Hablemos de dinero: Honrando a Dios con nuestras finanzas

dinero finanzas Dios

Nos podemos sorprender al saber que Jesús habló de dinero más que de cualquier otro tema, de hecho; 16 de las 38 parábolas de la Biblia se refieren a cómo manejar las finanzas y los bienes, la Biblia contiene aproximadamente 500 versículos sobre la oración, menos de 500 versículos acerca de la fe, pero más de 2.350 relacionados con el tema del dinero y las posesiones,  definitivamente el tema del dinero y su manejo fueron importantes para Dios y deben serlo para nosotros, todas las cosas hay que hacerlas a la manera de Dios y las finanzas no son la excepción.

 La forma en la que manejamos el dinero es una evidencia externa de nuestra condición espiritual y como estamos relacionándonos íntimamente con Dios.

“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?” Lucas 16:10-11

El dinero compite con Cristo por el trono de nuestro corazón, tal como expresa el siguiente versículo:

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” Mateo 6:24

Pero Dios estableció un principio especial que nos ayudara a vivir libre, y es la clave para tener entendimiento acerca del manejo de las finanzas, el principio de la fuente y el canal:

Fuente: Dios es la fuente de nuestro SUSTENTO en la forma de dinero y cosas. Salmos 24:1-2 “Que de el señor es la tierra y todo lo que hay en ella”.

Canal: Es la tubería, el vehículo por el cual todo lo que tenemos nos llega. Los empleos, los salarios, bonos, herencias, son solo canales que Dios usa para hacerte llegar todo aquello que para ti representa tu provisión.

Todo canal Dios los escoge y a menudo existen cambios de canales pero nunca habrá cambio en la fuente, Dios será siempre la fuente de todo porque Él es nuestro Padre.

Dios nos ha dado entregado grandes recursos sobre los cuales somos mayordomos, es decir administradores, dones y talentos, que incluyen la vida espiritual, el cuerpo, el tiempo, la familia, el trabajo, la Iglesia, la Biblia, la oración, la voz, el dinero, etc. La mayordomía cristiana incluye a todas las cosas de las que somos partícipes los cuales deben ser administrados de la manera correcta para su mejor provecho estableciéndolas a cada una en el orden de prioridad correcto generando una vida en equilibrio, característica de un cristiano. Si el Señor nos colmó de todas estas bendiciones es porque está seguro de que podremos administrarlas como es debido.

¿Y tú? ¿Consideras que estás administrando bien tus finanzas? ¿Te gustaría que escribieramos más sobre este tema? Háznoslo saber en los comentarios.

Escrito por: Erika Pérez.

DESCUBRE

Comparte este Artículo