Lo que deberías considerar antes de aceptar ser su novia

Y allí está él, ese chico que te agrada y a quién tú le agradas, quien finalmente ha decidido dar un paso adelante para salir de la friend zone y se ha armado de valor para hacerte la pregunta: ¿te gustaría ser mi novia? Y allí estás tú, al otro lado, quizás ilusionada, halagada, un poco nerviosa, o una mezcla de todas las anteriores, seguramente a punto de decirle que “¡Sí!”antes de aceptar ser su novia

Pero, ¿que tan segura estás de tu respuesta? El noviazgo no es un juego de niños, así que antes de aceptar meterte en una relación, permíteme plantearte algunas cosas que deberías considerar antes de aceptar ser su novia.

No todo lo que brilla es oro

Que no te pase como a Anna, de Frozen, que por fijarse en las apariencias y guiada por su deseo ferviente de sentirse amada (a raíz de sus carencias emocionales en la niñez y adolescencia) terminó aceptando como novio a un supuesto príncipe que lo único que quería era usarla para su conveniencia.

Tal vez tu no seas una princesa rica, heredera de un reino (materialmente hablando), y que ese galán no esté detrás de tu dinero, pero bien sí puede darse el caso de que el chico en cuestión esté detrás de tu cuerpo y sus intenciones sean más pasionales que matrimoniales, tú me entiendes, ¿verdad?

Aunque puede darse el caso que quizás el chico no sea un lobo feroz  y muestre intenciones respetuosas contigo, aún esta el riesgo que simplemente tú y él sean incompatibles y no te has dado cuenta porque solo te estás fijando en tu deseo ferviente de tener novio.

Pregúntate: ¿qué tanto lo conoces?, ¿comparten metas, sueños y una visión en común?, ¿quieren las mismas cosas en la vida?, ¿están ambos mirando hacia una misma dirección?, ¿te apoyaría a lograr tus metas?, ¿comparten la misma fe y valores?

entaconadas noviazgo cristiano

Lo sé, puede que este post no te está cayendo tan bien, y seguramente estás tan impactada como Anna, –”¡Pero Kenia, no seas tan agua fiestas!”, dirás pero créeme que es por tu bien. Pensar en todo lo que te digo no es tan sencillo pero es necesario meditar un poco en todo eso ya que podría ahorrarte muchos dolores de cabeza y, por supuesto, prevenir un corazón (o dos) rotos, así que continuemos…

Déja que la amistad sea primero

Tal como lo había comentado en el post sobre los noviazgos virtuales la amistad debe ser lo primero que surja entre tú y ese chico, si apenas lo conoces y ya están hablando de una relación amorosa, existe una alta probabilidad de fracaso de la misma, no porque yo sea pájaro de mal agüero, sino debido a que se están saltando un paso sumamente importante, que es el de conocerse verdaderamente como personas, conocer sus intereses, sus gustos, y más aún sus verdaderas personalidades, porque cuando hay un cortejo de por medio, ¡olvídalo!, todos siempre mostramos nuestra mejor cara, la parte bonita, pero es durante la convivencia desinteresada y el trato a lo largo del tiempo que poco a poco vamos revelando nuestras distintas facetas.

Así que antes de aceptar ser su novia, dense un tiempo para conocerse mejor, sean tan solo amigos y aprovecha de conocer cómo es el comportamiento del chico en distintas situaciones y frente a distintas personas. Conoce a su familia, fíjate como trata a las mujeres de su casa (madre, abuela, hermanas, primas…) porque seguramente así también podría tratarte a ti si aceptas entrar en su vida como algo más que una amiga. Rodéate de sus amigos y amigas, fíjate con qué tipo de personas anda y cómo se comporta cuando está con ellos; permite que él también tenga acceso a tu mundo, a tu gente, de esa manera sabrás si podría o no llevarse bien con ellos.

novia de mi mejor amigo

Olvídate del físico, mira lo que siente y piensa

Cuando se trata de escoger al novio adecuado, lo mejor será que dejes de lado los estereotipos. Sí; es cierto, el físico atrae, pero lo que realmente determinará si ese chico y tú podrán tener una relación de noviazgo genuina y exitosa es precisamente lo que no está tan a la vista, es decir, lo que hay en el corazón y en la mente de esa persona.

Con esto no me estoy refiriendo a sentimientos del tipo romántico, te hablo de todo tipo de sentimientos y de pensamientos que ese chico pueda tener hacia ti. Lo recomendable es que te fijes en un hombre con agallas, que esté dispuesto a apostarlo todo por ti, que esté dispuesto a estar a tu lado de manera incondicional, en las buenas y en las malas, un hombre que te proteja, que te apoye, que te escuche, que sea un verdadero amigo, un confidente, alguien a quien le importes tú, tu bienestar y el de los tuyos. Obviamente, esto no se consigue solo a través de una cara bonita y uno que otro musculito.

Quizás te parezca que eso es ser muy exigente, pero créeme, Dios siempre querrá para ti lo mejor. Si encuentras a un chico que ame a Dios con todo su corazón, seguramente estarás frente a un hombre que cumpla con todo lo anterior, y vaya que sí existen. Mantén los ojos bien abiertos, quizás ese valiente ya exista en tu vida y lo tengas muy cerca, y puede que lo hayas estado ignorando por causa de estarte fijando en el chico malo, “El Musculitos”.

fíjate en su corazón

Que ambos tengan en mente la misma meta: El matrimonio

Y bien si ya has llegado hasta este punto, y estás más que segura de que ese chico es el correcto, es también muy importante que consideres esto antes de aceptar ser su novia: “Que su noviazgo tenga la meta del matrimonio”.

Y es que si no es un amor para toda la vida, entonces, ¿cuál es el chiste? Una relación de noviazgo no debe iniciarse solo porque no quieras estar más sola, porque tengas necesidades afectivas o físicas, o simplemente porque al compararte con tus amigas, todas ya tienen novio y a ti como que te está dejando el tren, ¡grave error!

Recuerda que al meterte en una relación estás poniendo en juego tu corazón y el de tu chico, y cualquiera de los dos podría salir herido. Que te lo digo por experiencia, si no estás segura, no te apresures, no confíes solo en la emoción del momento, porque…

“Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?” Jeremías 17:9 NVI

Así que amiga, si ya has tomado en cuenta todo lo anterior y consideras que estás lista para darle el gran “¡Sí!” a ese chico, ¡quiere decir que vas por buen camino! No te estoy diciendo que todo será perfecto, pero sí que estás ante una gran oportunidad de emprender un nuevo camino al lado de quién podrá ser el amor de tu vida. ¡Feliz noviazgo!

novia de mi mejor amigo

 

Comparte este Artículo