¿Cólicos menstruales? Combátelos naturalmente con estos tips

Desde que alcancé mi edad reproductiva desarrollé una aversión por los comerciales de toallas íntimas. Cuando la protagonista no era una chica corriendo felizmente por el campo con un corto vestido blanco, era una mujer súper activa que, luego de una jornada laboral, salía a montar bicicleta –con un short blanco–, para luego ir a bailar por la noche con sus amigas con un mini vestido o pantalón ajustado. ¡Pura ciencia ficción!, pues, cada vez que los veía sólo podía pensar en mis pijamas anchas y en las ganas de ser hombre que suelen invadirme durante esos días.

Como si no fuese suficiente la vulnerabilidad emocional a la que nos vemos sometida cada mes, muchas de nosotras también experimentamos dolorosos cólicos durante nuestro período menstrual –un fenómeno conocido como dismenorrea–, acompañados de náuseas, diarrea y dolores de cabeza; algunos tan intensos que son capaces de darnos de baja por un par de días. Sin embargo, existen medidas que podemos tomar para minimizar el impacto de nuestro ciclo, así como algunas alternativas naturales para contrarrestar el dolor si eres una de esas chicas –como yo– cuyo período tiende a resultarle una verdadera pesadilla.

Durante esos días, lo primero que debes regular es tu alimentación. Una dieta bien balanceada y ciertos suplementos te ayudarán a reducir el dolor menstrual y la inflamación.

Si tienes problemas para seguir una dieta saludable, existen ciertos suplementos vitamínicos que pueden ayudarte a reducir el dolor menstrual. Lo bueno es que no requieren receta médica, no tiene efectos secundarios y te ayuda a evitar el uso de analgésicos. Estos son:

Vitamina E. Útil para reducir la intensidad del dolor y el volumen de pérdida de sangre.

Vitamina D. Interviene con la producción de prostaglandinas (causantes del dolor) limitando su acción, por lo cual disminuyen las contracciones a nivel del útero y así baja la intensidad del dolor. También ayuda a disminuir la producción de citoquinas, que promueven la inflamación.

Los suplementos de aceite de pescado, como el Omega-3. Los factores que se derivan del Omega-3 pueden actuar como vasodilatadores y antiinflamatorios.

Complejo B y Hierro. Importantes para mantener tus niveles de hemoglobina o combatir la anemia tras una abundante pérdida de sangre.

Lo que debes evitar

Cafeína. La cafeína es una sustancia cuyas propiedades estrechan los vasos sanguíneos, producen hinchazón, irritan el estómago, quitan el sueño y deshidratan el cuerpo. Por ello, te sugiero que no consumas refrescos de cola, té negro, café y cualquier otro alimento con cafeína durante tus días.

Azúcares. Los productos que contienen azúcares procesados tienen un alto contenido calórico, lo que puede causar un desbalance hormonal en nuestro cuerpo mientras tenemos la menstruación. De igual forma pueden incrementar y bloquear el azúcar de nuestra sangre, produciendo somnolencia y mal humor. Limita el consumo de pasteles/tortas, dulces (incluyendo el chocolate), cereales para el desayuno y la harina blanca (como el pan), pues, tu cuerpo la convierte rápidamente en azúcar.

Alimentos grasos. Durante estos días abstente de consumir carnes rojas, productos lácteos enteros y alimentos fritos (incluyendo comida chatarra), pues, la grasa (animal o vegetal) aumenta los niveles de estrógeno y mantenerlos estables implica que los cambios en el útero no sean tan dramáticos, lo que reducirá los calambres y el dolor.

Alimentos procesados. Contienen alto contenido de sodio, lo que hace que tu cuerpo retenga líquidos y se hinche. Durante tu período evita los embutidos, los enlatados y reduce el consumo de sal.

Para mitigar el dolor…

Toma infusiones. El té de manzanilla es un excelente aliado por sus propiedades desinflamatorias. La menta es un antiespasmódico natural. El jengibre es antiinflamatorio y antiespasmódico. La canela contiene manganeso, que ayuda a calmar el dolor menstrual; además, es un excelente anti-inflamatorio. Como verás, ¡tienes muchas opciones para preparar tus brebajes!

Usa compresas térmicas. La aplicación de calor en el abdomen reduce los espasmos musculares y proporciona alivio. También puedes utilizar una bolsa que contenga agua caliente o paños tibios.

Procura descansar. Para los dolores muy fuertes se recomienda guardar reposo y dormir. El descanso ayuda a relajar el cuerpo y disminuye significativamente el dolor menstrual.

Usa ropa holgada. Olvida la ropa ajustada durante estos días, mejor apela a la comodidad. Tu cuerpo y tu vientre te lo agradecerán.

Evita estresarte. El estrés ocasiona desbarajustes hormonales por lo que suele alterar tu período. Durante esos días procura desconectarte de la rutina a fin de mantenerte relajada.

Mantente hidratada. Toma MUCHA agua, recuerda que necesitas compensar la pérdida de sangre.

DESCUBRE

Comparte este Artículo