Cómo superar a alguien que te hizo daño

como superar a quien te hizo daño

¿Cómo superar a alguien? Si de algo estoy segura con respecto a las relaciones de pareja es que todas anhelamos un noviazgo o matrimonio digno de un cuento de hadas, pero, lamentablemente, pocas veces este sueño se hace realidad. Así que, cuando estamos en la relación este concepto de ensueño puede causarnos mucha decepción.

Muchas de nosotras hemos creído haber encontrado el verdadero amor más de una vez y, probablemente, más de una vez, la ruptura ha sido dolorosa y difícil de superar. Durante un tiempo nos mintieron, menospreciaron, engañaron, maltrataron, en fin, nos hirieron.

Pero, ¿cómo supero a esa persona y el daño que me hizo?

Antes de responder a esto analiza qué tipo de relación tenías con estas preguntas:
¿Se complementaban?
¿Él controlaba la relación?
¿Eras independiente o dependiente de tu pareja?
¿Qué aportó como persona a tu vida?
¿Te hizo una mejor persona?
¿Lo amabas por sobre todas las cosas? (La familia, amigos, Dios) Lo que para nada es sano.

Es posible que responder algunas de estas preguntas te ayuden a identificar qué tan sana o tóxica era tu relación. Ahora bien, la relación ya terminó; estás llena de dolor y sufres por el hecho. ¿Qué hacer entonces para superarlo? Primero, entender que, independientemente de quién sea, el simple hecho de relacionarnos con los demás nos asegura que en algún momento podemos ser heridos y debemos aprender a lidiar con eso.

Sin embargo, te enseñaré algunos pasos que pueden ayudar a superar a una pareja que nos hizo daño:

1. Perdona
“¡Pero me hizo mucho daño!” Sí, pero debes saber y entender que quien más se beneficia del perdón es quien perdona. Acepta de una vez que el daño está hecho y trata de avanzar. No llenes tu mente de pensamientos negativos hacia esa persona porque se irán a tu corazón y te llenarán de amargura.

2. Valórate
Debes estar más que clara de que la relación terminó y que no hay vuelta atrás. Te hizo tanto daño que no estás dispuesta a pasar por eso otra vez, aunque hayas perdonado. Recuerda, Perdonar no significa que debas exponerte a que se repita la historia.

3. No estés sola
No pases horas y horas desocupada, cumple tus deberes (la vida sigue), haz cosas nuevas, únete a un grupo de estudio, haz deportes, lee un buen libro, sal con amigas, traza algunas metas y esfuérzate en cumplirlas. Promueve en tu vida aquello que te hace crecer y ser una mejor persona.

4. Llora
“¿Qué? ¡Él no se merece mis lágrimas!” De acuerdo, pero no llores por él, llora por tu bienestar. Llorar es una terapia, es liberador cuando lo hacemos como desahogo para sacar todo el dolor que nos embarga. Reprimir los sentimientos hará que el dolor se prolongue por mucho más tiempo. Llora desde el alma; de dolor, de coraje, de tristeza, pero llora de una buena vez. Luego lava tu rostro y sigue adelante.

5. Pon distancia
Dicen que la distancia trae olvido. Si fue una relación difícil o una ruptura dolorosa es imposible que todo continúe como si nada (Seamos realistas). ¿Para qué seguir en contacto con alguien que te hizo mal? ¿Qué aportaría a tu vida que no sea dolor? No es que sean enemigos (eso es ser inmaduro) pero sí poner la distancia necesaria, durante un tiempo recomendable, hasta ser restauradas y que las heridas sanen.

6. Agradece
Dios es un Dios de propósito, hay situaciones que no entendemos, personas que resultan ser tóxicas para nuestra vida y que apartarlas es lo mejor. Podemos usar cada experiencia vivida para fortalecernos y crecer. Usa el proceso y la experiencia como algo bueno, para ayudar a otras chicas, por ejemplo.

Siempre recuerda que hay alguien que te ama a pesar de tus fallas, que te ama tanto que dio la vida por ti (Jesús). Y que para Dios tu valor sobrepasa al de las joyas más preciosas. Reconoce tu valor y fortalece tu autoestima, pon todo tu empeño y te aseguro que vas a estar bien.

DESCUBRE

Comparte este Artículo