10 Tips para preparar la torta perfecta

tortas perfectas repostería

El internet está abarrotado de recetas de tortas y pasteles de cumpleaños, los hay de todos los sabores, colores y formas, sin embargo, cuando vamos a la realidad, estas recetas no siempre nos quedan como en la foto, ¡nos puede pasar cualquier desastre y no saber preparar la torta perfecta!

Pero tranquila, amiga

Hoy te traigo la solución a tu desventurada vida “reposteríl”. Vamos a hablar de algunos tips claves que no te dice ninguna receta, pero que debes saber para obtener buenos resultados y créeme, si los sigues al pie de la letra, obtendrás las tortas más sabrosas, esponjosas y divinas de la bolita del mundo. 

Recuerda que la repostería tiene su truco

El más mínimo detalle siempre cuenta, así que no subestimes cada medida. Es importante usar los mejores ingredientes, la marca del producto que se emplee influye mucho en la consistencia. También la preparación cuenta, si el proceso de batido no es el correcto, el resultado final puede presentar fallas.

10 Consejos para lograr la torta perfecta y no morir en el intento:

1. Antes de preparar la mezcla

Asegúrate que todos los ingredientes están a temperatura ambiente, para esto te recomiendo sacarlos con tiempo del refrigerador, de lo contrario es posible que tus tortas no tengan la mejor textura y apariencia. Para ganar tiempo, puedes llevar los huevos fríos a temperatura ambiente si los colocas en un recipiente con agua un poco tibia por unos minutos. Para la mantequilla, córtala en cubitos y déjala atemperar en un plato por media hora.

2. La mantequilla, el huevo y la leche

Estos ingredientes aportan líquido a la preparación, puedes jugar con sus proporciones un poco para obtener buena consistencia en la preparación final. Pero, si sigues al pie de la letra las instrucciones dadas y respetas la cantidad de líquido y sólido que lleva el desarrollo de nuestro bizcocho, el resultado final será muy satisfactorio. Recuerda que la consistencia de tu mezcla antes de ir al horno debe ser cremosa, nunca muy líquida.

3. Es importante:

Al inicio, es clave batir a una velocidad constante la mantequilla, el suficiente tiempo hasta hacerla una crema (aproximadamente  cinco minutos o más). Sabrás que ha sido suficiente cuando observes que su color cambie a un amarillo más pálido del inicial.

4. Es recomendable procesar el azúcar antes de agregarla a la preparación

Ya sea en la licuadora o en un procesador de alimentos ¡hazla polvo! No es bueno que agregues los gránulos enteros de azúcar porque entonces la mezcla no sería homogénea, razón por la cual muchas tortas, al ser retiradas del horno, tienen una capa brillante arriba, esto no es más que parte del azúcar que se quedó en la parte superior del bizcocho.

5. ¡Que no se te olvide!

Cernir todos los ingredientes secos (harina, cacao, polvo de hornear, bicarbonato de sodio, canela, entre otros) antes de ser incorporados a la mezcla con los líquidos. De esta manera necesitarás batir menos para integrarlos. En lo que respecta a tortas, menos es más cuando se trata del tiempo de batido de las mezclas.

6. Para desaparecer el molesto sabor a huevo de tus bizcochos

Agrégale ralladura de limón a la mezcla para mejorar su sabor. Dependiendo del tamaño, está bien agregar entre media a una cucharadita de esta ralladura. Además, te cuento que es muy bueno agregarle el zumo de limón a la leche, y esto es tanto para darle un toque sabroso como para ayudar a que tu bizcocho esponje más.

7. Si quieres un bizcocho súper esponjoso:

Separa las yemas de las claras de los huevos y agrégalas por separado; las claras deberás batirlas aparte hasta que blanqueen a punto de nieve, cuando lleguen a ese punto es que están listas para incorporarlas en su mezcla.

8. Todas las tazas, cucharadas y cucharaditas indicadas en la receta, son al ras

Es importante que dispongas de los instrumentos de medición correctos. Si las medidas están en gramos, busca las equivalencias. En internet hay mucha información al respecto, pero si dispones de una balanza de cocina, sería lo ideal.

9. Durante el horneado, por favor:

No abras la puerta del horno hasta después de 20 minutos de haber metido la torta. Cuando abres el horno para chequear como va la torta, entra aire frío al mismo y puede ocasionar que la misma no crezca, o peor aún, que lo que haya crecido se destruya en un instante.

10. No hornees tu torta más tiempo del requerido

Una vez al introducir un palillo en el centro de la misma y el mismo salga limpio, retira la torta del horno y deja enfriar en el molde por 15 minutos; luego con cuidado, pásala a una rejilla para que se termine de enfriar. Si la dejas en el horno más tiempo; es muy probable que tu torta se seque demasiado.

¿Te gustaron estos pasos? ¡Compártelos en las redes sociales!

DESCUBRE

Comparte este Artículo