Cuando la prueba te golpea: ¿Y dónde está Dios?

“Dios aprieta pero no ahorca”, recordaba yo el dicho mientras miraba en el espejo mis ojos hinchados de tanto llorar… Lo cierto es que a veces nos sentimos como que nos falta el aire, colapsamos, no sabemos qué hacer. ¿Te ha pasado? Seguramente sí, sin embargo; por irónico que te parezca esa frase en ese momento de crisis, puedes tener algo por seguro: es cierta.

Verás, Dios no coloca en nuestras vidas las cosas malas, la mayoría de las veces éstas se producen como consecuencia de nuestras decisiones o indecisiones, generando situaciones “difíciles” que a veces se van acumulando hasta convertirse en situaciones de crisis o pruebas. Si bien es cierto que Dios no nos pone esas pruebas, sí permite que pasemos por ellas, a veces más seguido de lo que quisiéramos para que aprendamos la lección.

Advertisement

Pero también existen otros casos como el de Job, el personaje bíblico, en el cual no se trata precisamente de nuestras decisiones, sino de circunstancias adversas que sin buscarlas se presentan, en estos casos tenemos a un enemigo suelto al acecho nuestro tratando de quebrantarnos y sí, de hacernos la vida imposible.

Y es en estos casos cuando nos preguntamos: ¿Por qué Dios no hace nada al respecto? ¿Dónde está Dios durante esa prueba? Bueno, la verdad es que no podría darte una explicación exacta de los “por qué” de Dios, al fin y al cabo sus pensamientos son mayores que los nuestros, sin embargo, lo que sí puedo decirte con certeza es que con Él todas las cosas nos ayudan a bien, y que Él siempre está allí con nosotras (aunque a veces no podamos sentirlo). Dios no permitiría que pasemos por estas crisis “puestas” si no fuera con el propósito de algo específico y planificado.

Advertisement

Recientemente el equipo de Entaconadas en general ha estado pasando por un sin número de situaciones difíciles, todas y cada una en donde estamos, nos encontramos atravesando por pruebas una tras otra, y hablando muy francamente, nos hemos visto quebrantadas. Sin embargo, nuestra esperanza está en aquel que todo lo usa para bien y que nunca nos ha fallado y estamos confiadas de que esta temporada no será la excepción.

Así que si tú estás pasando en estos momentos por una crisis, quiero darte aliento, porque tenlo por seguro, esto también pasará. Aunque el pueblo de Israel estuvo mucho tiempo perdido en el desierto, no fue sino hasta que aprendieron a confiar en Dios que pudieron llegar a su tierra prometida, y tu historia no será la excepción.

Durante la crisis, ora, ora sin cesar, ora de día, ora de noche, ora en todo momento, recuerda que orar no debe ser un acto protocolar a cierta hora y en cierto lugar, orar es simplemente hablar con Dios, entregarte a Dios, derramar tu corazón a Dios.

No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. Yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.”

 

PRÓXIMOS EVENTOS

NUESTRO DEVOCIONAL

LO + VISTO

NUESTRA WEB DE MATERNIDAD

¿QUIERES SER BLOGGER?

Comparte este Artículo

smiling-young-beautiful-woman-using-mobile-phone-XB8WMJW.jpg
logo entaconadas

Síguenos en Instagram

Y disfruta de todo el contenido, reflexiones, frases, vídeos y Lives que allí compartimos.