Mujer, no te maltrates más

mujer no te maltrate

Pareciera que el maltrato siempre viene desde un tercero, pero una publicación de un pastor Brasileño (Jamal Junior), me hizo reflexionar sobre el maltrato que voluntariamente nos hacemos a nosotras mismas y que muchas veces le quitamos importancia. Déjame compartir y desarrollar contigo 6 formas en las cuales nos maltratamos diariamente para que de esa manera puedas reconocerlas y evitarlas.

1.- No te maltrates: comiendo en exceso alimentos inadecuados.

Todas hemos luchado en alguna manera, por más o menos tiempo, con nuestro cuerpo, pero siempre encontramos una excusa para justificar nuestros “desajustes”. Pero no, nadie tiene responsabilidad en esa área, mas que tú y yo. Debemos ser sabias no solo en temáticas complejas, debemos adquirir sabiduría también para cuidar nuestra salud, y la comida es un punto importante. Evita comer productos procesados, altos en azúcares. Entrena tu cuerpo y al paso de unos días se acostumbrará.

2.- No te maltrates: Dudando de tus dones o capacidades.

A veces las personas piensan que dudando de sus dones, son más humildes. Y no es así, Dios nos dio dones y talentosos y él los repartió conforme a su criterio. Y nos demanda que podamos multiplicar aquello que él decidió entregar en nuestras manos. Valora ese don, ese talento, esa habilidad, por muy pequeño que tú lo encuentres, es allí donde Dios te quiere hacer brillar. No sigas dañando tu autoestima por miedo al que dirán. Pídele a Dios sabiduría para siempre reconocer que en lo que te desarrollas. Ese talento no te pertenece, es de Él, por Él y para Él, pero sí, disfruta del proceso de la multiplicación de ese talento.

3.- No te maltrates: saboteando tu éxito.

La palabra éxito, en el ámbito cristiano, pareciera ser sinónimo de orgullo y vanagloria. Pero tal como te comenté en el punto anterior, Dios quiere bendecirte y que vivas una vida abundante, y eso es igual a éxito. No sabotees esas bendiciones que Dios te quiere dar por temor al qué dirán, déjale a Dios el control y camina bajo su voluntad, y podrás vivir y disfrutar esos planes de bien que Él ya diseñó para ti.

4.- No te maltrates: criticando tus esfuerzos o conquistas.

No te dañes desvalorizando tus esfuerzos, puedes creer que son insignificantes, pero son parte de un todo, que en breve, dará su fruto. Sigue avanzando, ¡no te rindas!

5.- No te maltrates: manteniendo relaciones tóxicas.

Rodéate de personas que aporten a tu vida, no aquellas que solo critican lo que haces, desde la envidia y la inseguridad. No desperdicies tu tiempo cargando problemas que no te corresponden. Eres la única perjudicada si te dejas influenciar por pensamientos, ideologías o sentimientos que no te hacen avanzar, sino que al contrario te sumen en la tristeza.

6.- No te maltrates: escondiendo quien eres por agradar a otros.

Tu personalidad no es una casualidad, menos si te has esforzado por aceptar las transformaciones que Dios quiere hacer en ti. Tu sonrisa, tu forma de relacionarte, pueden ser el instrumento que Dios quiere usar para bendecir a otros. No lo escondas detrás de la religiosidad o de vivir para agradar a otros. Que tu foco sea agradar el corazón de Dios.

Avanza confiada, que Dios está contigo en cada proceso. Si Dios conociendo nuestras debilidades y fallas, aún nos ama, tú no tienes derecho a maltratarte. Intenta cada día descubrir cómo amarte un poquito más, sin miedo, porque Dios te guiará a ese equilibrio perfecto.

Comparte este Artículo