Mujer soltera: Éstas son 5 verdades que queremos decirte

mujer soltera

Querida mujer soltera, sabemos que estás allí leyéndonos, y sabemos cuanto sufres en tu afán de terminar con tu soltería. Hemos estado allí y por eso hoy en Entaconadas queremos compartirte estas 5 verdades que hemos aprendido de la experiencia.

Verdad#1: Ser una mujer soltera no implica parecer desesperada

Querida amiga soltera, es natural querer tener pareja, querer encontrar a ese hombre ideal con quién compartir. Sin embargo, ¡mucho cuidado! Evidentemente para encontrarlo o, mejor dicho, “ser encontrada” por él, debes mostrar que estás disponible y eso está bien (que el chico en cuestión no es adivino), pero debes saber que mostrarte disponible NO significa que debas parecer desesperada.

Lamentablemente muchas mujeres solteras no saben distinguir la diferencia entre ambas posiciones, y es triste porque en la mayoría de los casos esto puede deberse a temas de baja autoestima o que no se valoran lo suficiente, y esto las hace vulnerables a ser usadas por chicos con no muy buenas intenciones, generando esto cicatrices en su corazón.

Así que amiga, date a respetar, sí, estás soltera, pero eso no quiere decir que seas objeto de cualquiera. Se sabia, estudia cada pretendiente a detalle y permítete conocerlo bien antes de llegar a más. Sean amigos primero (siempre lo decimos), no te afanes, no digas ¡sí! A la primera, recuerda estás disponible, más no desesperada.

Verdad #2: No esperes una relación diferente si siempre buscas en los mismos lugares

Muchas de nuestras amigas solteras lo están debido a su poca vida social, siempre salen con la misma gente. No se atreven a conocer nuevas personas. Sus amigos son sus amigos y punto. No es que vas a salir a la calle a decirle “Hola estoy soltera” a cualquier hombre que veas, pero si estar más abierta a conocer gente nueva. Haz un compromiso contigo misma. Amplia tu círculo social.

Sabemos que Dios te dará alguien a quien amar, pero qué tal si primero hacemos amistades duraderas ¿Quién quita y de allí salga el hombre de tu vida?

Verdad #3: Ser primero su amiga te ahorrará besar muchos sapos

¡Sean amigos primero! Verás, cultivar una relación de amistad antes de pasar a la etapa romántica y de noviazgo te permitirá conocer verdaderamente al chico en cuestión, y es que cuando se es amigo es cuando se muestra la verdadera personalidad, gustos, actitudes, y hasta malas mañas… Porque estemos claras, nadie en actitud de “cortejo” se muestra tal cual es, sino que se hace un esfuerzo por mostrar la mejor cara en pos de conquistar a esa otra persona.

Esta estrategia te permitirá entonces conocer bien al chico (y que él te conozca a ti), y darte cuenta si es un buen chico o no, si es lo que estás buscando o no, si son compatibles o no y si tiene buenas intenciones o no. Así que “keep calm” y sean amigos primero. Te evitarás muchas decepciones, malos ratos y por supuesto, el mal sabor de besar tantos sapos en el camino.

Verdad #4: Si no eres feliz con tu soltería, nada te garantiza serlo en compañía

Querida mujer soltera, tu felicidad no está condicionada a la presencia o ausencia de ningún hombre en tu vida. Estar en pareja no te hará más feliz de lo que eres estando soltera, sí, es bonito, pero también tiene algo de sufrido el amor. Lo que queremos decirte es que tu felicidad depende únicamente de ti, de que decidas afrontar la vida con la actitud correcta, de que decidas entregar a Dios tu anhelo de tener pareja y descanses en Él.

Aprovecha tu vida ahora para cultivar tu relación con Dios, para invertir tiempo en ti, en tu familia, en tus amigos, en tus metas personales y profesionales. Todas las etapas de la vida tienen su belleza y su provecho, y en todas podemos ser felices y encontrar disfrute y la soltería no es la excepción.

Solo entendiendo ésto podrás tener en un futuro una relación de noviazgo sana y posterior matrimonio con ese hombre que Dios tiene para ti, ya que no estarás con él por dependencia sino por amor, y sabrás afrontar los retos del matrimonio con sabiduría en lugar de berrinches.

Verdad #5: Tu sensualidad solo atraerá sapos, tu personalidad atraerá al príncipe azul

¿De verdad crees que mostrando tu cuerpo y tomando esa actitud de chica sensual atraerás al hombre correcto a tu vida? Amiga, no te engañes, sí; los hombres se sentirán atraídos por un físico bonito (y los sapos sobre todo) se sentirán emocionados por una aventura con la chica que los provoca, pero lo cierto es que ellos no buscan nada serio con una chica que deja poco o nada a la imaginación.

