10 formas de orar en tiempos difíciles

A pesar del motivo que haya para las dificultades que atrevieses, orar en tiempos difíciles causará una diferencia positiva en el desenlace. Cada día tienes otra oportunidad para afectar tu futuro con las palabras que le dices a Dios. No te preocupes por el número de veces que las repites, Dios escucha tu oración cada vez como si fuese una nueva.

Tu oración tiene una nueva vida cada vez que las dices

Aún si no ves respuesta inmediata, cada oración pone algo en movimiento. Hay muchas cosas que pasan en el reino espiritual que no ves y cuando oras por necesidades específicas, algo pasa a tu favor.

Te enseño 10 formas de orar en tiempos difíciles:

1.Ora por sabiduría

Cuando no tomamos buenas decisiones en nuestra vida, pagamos un precio y nunca estamos en mayor peligro que cuando estamos bajo estrés o sufrimiento. En esos momentos es fácil tomar una decisión nacida de la desesperación, así que siempre es bueno pedirle a Dios sabiduría y entendimiento.

 2. Ora por la ayuda del Espíritu Santo

Cuando estamos en medio de un tiempo difícil o de alguna desilusión, nos cuesta pensar más allá del dolor pero muchas veces debemos pasar por esos momentos. De igual forma, el Espíritu Santo está ahí para ayudarnos siempre.

En algunas traducciones de la Biblia, el Espíritu Santo es llamado El ayudador. 

Jesús le dijo: Y yo le pediré a Dios el Padre que les envíe al Espíritu Santo, para que siempre los ayude y siempre esté con ustedes. Juan 14:16.

3. Ora para pensar como Jesús piensa

La Biblia dice que nosotros tenemos la mente de Cristo:

«¿Quién sabe lo que piensa el Señor? ¿Quién puede darle consejos?» Pero nosotros tenemos el Espíritu de Dios, y por eso pensamos como Cristo. 1 Corintios 2:16.

Si le pides a Dios que te ayude a pensar como Él piensa, te capacitará para sobrellevar el sufrimiento. En otras palabras, Él te ayudará a enfocarte en el bien que traerá esta situación en vez del sufrimiento que estás experimentando.

4. Ora por un sentir mayor de la presencia de Dios

En tiempos, difíciles pídele a Dios que te ayude a sentir su presencia de una manera más fuerte cada día.  El sentir la presencia de Dios a tu alrededor te ayudará a aumentar tu fe y a no ser dominada por la duda.

Todos deseamos llegar al lugar donde no tenemos temor, donde tenemos un corazón firme y confiado en Dios, queremos sentir la presencia de aquél que libera nuestra alma, nuestros ojos de las lágrimas y nuestro pies de caer. Queremos decir: “no temeré porque sé que el Señor está conmigo”. Cuando sientes la presencia de Dios, el temor se va y llega la esperanza.

5. Ora para permanecer en la palabra de Dios

Cuando la tormenta cae implacable a tu alrededor, debes estar agarrada de algo sólido e inamovible. No hay nada más sólido que la palabra de Dios; en la Biblia leemos de las promesas que Dios tiene para mí y para tí y eso te da esperanza.

6. Ora para ver lo bueno en las cosas malas que pasan

Ninguna de nosotras disfruta el dolor, la incertidumbre, las luchas o las frustraciones; pero los momentos difíciles no vienen sin traer también algo bueno.

Hay cosas que nos suceden en esos momentos que son tan preciosas como un diamante. ¿No te ha pasado? Es allí que tenemos la oportunidad de experimentar la presencia de Dios de una manera más profunda. Cuando nos aferramos a Él, Dios mismo nos revela lo bueno que está justo delante de nosotros y no logramos ver.

7. Ora para que todas tus expectativas estén solamente en Dios

La desilusión y el sufrimiento son inevitables porque la vida nunca podrá satisfacer nuestras expectativas. Las cosas muchas veces no salen de la manera que queremos, pero cuando ponemos nuestra esperanza en el Señor y reconocemos que nuestra ayuda viene solo de Él, eso quita la presión que ponemos en otros para que satisfagan nuestras necesidades.

Cometemos un error al esperar demasiado de la gente y de la vida y de nosotras mismas.

Nuestras expectativas deben estar en Dios. No huyas hacia los brazos de otros por amargura o falta de perdón, en vez de eso, corre hacia los brazos de tu padre para que te abrace y te sostenga.

8. Ora para que puedas perdonar a otros

Nuestros momentos de dolor y dificultad casi siempre ocurren cuando alguien nos falla, pero nuestra felicidad y realización personal no depende de otros, depende de Dios. Muchas veces confiamos en otros para ciertas cosas y sé que es doloroso cuando ellos nos fallan, pero el gozo de nuestra vida no depende de ellos. Tenemos que perdonar  y no continuar sufriendo por lo que otros hagan o dejen de hacer; a fin de cuentas, nuestra recompensa está en las manos de Dios.

9. Ora para que Dios te ayude a perdonarte a ti misma

Es devastador cuando creemos que hemos fallado de alguna manera o somos responsables por lo malo que haya pasado. Quizás pasó por nuestra falta de cuidado y nos torturamos permitiendo que nuestro lamento y condenación golpee nuestra alma como un martillo gigante; ese es un peso que no podemos cargar y que no fuimos diseñados para cargar, aún cuando tenemos que pagar las consecuencias por las malas decisiones tomadas, Dios está ahí para sacar algo bueno de lo malo. En nuestras peores fallas, Dios redime todas las cosas cuando le imploramos en humildad.

10. Ora para que no te desanimes

El desánimo puede ser muy abrumador, piensas que estás firme y de repente, en un momento de cansancio, el desánimo te inunda y amenaza con ahogarte.

A pesar de que pueda parecer una eternidad la espera en tiempos de dificultad  y sientas como si ya no tuvieras la fuerza para enfrentar la situación por más tiempo, repítete a ti misma que todo lo puedes en Cristo que te fortalece. Filipenses 4:13, “Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones. Declara “Descansaré en el Señor y esperaré en Él” salmos 37:7

Dios es famoso por contestar oraciones en un abrir y cerrar de ojos, ese día podría ser hoy, no te rindas.

 

Inspirado en el libro Cómo orar durante las tormentas de la vida por Stormie Omartian.

 

DESCUBRE

Comparte este Artículo