Eres perfecta para ser quien eres

Cuando era niña tendía a ser un poco tímida, casi no hablaba, no me gustaba vestir con ropa ajustada, la verdad que era muy tranquila y obediente a lo que mis padres me decían. (Uff… ojalá mi hija salga así). Pero la verdad todo cambió cuando mi madre un día me dijo: “quiero que participes en un concurso de belleza”, y yo con lo tímida que era realmente no sonaba divertido, pero por complacer a mi mamá le dije que sí lo haría. Aunque de principio no me gustó la idea, finalmente, me gustó. Era muy obediente y tal como me ensañaron a caminar y posar, así tal cual lo hice. Fui una copia de mi instructora. Y después de tantos eventos y fotografías, en la noche final, resulté ser la ganadora. Sí, realmente mi cara en ese momento fue la más neutra de mi vida. Aunque tuve una sonrisa al ver a mi mamá gritar de la emoción y a mi padre lleno de orgullo.

Advertisement

Desde ese momento inicié mi larga carrera en el modelaje. Para ese entonces, tan solo tenía 9 años, así que ya en vacaciones no iba a excursiones o al plan vacacional como tal, sino que estaba en una academia de modelaje y una vez que empezaba el año escolar seguía asistiendo los sábados por las mañanas a la academia, hasta que cumplí más edad y me pasaron al nivel profesional. Estuve en varios desfiles de moda, en comerciales de tv, en revistas, en varios concursos de belleza, en vídeos musicales y en un sinfín de actividades. Mientras más hacía, más me preparaba, más experiencia tenía, así que la la timidez poco a poco huyó de mí. Fue muy bonito haber estado en tanto, en cada experiencia aprendí mucho. Sin embargo, todo esto también tuvo una parte no tan agradable, de la cual aprendí y es la que quiero compartir con ustedes.
Estar en el medio fue realmente difícil, así que no les puedo negar que muchas veces llegué a compararme con las otras chicas y llegué a sentirme mal cuando no obtuve el lugar que quería o cuando me exigían estar en un estándar de medidas y de peso que no tenía. Realmente me sentía muy mal en esos momentos; cuando eso ocurría, sentía que quizás no estaba en el lugar correcto y debía salir corriendo de ahí.

A pesar de todos esos momentos jamás desistí y mi éxito no se basó en una posición o en obtener una banda, sino más bien en nunca detenerme y seguir adelante, pues me gustaba lo que hacía. Comencé a entender que el objetivo no era llegar a la meta, sino disfrutar del camino que te lleva a ella. El objetivo era nunca detenerme y disfrutar lo que hacía.

Advertisement

Quizás, no gané todas las coronas, pero a mí me bastaba ver a la gente que me apoyaba, que me quería y que siempre podía contar. Aún personas que no conocía me apoyaban, porque veían algo distinto en mí. Me caracterizaba por mi sencillez, por mi espontaneidad, mi constancia y dedicación, porque hacía las cosas siempre con mi propio estilo y a mi manera. Dentro de todo esto, aprendí a ser yo misma. A no imitar a nadie y mucho menos a compararme, cada vez que lo hacía encontraba que otra chica tenía algo que a mí me faltaba, quizás más centímetros o menos kilos. Pero con el tiempo comprendí que yo era única y no iba a ver otra como yo. Cuando eso sucedió, empecé a quererme tal como soy, a ver lo bueno que había en mí ; mis virtudes y aún mis defectos, entendiendo que tenía la oportunidad de mejorar, en mí estaba esa responsabilidad. La verdadera competencia no era con las otras muchachas, sino conmigo. Saber cómo era antes y cómo soy ahora. Cada experiencia me dejó una enseñanza, no me arrepiento de ninguna. Ni siquiera de aquellas que me sacaron lágrimas, porque me hicieron aun más fuerte. Siempre doy gracias a Dios por cada experiencia vivida, porque todo nos hace mejores personas cuando aprendemos la moraleja. Todo lo malo tiene un “para qué”, trae consigo un regalo de bien, un propósito. Realmente creo que todo valió la pena y más si tuve que vivirlo para hoy escribirlo y compartir contigo estas palabras: Eres perfecta para ser tú.

Advertisement

Escrito por: Jelsy Bracho

¿QUIERES SER BLOGGER?

DESCUBRE

Comparte este Artículo

smiling-young-beautiful-woman-using-mobile-phone-XB8WMJW.jpg
logo entaconadas

Síguenos en Instagram

Y disfruta de todo el contenido, reflexiones, frases, vídeos y Lives que allí compartimos.