Un hombre valiente, caballeroso y respetuoso no mira la sensualidad para escoger a la mujer de su vida, por el contrario, buscan a una mujer sencilla, que se valora y se da a respetar, que no se vale de su cuerpo para conquistar pues no le hace falta, pues su personalidad atrae y su dulzura enamora.

Ahora pregúntate ¿que tipo de hombre quieres atraer a tu vida? ¿será a muchos sapos o al indicado? La idea no es dejar de ser una mujer soltera porque otras de tu edad ya están comprometidas y tú no, la idea es que si vas a dejar la soltería, sea con alguien que de verdad valga la pena, te valore, te respete y te ame.

El mejor de los “sí”

Hace algún tiempo, dije “sí”, recuerdo que fue uno de los momentos más importantes de mi vida. Recuerdo que las lágrimas caían sin parar, sabía que estaba tomando la mejor decisión de mi vida.

Fue un proceso; me tomó tiempo estar segura, pero, creo que todas las que hemos dicho ese maravilloso sí, concordamos que existe una paz tremenda, que no se puede explicar. Así me sentía, estaba temblando, parecía que todo comenzaba a tener sentido. Cosas que había vivido años atrás, ese día, entendí, el porqué de tantas cosas.

Había muchas personas a mi alrededor, pero a la vez fue un momento tan íntimo, parecía que solo estábamos él y yo. Recuerdo haber cerrado los ojos y vi como un película: distintos momentos de mi vida, desde que yo era pequeña, haber soñado con ese momento, ¡no podía creer que estaba sucediendo!

Desde ese día mi vida cambió, cada detalle, cada momento, se tornó una aventura, literalmente. Comencé a ver a las personas de manera diferente, conocí lugares que no estaban en mis planes, experiencias increíbles comenzaron a ser parte de mi día a día. ¡Más allá de mi sí! creo que mi vida cambió, mi mente se transformó, mi ojos comenzaron a ver lo que yo no veía y, lo mejor, es que no estaba sola en cada uno de esos momentos.

Él se transformó en mi mejor amigo, mi primer amor, mi sustento; lo único que quiero muchas veces es solo disfrutar de su compañía, de sus palabras, de su amor.

Esta historia es verídica, es lo que estoy viviendo cada día y cada vez es más increíble. Pero… no estoy hablando de mi esposo (que, por cierto, sé que está en algún lugar del planeta, jeje) ¡estoy hablando de Jesús! Con él es que estoy viviendo las aventuras más locas de la vida, pero a la vez tan intencionales.

Desde que le dije “sí” a su propuesta, a su invitación, todo cambió y mi vida comenzó a tener propósito, esperanza, sentido.

Yo, hoy solo quiero invitarte a amar cada proceso, abraza tu soltería, ama vivir esas aventuras que Dios pone en nuestro frente. Sin duda, Dios tiene planes para tu matrimonio y familia, pero ese momento va a llegar en el momento justo, cuando tú estés plena, viviendo al máximo tu vida.

Te desafío a descubrir la aventura de ser hija de Dios, es lo mejor de la vida, disfrutar de su amor y sus detalles. ¡Solo necesitas decir SÍ!

Ocho cosas que aprendí cuando me fui a vivir sola en otro país

Escribiré estas líneas sin la certeza cierta si las publicaré o no. Tomaré este escrito como un balance personal de lo que fue mi 2017, un inventario de bendiciones y lecciones. Así que si te encuentras leyendo esto, mi intención no es enseñarte cómo dejar tu país y vivir solo/a, pues realmente ni yo lo sé. Quizás es solo una invitación para recordarnos que no hay fórmulas ni recetas sobre cómo vivir. Lo único seguro es que “todos los caminos son de justicia y de bondad para quienes guardan los pactos del Señor”.

He aquí las lecciones que aprendí y debo seguir repasando en esto llamado vida:

1.-Siempre hay un milagro para quien decide creer

Conozco a Dios desde los 17 años. Sí, me refiero a conocerlo más que a conocer de Él. Sé de su Palabra y de sus promesas. Sin embargo, hasta hace unos meses siempre pensé que los milagros eran para otros. Creía que Dios era sobrenatural, pero tal vez mi vida es demasiado terrenal como para experimentar esas proezas divinas que suelen contar mis amigos y que escucho los domingos en la iglesia. Eso creí hasta que comprendí cómo las cosas más comunes y silvestres guardan un propósito mucho más grande. Cuando eso ocurrió lo poco probable sucedió una y otra vez. Y no, no es que antes no hubo milagros en mi vida, solo que estaba concentrada en planificar cada línea de mis estructurados planes. Comprendí que los milagros estuvieron y están allí, pero estos pueden venir en distintas presentaciones; unos amigos que te ofrecen hospedaje, una resolución de un gobierno, un trabajo temporal, un aventón hasta la estación del metro.

