El mejor de los “sí”

Hace algún tiempo, dije “sí”, recuerdo que fue uno de los momentos más importantes de mi vida. Recuerdo que las lágrimas caían sin parar, sabía que estaba tomando la mejor decisión de mi vida.

Fue un proceso; me tomó tiempo estar segura, pero, creo que todas las que hemos dicho ese maravilloso sí, concordamos que existe una paz tremenda, que no se puede explicar. Así me sentía, estaba temblando, parecía que todo comenzaba a tener sentido. Cosas que había vivido años atrás, ese día, entendí, el porqué de tantas cosas.

Había muchas personas a mi alrededor, pero a la vez fue un momento tan íntimo, parecía que solo estábamos él y yo. Recuerdo haber cerrado los ojos y vi como un película: distintos momentos de mi vida, desde que yo era pequeña, haber soñado con ese momento, ¡no podía creer que estaba sucediendo!

Desde ese día mi vida cambió, cada detalle, cada momento, se tornó una aventura, literalmente. Comencé a ver a las personas de manera diferente, conocí lugares que no estaban en mis planes, experiencias increíbles comenzaron a ser parte de mi día a día. ¡Más allá de mi sí! creo que mi vida cambió, mi mente se transformó, mi ojos comenzaron a ver lo que yo no veía y, lo mejor, es que no estaba sola en cada uno de esos momentos.

Él se transformó en mi mejor amigo, mi primer amor, mi sustento; lo único que quiero muchas veces es solo disfrutar de su compañía, de sus palabras, de su amor.

Esta historia es verídica, es lo que estoy viviendo cada día y cada vez es más increíble. Pero… no estoy hablando de mi esposo (que, por cierto, sé que está en algún lugar del planeta, jeje) ¡estoy hablando de Jesús! Con él es que estoy viviendo las aventuras más locas de la vida, pero a la vez tan intencionales.

Desde que le dije “sí” a su propuesta, a su invitación, todo cambió y mi vida comenzó a tener propósito, esperanza, sentido.

Yo, hoy solo quiero invitarte a amar cada proceso, abraza tu soltería, ama vivir esas aventuras que Dios pone en nuestro frente. Sin duda, Dios tiene planes para tu matrimonio y familia, pero ese momento va a llegar en el momento justo, cuando tú estés plena, viviendo al máximo tu vida.

Te desafío a descubrir la aventura de ser hija de Dios, es lo mejor de la vida, disfrutar de su amor y sus detalles. ¡Solo necesitas decir SÍ!

DESCUBRE

Comparte este Artículo