El mejor consejo para superar el rechazo

¿Alguna vez te has sentido rechazada? Creo que la sola palabra rechazo me causa un poco de dolor, pero la verdad es que pocas personas se escapan de esta sensación. Quizás fue tu padre quien no cuidó de ti, quizás tu madre descuidó su relación contigo, quizás te compararon con alguien, quizás eras la “rara” de la clase, quizás fue ese chico guapo que te ilusionó solo para terminar diciéndote que le gustaba tu amiga y que solo se acercó a ti para llegar a ella. ¿suena duro, verdad? Sé que lo es. Según el diccionario, la palabra rechazo significa: no aceptado, no admitido.

El ejemplo de Lea

Existe en la Biblia un claro ejemplo de una mujer rechazada, por si no has oído de ella, su nombre fue Lea. Cuenta la historia que Lea era la mayor de dos hermanas, sin embargo es descrita como “el patito feo” de la familia, en comparación con su hermana menor, Raquel. Por aquella época, su primo Jacob conoció a Raquel y quedó enamorado de su belleza, por lo que la pidió en matrimonio, pero Labán; el padre de ambas, engañó a Jacob y le entregó por esposa primero a Lea, ya que era costumbre que la mayor se casara primero. Y así fue como Jacob terminó con dos esposas, que a la vez eran hermanas.

La Biblia cuenta cómo Jacob amaba a Raquel, sin embargo, no así a la pobre Lea. ¿Se imaginan lo que debió sentir Lea? Ser rechazada por su propio esposo, no deseada, no amada, viviendo siempre bajo la sombra de su hermana menor; su vida parecía que no tendría un futuro muy alentador, sin embargo, Lea lejos de guardar rencor, se acercó más a Dios en la búsqueda del amor que necesitaba para llenar su corazón, y Dios, en su infinita misericordia y amor, hizo de aquel “patito feo” el más hermoso cisne ante los ojos de su esposo, pues le dio muchos hijos y el privilegio de ser la madre de seis de las doce tribus que conformaron la nación de Israel, convirtiendo a Lea con el tiempo, no solo en la esposa preferida de Jacob, sino en un personaje histórico importante.

¿Y qué hay de tu historia?…

Tal vez en el pasado fuiste rechazada, o quizás es algo que vives en tu día a día, sin importar cuál sea tu caso, me atrevería a decir que puede que sientas algo de resentimiento a causa de esto, entre otros sentimientos negativos que surgen a raíz del dolor de sentirnos rechazados. Amiga, no importa cuál sea tu historia, existe alguien que nunca va a rechazarte y ese es Dios.

Siéntete libre, porque Dios te acepta con todo y tus manías, tu pasado, tu presente y aún con los errores que ya Él sabe que cometerás en el futuro, porque no somos perfectas. Si tú supieras cuánto Dios te anhela, cuánto desea tu amor, saldrías corriendo a sus brazos. No tengas miedo, Él te ama, y su amor es superior al que pueda brindarte cualquier ser humano. Si tu padre biológico te rechazó, Dios desea ser tu padre espiritual. Si fuiste comparada con otra persona, Dios desea susurrarte al oído todas las cualidades que puso en ti que te hacen única. Si un amor te abandonó, Dios anhela estar a tu lado toda la vida para amarte. Él te ama, Él te desea, Él te anhela, Él lo ha dado todo por ti y te está esperando con los brazos abiertos.

Dios no quiere que te veas como un patito feo, cuando Él te ha hecho todo un cisne. Él tiene planes maravillosos para tu vida, solo debes acudir a Él y confiar en su soberanía y poder para hacerte una mujer sana y libre emocional y espiritualmente.

DESCUBRE

Comparte este Artículo