos creo y nos dejo con instrucciones claras y precisas que debíamos cumplir para que nuestra vida aquí en la tierra funcionara bien, de acuerdo a su voluntad.

Aunque nos creo con libre albedrío (decisión propia), nos revelo el camino del bien y del mal, el camino que conduce a la bendición y el que te lleva a la maldición y nos revelo sus mandamientos y preceptos. Es decir, nos dejo claro que deberíamos hacer y que no. Que nos convenía mas y que no. Todo lo dejo bien explicito como para que nadie diga, a mi no me dijeron que eso se debía hacer o no. A Dios no le podemos ir con cuentos, ni justificaciones insustanciales.

Es cierto que muchas crecimos sabiendo la existencia de un libro llamado la Biblia, pero desconociendo lo que en el había. Muchas crecimos sin la instrucción del camino de Dios, pero aun esa razón no es justificación para Dios. ¿A la verdad quien no conoce los básicos 10 mandamientos de Dios? De hecho, hasta religiosamente el mundo entero se los sabe de memoria. El detalle está en quien los pone en práctica.

El seguir las instrucciones de Dios nos garantizan muchísimas cosas a favor nuestro, es decir que no hay nada malo en obedecerlas.

Una de las cosas que nos garantiza es: Larga vida y prosperidad. Pude notar como en muchas partes de la biblia lo dice, aquí unas de ellas: (Deuteronomio 5:32-33, Proverbios 3: 1-2, Proverbios 4:10).

Advertisement

¿Pero que es lo que hace, que sea tan difícil obedecer la palabra de Dios y hacer su voluntad? ¿Que es lo que se interpone para poder seguir las instrucciones de Dios?

Pues yo digo que algo muy chiquito pero bastante complejo.  ¡EL CORAZÓN!

Hablemos un poquito del corazón para poder entender porque es el, el que se interpone o resiste a cumplir la palabra de Dios.

Profundizando sobre el corazón:

Sabemos que el corazón es un órgano muscular de nuestro cuerpo, que nos da vida, el cual hace que circule la sangre. Pero en términos espirituales cumple otra función. Veamos en la biblia cuando Dios se refiere al corazón. Algunos versos dicen lo siguiente:

Jeremías 17:9-10 (RVR1960):

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Proverbios 21:2 (RVR1960):

Todo camino del hombre es recto en su propia opinión;
Pero Jehová pesa los corazones.

Mateo 15:19 (RVR1960):

19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

Lucas 6:45 (RVR1960):

45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Bien, ya tenemos claro sobre lo que es la instrucción de Dios (Su Voluntad) y sobre lo que es el corazón (Nuestra Voluntad) ahora entremos al meollo del tema:

El versículo de Jeremías 17:9-10 en particular a mi me impacta, porque nosotros mismos creemos estar seguros de los que hay en nuestro corazón, pero dice el Señor que solo Él lo conoce con exactitud. Y cuando se refiere a engañoso quiere decir que nuestras propias razones, emociones y sentimientos muchas veces nos pueden traicionar.

Es por esto que debemos tener prudencia a la hora de seguir a nuestro corazón, porque podemos salir perjudicados, emocionalmente, espiritualmente e incluso hasta físicamente. No es que siempre sea malo seguirlo, pero el mismo Señor nos dice en Mateo 15:19 que dé el salen todas las atrocidades que anteriormente nombramos. Y en Lucas 6:46 también nos señala que del tesoro de nuestro corazón sacamos lo bueno o lo malo.

Pondré algunos ejemplos peculiares:  

Ya conocemos los mandamientos de Dios, sabemos que fornicar es pecado porque así Dios en su sabiduría lo planteo. Pero quizás nos encontramos en una relación, donde estamos enamorados, nos envuelve la pasión del momento y formulamos suposiciones según nuestro propio entendimiento y nos dejamos llevar por el corazón (sentimientos y emociones), dejando a un lado lo que Dios estableció para nuestro bien. Y terminamos cayendo en la tentación.

Otro caso:

Estamos ante alguna propuesta bien interesante pero que compromete nuestra moral, valores, etc, pero por seguir a nuestro corazón (necesidades, deseos, etc), nuevamente dejamos a un lado lo que Dios estableció para bien nuestro. Y terminamos por ceder ante tal proposición.

En fin, ¿Cuántas cosas no hemos llegado a cometer que van en contra de la palabra de Dios (Su Voluntad) por seguir y hacerle caso más a nuestro propio corazón? ¿Muchísimas verdad?

