10 razones para no ser la amante

En mi artículo anterior Aunque ella no lo quiso, terminó siendo “la amante” explicaba la historia de una chica que terminó siendo la amante de un hombre casado. Durante mi amistad con ella pude notar ciertos patrones que tienen este tipo de relaciones donde obviamente uno está de más.

Sé que muchos blogs están hablando de los beneficios de ser la amante y no la esposa, pero son los mismos blogs que están hablando de la revolución femenina. Esto me parece tan absurdo.

Empezaré comentando las situaciones que pude analizar en la tormentosa relación de estas dos personas y estoy segura de que la mayoría de estas relaciones, son iguales.

1.Eso de “me voy a divorciar” ¡es mentira!:  Entiéndelo, el 95 % de los hombres que tienen una amante estando casados, no se divorcian para casarse con la otra.

Advertisement

2. En su familia nunca habrá espacio para ti: Digamos que ya el tiene un tiempo casado, antes de casarse fueron novios, es decir, la mayoría de su familia la conoce, muchos la amarán otros no, pero tú ya no tendrás el espacio que te mereces en esa familia, “la amante” será tu segundo nombre.

3. Tendrás un hombre compartido: Si está casado no puede ser “tu media naranja”, pues ya es de otra. Tendrás que compartirlo. Tú te mereces alguien que te ame de verdad, no a medias.

4. Serás escondida todo el tiempo: Muchas veces, la amante debe irse del lugar de donde están si llega un amigo de la familia, o debe quedarse en el automóvil si él debe hacer alguna diligencia personal.

5. Vivirás con el síndrome de “la otra”: Si consigues que él se divorcie y se case contigo, terminarás toda la vida sufriendo del síndrome de “La otra”. ¿Cómo podrías estar segura de que no te hará lo mismo que le hizo a su primera esposa?

6. Nunca tendrás compañía en fechas especiales:

Advertisement
 Una amante no puede estar con él en fechas importantes, como su cumpleaños, Navidad o fines de semana.

7. El dilema para llamarlo: Si lo llamas por teléfono y está con su esposa, no te contesta. Si está contigo y recibe una llamada de su esposa, se alejará o pedirá que bajes la voz para hablar. ¿En serio quieres esto?

8. ¿Para qué quieres tenerlo a tu lado con engaños?: Este tipo de relaciones son como nada, tarde o temprano, las dificultades las arrastran; son relaciones que no están cimentadas bajo ningún tipo de compromiso. ¡Valórate! Quizás él sea sólo un reflejo del concepto que tengas de ti misma. ¿Cómo te valoras?, ¿qué puntaje te das?

9. ¿Qué harás con tu futuro?: Este tipo de relaciones, no son relaciones que se basan en un proyecto a futuro, no tienen ninguna legalidad. Puede sonar un poco duro pero legalmente tú no eres nadie para él, eres la otra, no su esposa.

10. Ninguna mujer quiere ser “la otra mujer”: Esta es la razón más importante, porque todas soñamos con una familia estable, hijos y un esposo que nos ame.

Si tu caso es igual o parecido al de Alicia, quiero decirte que mereces un amor único, para ti, diseñado a tu medida. Un amor que te quiera sábados y domingos, pero también un lunes por la mañana, un hombre que te haga su esposa para toda la vida.  Total, un hombre no vale tanto para tener a dos mujeres y una mujer no vale tan poco para ser la segunda.

Advertisement

¿QUIERES SER BLOGGER?

DESCUBRE

Comparte este Artículo

smiling-young-beautiful-woman-using-mobile-phone-XB8WMJW.jpg
logo entaconadas

Síguenos en Instagram

Y disfruta de todo el contenido, reflexiones, frases, vídeos y Lives que allí compartimos.