¿Sientes que todos te hacen daño? ¡El mundo no está en tu contra!

todos contra mi

¿Has notado que muchas veces tienes problemas con todo el mundo, o que siempre te hieren, o te ignoran, o todos te hacen sentir mal? Tu vida es un drama… ¡Stop! Quizás el problema eres tú, sí, cuando todo te lo tomas de manera personal.

Eres el tipo de chica que suele herirse o enojarse con facilidad, pero también es porque acostumbras a tomarte todo a mal o muy personal: Cuando dos personas están a cinco metros de ti y se ríen, automáticamente, crees que están hablando de ti; cuando alguien no te saluda crees que le caes mal; cuando alguien no te responde a tiempo piensas que le hiciste algo malo o simplemente te rechaza; cuando alguien no te habla como te gustaría te sientes herida; cuando algo no encaja en tu razonamiento piensas que siempre hay algo malo de trasfondo o una mala intención.  Podría darte más ejemplos pero creo que ya sabes a dónde quiero llegar.

Muchas veces, el problema está en que te tomas todo muy personal y no dedicas unos minutos para pensar qué podría estar aconteciéndole a esa persona que “te ignoró o te trató mal”, un momento antes de juzgar y pensar que quizás su actitud no tiene nada que ver contigo… o también pasa que todo lo que te dicen o hacen lo tomas de mala manera y crees que todo lo dicen con intención de dañarte o molestarte: ¿y si la persona simplemente es diferente a ti y no pensó que eso que hizo te molestaría o te heriría?

¿No crees que estás juzgando y enojándote con mucha ligereza? No sabes cuándo una persona se paró con el pie izquierdo y por eso prefiere no hablarte, o cuándo está pasando por una mala situación, está muy triste, acaba de pelear con alguien importante y por esa razón sientes que te responde poco o con mucha seriedad. No sabes si esos dos que están hablando a 5 metros de ti están recordando algo que les pasó ayer y no tiene nada que ver contigo. Mucho menos debes enojarte cuando alguien no actúa o habla según tus parámetros… Todos somos diferentes, pensamos cosas distintas, vivimos cosas distintas, percibimos las cosas de maneras distintas, por tanto, quizás alguien quiso hacerte una broma para sacarte una sonrisa y tú lo percibiste como una burla o como algo de muy mal gusto.

¿Qué tal si comenzamos a practicar un ejercicio? Dar el beneficio de la duda. Comenzar a pensar “quizás se le descargó el teléfono”, “tal vez tuvo un problema fuerte hoy”, “es probable que no haya querido decir eso con intenciones de herirme”. Créeme que si comienzas a entender que no eres parte en la novela “El mundo contra mí” serás una persona mucho más feliz, vivirás con menos estrés,  y de pronto, esos “problemas” que en realidad creaste tú misma por tomarte todo a mal o todo muy personal, irán desapareciendo de tu vida.

Comparte este Artículo