Advertisement

Porque es que a veces nos creemos más sabios que Dios y nuestras razones las justificamos con nuestros sentimientos, con nuestras necesidades, con nuestra propia lógica. Decimos algo como: “Dios tiene que entender que lo hice por amor, por tal necesidad, por tal situación”. Pero a la verdad es que Dios no tiene que entender nada, porque Dios no es un Dios que se deja llevar por los sentimientos, sino por lo que es justo. Es decir Dios es un Dios justo. ¿Se imaginan que Dios se dejara llevar por lo que siente por nosotros? Nadie iría al infierno, porque Dios nos ama a todos. Dios actúa según su justicia. Sin embargo, de muchas cosas hemos salido ilesos gracias a su inmensa misericordia. Pero de seguro que de todas hemos tenido que pagar alguna consecuencia (dolor, desilusión, decepción, frustración, pérdidas, sufrimiento, etc).

Cuantas lágrimas y dolor nos ahorraríamos si escogiéramos hacer las cosas como Dios lo demanda en su Palabra. ¡Seguro que muchísimas!

Seguir la voz del corazón no es malo, siempre y cuando esta, vaya alineada a la voluntad de Dios. Si por el contrario la voz de tu corazón dice una cosa y la voz de Dios dice otra, alguna voz está equivocada y lo más probable es que sea la tuya. Ellas deben estar de acuerdo, en armonía, en fin alineadas a un mismo propósito.

Te daré un ejemplo para que me entiendas:

Supongamos que tu corazón te dice: sal con aquel chico, pero resulta que el chico no tiene a Dios en su corazón, practica el ocultismo y aparte tú ya tienes novio y estas comprometida para casarte. ¡Recontra Ups!

Pero que dice Dios: No te unas con yugo desigual (1 Corintios 6:14), No adulteraras (Éxodo 20:14).

¿Esta la voz de tu corazón alineada a la voz de Dios? En este ejemplo, No. No hay que ser muy sabia para saber que no lo está.

Muchas veces nuestros planes son necios, nuestro corazón es necio, pero la voluntad de Dios es perfecta. Nosotros con frecuencia nos equivocamos, pero Dios nunca pero nunca se equivoca. Entonces, si sabemos que como humanos estamos propensos a cometer errores, hagamos las cosas a la manera de Dios y podremos estar seguros de que estamos actuando bien.

No es fácil, porque es la voluntad de Dios contra la nuestra y para seguirla, tenemos que morir a muchas cosas, dejar de hacer muchas cosas, quizás dejar a muchas personas, pero si obedecemos tal y como Dios manda, podremos vivir tranquilos y en paz y ¿que mejor que eso? Podremos estar confiados de que no nos sobrevendrá algún mal, al menos no por desobedientes. Podremos contar con el favor y la gracia de Dios todopoderoso siempre.

Amada mujer, si Dios te dice no te metas por aquí, no lo hagas. No te hagas la sorda ante la voz de Dios, solo porque no sea lo que esperas escuchar. No te resistas a obedecer su voz si sabes que ya te ha estado hablando de diferentes formas. No seas como el niño al que la madre le dice: no metas los dedos en el ventilador porque es peligroso y se lo repite y repite y el niño no hace caso. Hasta que por última vez la madre tiene que reprenderle para que reaccione y entonces allí si hace caso. No esperes a que Dios haga lo mismo, porque créeme que la reprensión de Dios (disciplina, prueba) ¡serán mucho más fuertes!

Advertisement

¿Que voz vas a seguir? ¿La de tu necio corazón o la voz del perfecto Dios?

Por sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de el mana la vida. Proverbios 4:23

 Lo que el mundo ofrece: La voluntad humana

  1. El mundo te ofrece algo *BUENO* lo cómodo, lo fácil.
  1. El mundo te ofrece lo *TEMPORAL* lo vano, lo efímero, un simple placer momentáneo.
  1. El mundo te ofrece todo en *BANDEJA DE PLATA* todo aparenta ser hermoso, perfecto, extraordinario y hasta increíble.

 Lo que Dios propone: Su voluntad

 

  1. Dios te quita lo y que *bueno* para darte lo *MEJOR*
  1. Dios quiere darte lo *PERMANENTE* lo puro, lo verdadero, lo realmente genuino, felicidad duradera, lo eterno.
  1. Dios no te da las cosas de la nada y no porque no pueda hacerlo. Dios primero nos procesa, nos transforma y nos prepara para recibir lo que él tiene preparado para cada una de nosotras. *LO REALMENTE VALIOSO*

 

Escrito por Shaysiu García (@shaysiu1)

¿QUIERES SER BLOGGER?

DESCUBRE

Comparte este Artículo

smiling-young-beautiful-woman-using-mobile-phone-XB8WMJW.jpg
logo entaconadas

Síguenos en Instagram

Y disfruta de todo el contenido, reflexiones, frases, vídeos y Lives que allí compartimos.