Frases de películas con increíbles lecciones para poner en práctica

Creo en un Dios infinitamente creativo, que se basa en los más inimaginables recursos y circunstancias para hablar a nuestro corazón. De entrada, hago esta aclaratoria porque quizás algunos considerarán una locura lo que estoy a punto de expresar.

Verás, en mi experiencia, el séptimo arte es una de esas plataformas con las que Dios me ha sorprendido a través de enseñanzas invaluables, de esas que te invitan a meditar, por esa razón me he dado a la tarea de compartirte algunas de ellas. Veamos:

margaret-thatcher-the-iron-lady

Todo lo enraizado en nuestro corazón –eso que creemos, hacemos y nos define– encuentra su origen en un pensamiento que decidimos cultivar; la palabra de Dios nos alerta sobre esto:

«Cuida tu mente más que nada en el mundo, porque ella es fuente de vida», Proverbios 4:23 (DHH).

Por su parte, el apóstol Guillermo Maldonado, en su libro La Inmoralidad Sexual, asegura que cuando las personas alimentan pensamientos inadecuados, «esos pensamientos se establecen en la mente y dan lugar a la concepción del pecado». Asimismo, asegura que el común denominador de sus acciones postreras «es que ellos, tiempo atrás ya habían aceptado el pecado en la mente y en el corazón». Como verás, se trata de una cadena que no se rompe hasta moldear tu carácter y forjar tu destino.

En Efesios 6:16, la Biblia nos indica que debemos tomar el escudo de la fe para apagar todas las «flechas encendidas del maligno» –una clara alusión a los pensamientos inadecuados–. Este principio aplica a todas las áreas de nuestra vida; así que cuando lleguen a ti razonamientos contrarios a lo establecido por Dios en su palabra, ¡córtalos de raíz!, la estrategia ya la tienes:

«Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo», 2 Corintios 10:5 (NBD).

albus-dumbledore-harry-potter-and-the-deathly-hallows-part-2

En ocasiones tendemos a hablar con desenfreno, sin prudencia alguna, conforme dictan las emociones del momento, sin saber en qué medida podemos afectar a otros. No en vano, Santiago 3 nos alerta de cuán dañina es la lengua, ese pequeño músculo tan difícil de controlar, hasta el punto de compararla con un «veneno mortal» (Santiago 3:8).

«De la misma boca salen bendiciones y maldiciones. Hermanos míos, esto no debe ser así. De un mismo manantial no puede brotar a la vez agua dulce y agua amarga», Santiago 3:10 (DHH).

Necesitamos cuidar nuestras palabras. Lo que decimos no solo tiene el poder de marcar positiva o negativamente a otros, sino que deja ver lo que habita en nuestro interior (Lucas 6:45). Por eso medita antes de hablar y procura que tus palabras sean siempre agradables, aun cuando las circunstancias no sean las mejores.

«No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan», Efesios 4:29 (NTV).

casey-newton-tomorrowland

Ante la vista humana, las circunstancias adversas siempre parecerán obstáculos imposibles de superar, y ese es el objetivo, de esa forma pretenden resquebrajar nuestra fe. Pero la Biblia es clara, Dios llama las cosas que no son como si fuesen, ¿Por qué no deberíamos hacerlo nosotros?

«Jesús les respondió: —Porque ustedes no confían en Dios. Les aseguro que si tuvieran una confianza tan pequeña como un grano de mostaza, podrían ordenarle a esta montaña que se moviera de su lugar, y los obedecería. ¡Nada sería imposible para ustedes!», Mateo 17:20 (TLA).

Cierra tus ojos, acalla lo que grita el alma, elige alimentar tu fe y prepárate para ver lo imposible. En nuestro post Tomorrowland: soñadores perseverantes que renacen de la esperanza, puedes leer la reseña completa de esta maravillosa película.

kate-reddy-i-dont-know-how-she-does-it

Seamos honestas, sea en nuestro trabajo o en nuestra vida matrimonial, a las mujeres nos encanta controlar hasta el más mínimo detalle, y aunque nos cueste asimilarlo, hay roles que no nos corresponde ejercer; la Biblia así lo establece. En el post Los peligros de la autosuficiencia explico un poco más sobre el origen de nuestra naturaleza y sus razones.

Cuando nos esforzamos por desempeñar tareas que no nos corresponden, dejamos de apreciar aquello para lo cual fuimos exclusivamente diseñadas. Dios desea que cultivemos la sujeción, descansemos en Él y nos ocupemos en su propósito para nosotras como mujeres.

alicia-alice-through-the-looking-glass

Tu mayor limitante —contrario a lo que crees— no es lo que enfrentas, sino tú misma. Verás, la fe no es una condición mental, sino un don dado por Dios, y tú cuentas con una medida de fe que solo puede ser activada por ti, ¡ese es el verdadero propósito de la adversidad! Así que decide creer en el Dios que sustenta tu fe.

«Jesús le dijo: —¿Cómo que “si puedes”? ¡Todo es posible para el que cree!», Marcos 9:23 (DHH).

tristan-wilds-the-secret-life-of-bees

Desde aquel incidente en el jardín del Edén, en donde Adán y Eva comieron del árbol prohibido, el conocimiento se ha convertido en la constante búsqueda del ser humano y es la principal barrera que nos impide reconocer a Dios tal como es, sin muchos cuestionamientos, pues nuestra mente es finita para comprenderlo.

«Jesús le respondió: —Yo soy el camino, la verdad y la vida. Sin mí, nadie puede llegar a Dios el Padre», Juan 14:6 (TLA).

No importa lo que creas saber si de hallar la verdad se trata, Pablo lo tenía claro:

«Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo», Filipenses 3:8 (NTV).

Jesús es la verdad y la vida, pero no termina ahí, porque también es el camino, ¿si ya conoces la verdad, qué harás con ella ahora?

DESCUBRE

Comparte este Artículo