¿Cómo planificar una boda en un mes?

planificar una boda en un mes

Si, suena algo desenfrenado y la verdad es que así fue, me tocó aprender a cómo planificar una boda en un mes, y no cualquier boda, era mi boda, pero dentro de todo, así lo dispuso el Señor y todo salió mejor de lo que nos imaginamos. En este post quiero compartir contigo mi experiencia planificando mi boda en tan poco tiempo, así como algunos tips para organizarte y no volverte loca en el intento.

Primero lo primero, partiendo de la base que tuvimos una relación de noviazgo de 2 años acompañados de la guía y apoyo de nuestros líderes y pastores. Llegamos a una decisión crucial en nuestras vidas de emigrar dada una propuesta de trabajo, y ya que dentro de las posibilidades estaba el casarnos pronto e irnos, oramos y el Señor nos fue abriendo puerta tras puerta para que así fuera.

Recuerdo mi mamá salía de viaje por casi un mes justo cuando le dimos la noticia (si, se iba de viaje L) y dado que a ella le encanta planificar y ser parte de este tipo de eventos, le pedí me hiciera una lista de aquellas cosas que debía planificar y estar pendiente. Lo que no contaba era que terminara siendo una lista de 3 páginas… pero, por alguna parte debía comenzar.

Básicamente las bodas están divididas en 5 partes principales, que resueltas tienen tu boda avanzada:

  1. La ceremonia
  • Los trajes
  • Los elementos de la ceremonia
  • El pastor
  1. La celebración
  • Lugar
  • Festejo
  • Personal (mesoneros, protocolo, músicos)
  • Fotografía
  1. La comida y bebida
  • Salados
  • Dulces
  • Torta de novios
  • Bebidas
  • Brindis
  1. La decoración
  • Flores
  • Centros de mesa
  • Detalles
  1. La noche de bodas
  • Noche de hotel
  • Lencería

planificar una boda en un mes entaconadas

TIP 1 – PRESUPUÉSTATE PARA PLANIFICAR UNA BODA

No te planifiques para gastar. No puedes comenzar a planificar una boda si no sabes cuánto puedes gastar. Es importante establecer un límite, porque como mujeres nos encanta soñar (a veces de más y terminamos teniendo muchas discusiones con nuestros prometidos… ¡pobrecitos!). Es mejor estar clara de cuáles son las posibilidades de ambos y construir en base a eso. Ciertamente, Dios conoce los deseos de nuestro corazón y nos sorprende ¡sí que nos sorprende! Pero es mejor dejarse sorprender que suponer que todo se dará de milagro. Así que: presupuesta, planifícate, inicia… y déjate sorprender en el camino.

TIP 2 – UNIFICA Y VENCERÁS

Una de las claves que me ayudó a hacerlo todo tan rápido es que busqué lugares y personas que ofrecían varios servicios en uno y se encargaron hasta el final. Es más confiable y te libera de presión mientras se acerca la fecha. Por ejemplo, en el lugar donde hice mi boda se encargaron de la decoración, las flores y de proveer el personal y la vajilla, también fue el mismo lugar donde hice la ceremonia, por lo que no fue necesario transporte adicional. También la persona que se encargó de la comida hizo salados, dulces y las tortas y adicionalmente los llevó al lugar (esto fue clave, ya que no tuve que encargar a nadie ese día de buscar y llevar).

TIP 3 – TOMA DECISIONES

Debes usar bien tu tiempo. La verdad es que uno quisiera darse la oportunidad de ver, escoger y mirar un mundo de opciones, pero la verdad es que mientras más miras cosas, más indecisa te vuelves. Por lo que lo mejor es escoger al principio el estilo y colores y en base a eso reduces tus opciones y luego, decides.

Si eres indecisa, acompáñate de alguien (puede ser tu mamá o tu dama de honor) que sea centrada y te ayude a aclararte y tomar decisiones, ya que esto te permitirá avanzar a paso firme en tus planes.

TIP 4 – DELEGA

Si no eres muy buena planificando, trabaja con una wedding planner o con alguien que pueda ayudarte a estructurar tu tiempo. Si estás trabajando es muy importante que uses bien tus fines de semana y que el resto puedas delegarlo a personas confiables, que te conozcan y de las cuales puedas tomar ventaja de sus mejores habilidades y/o recursos.

Hay personas muy buenas en decoración y manualidades. En bodas de bajo presupuesto, esto es clave ya que te libera de mucha carga y estoy segura que las personas que te aman se pondrán manos a la obra con tus peticiones.

No puedes controlarlo todo y tampoco es sano. Ya que el día de la boda, debes estar relajada y feliz, no pegada al teléfono verificando que todo está perfecto. Habla con alguien de confianza para que ese día esté atenta de las cosas que deben ocurrir mientras tú estás disfrutando de que te pongan bella.

TIP 5 – DISFRUTA TU DÍA

Tomando como base que ya consideraste el tip anterior, ese día debes estar relajada y feliz (te lo dice una novia que se le rompió el cierre del vestido mientras se lo ponían). Todas las bodas tienen sus contratiempos y lamentablemente nada es perfecto, pero cuando logramos aceptar esto dejamos que todo fluya y que Dios haga su parte.

Confía en las personas que se encargan de lo demás, descansa bien la noche anterior, disfruta de que te pongan bella y prepárate para el día más hermoso de tu vida.

No sé qué tienen las novias, pero el día de su boda son la mujer más bella y radiante que podrías haber visto. Pienso que es porque llegó el día que tanto soñamos… sin embargo, lo más importante no es ese día, es lo que inicia luego de eso, un viaje nuevo junto a la persona que Dios dispuso que amaras el resto de tus días.

Dios fue muy bueno con nosotros, nos regaló un día soñado y salió incluso mejor de lo que planeamos y sabemos que fue su mano haciendo de todo incluso el clima y las personas lo mejor que pudimos haber pedido. Sé que tu día no será distinto.

Nota: Si te quedaste pensando en el cierre de mi vestido, resulta que Dios resolvió eso ya que la diseñadora de los vestidos de mi cortejo estaba allí ese día dando los últimos detalles y arregló mi vestido. ¡Déjate sorprender!

DESCUBRE

Comparte este Artículo