Tres cosas que debes hacer en tu dormitorio: Solo para casadas

Empiezo con una advertencia para que no exista alguna chiquilla traviesa por aquí y, es que lo que les voy a contar, es solo apto para casadas… ¡ok, ok!, también para aquellas que están próximas a lanzarse al agua. Lápiz y papel, pequeñas.

De acuerdo con la Society for the Scientific Study of Sexualit, los hombres experimentan el deseo sexual de forma más espontánea, mientras que las mujeres actúan según las circunstancias, religión y factores culturales. Además, el mismo estudio señala que los hombres muestran mayor deseo sexual que las mujeres. Hay estudios, expuestos en el libro Sex on the brain?,  que afirman que los hombres piensan en sexo 19 veces al día y las mujeres solamente 10.

También, la Biblia nos revela que Dios no creó los órganos sexuales únicamente para que el ser humano pudiera reproducirse -aunque está más que claro ese objetivo- sino también para que una pareja pudiera demostrarse amor y cariño de un modo que agradara a ambos. Las relaciones sexuales permiten satisfacer las necesidades físicas y emocionales de un hombre y una mujer que ya mantienen una estrecha relación afectiva. “Regocíjate con la esposa de tu juventud […]. Que sus propios pechos te embriaguen a todo tiempo” (Proverbios 5:18, 19).

¿Por qué les digo todo esto? Porque si queremos mantener a nuestros espositos más que contentos, oído debemos prestar a esto. Ya conociendo que los hombres tienen más deseo que nosotras, las mujeres, seamos un tanto astutas y tengamos bajo la manga truquitos que demuestren que los amamos y que queremos complacerlos.

Tres cosas que debes hacer en tu dormitorio: Solo para casadas:

Demuestra iniciativa

Por lo general, es el hombre quien inicia acercamientos o encuentros sexuales (por lo que vimos al principio de este artículo), pero eso no quita que el hombre también le guste ver a una mujer decidida, que de vez en cuando tome el control y que también esté interesada en ir más allá de los “cariñitos”. Por eso, no esperes siempre que tu esposo inicie; prepárate para sorprenderlo y dale pistas de que quieres un momento de intimidad, o mejor, no te quedes solo con las pistas, ACTÚA; sé tú también quien propicie estos encuentros.

Exprésate

El hombre reacciona intensamente a estímulos relacionados con la vista y el oído, por eso es necesario que cuando se encuentren en un momento de intimidad, te olvides de la pena (tu esposo debería ser tu mejor amigo, déjate de bobadas) y expreses cómo te sientes (ya tú sabrás de qué manera expresarte). Esto hará que tu pareja mantenga la emoción del momento y su a vez, lo impulse a continuar gratamente ya que le confirma que lo está haciendo bien y lo estás disfrutando, además, afirma su rol como hombre y pareja tuya.

Investiga y ponte creativa

No te conformes con lo mismo de siempre y tampoco saques la excusa de que es lo único que sabes hacer y así debe quererte. Por supuesto que te quiere así, pero nada te impide ir más allá. Investiga sobre una sexualidad sana, descubre todas las diferentes cosas que puedes hacer, todas las zonas de tu esposo que puedes explorar. Demuéstrale que estás interesada en mantener esa llama viva y en querer mimarlo. Con esto también saldrán un poco de la rutina y le dará un giro nuevo y refrescante a la relación.

Comparte este Artículo