2.- La opinión que cuenta

Todos tenemos opiniones sobre todo, ¿pero cuántas de estas son totalmente ciertas? Nuestra visión siempre está sesgada por nuestras vivencias, personalidades y circunstancias. Muchas veces dejé que la percepciones de otros, y hasta las propias, me limitaran. Y no, no se trata de no escuchar el consejo o la opinión de amigos y seres queridos, pues eso estaría mal,  se trata de comprender que la única verdad absoluta la tiene Dios. En este proceso de independencia y migración comprendí que mi identidad debe estar basada en la opinión de Él y no de otros.

3.- Está bien sentirte triste y poder expresarlo

Emigrar es difícil. Habrá días muy solitarios y donde muchas cosas son inciertas. No está mal admitir y aceptar la tristeza que acompaña esos días. Por lo general la tristeza cumple una función adaptativa; prepara el terreno para los cambios que debemos enfrentar. Darse un permiso para experimentarla es totalmente necesario. Claro, eso no quiere decir que hay que revolcarse en ella, pero sí darnos el chance de vivirla sin recriminarnos o sentirnos reprochados por otros. De esa forma ella se va y le da paso a la alegría. ¡La alegría siempre llega!

4.- Cada experiencia es única

Para nadie es un secreto que los venezolanos estamos emigrando. Razón por la cual es común escuchar entre familiares y amigos un mar de conocimientos y experiencias asociadas al tema. Y eso es genial, siempre que no se tome como ley. Tengo más de 20 amigos y familiares cercanos que han emigrado a distintos países y cada experiencia es única. Cada quien tiene sus tiempos y formas de encarar los desafíos. Lo importante es siempre estar dispuesto a aprender y levantarte. ¡No te compares!

5.- Atrévete, hazlo con miedo

No esperes a que el miedo pase, hay cosas que deben hacerse aún con el miedo encima. Dar pasos de fe. Si fallas, igual estarás más cerca de la meta porque ya sabes cuál camino descartar. En 2017 tuve muchos miedos. Miedo a perderme en la ciudad, miedo a tener que devolverme sin éxito, miedo a perder personas importantes en mi vida, miedo a hacer cosas tan aparentemente simples como unas arepas (Sí, sin duda, uno de los logros que más me aplaudo fue hacer arepas para vender, parece bobo, pero para mí era todo un desafío. Era demostrarme que también podía ser buena en cosas que no estaba acostumbrada a hacer. ¿Lo mejor? ¡Fueron un éxito!)

6.- Invierte bien tu energía

La vida rara vez ocurre como la planificas, pero eso no quiere decir que sea una mala vida. Las circunstancias cambian y las personas también lo hacen. En el 2017 comprendí que no está mal cambiar, querer otras cosas, así como cambiar de opinión. También comprendí que hay batallas que valen la pena luchar y otras simplemente abortar. En ocasiones hay que dejar que el agua corra. Invertir y administrar bien tu energía y tiempo; enfocar tus recursos en personas y situaciones que te hagan crecer y te llenen de vida.

7.-Menos reproches

Menos reproches hacia otros, pero también hacia mí misma. Esta quizás es la lección que más debo practicar. Una vez escuché algo tan cierto:

“Cuando a uno le gusta mucho un chico, no importa siquiera si no es perfectamente guapo, una siempre exalta sus virtudes, porque uno está enamorada. Por ejemplo, si te dicen ‘Ay, pero es muy gordito’, uno dice ‘pero tiene unos ojos tan hermosos’. Si te dicen ‘Pero es muy bajito’, uno dice ‘pero es que me hace reír tanto y además tiene unas orejas perfectas’. El amor hace que uno valore otras cosas, ¿por qué no hacemos entonces lo mismo con nosotras mismas?”.

Es como cuando uno prepara una torta, cuando está lista es deliciosa, pero si nos comemos el huevo crudo o la harina en polvo por separado no nos sabría tan bien. Así pasa con los defectos y debilidades propias, vistas por separado son un desastre, pero en conjunto me hacen quien soy y me preparan para el camino que me queda por delante. En este 2017 aprendí que debo perdonarme, reprocharme menos, seguir adelante y simplemente sonreír.

8.- Para el amor no hay distancias

¡La distancia se vuelve tan relativa cuando emigras!, te das cuenta que cuando un vínculo es realmente fuerte, la distancia puede transformar el lazo, pero jamás romperlo. Hoy como nunca antes valoro los pequeños gestos: un mensaje, una sonrisa, una mención en un meme. Después de todo, la vida se hace de pequeñas cosas.

Seguramente aprendí otras lecciones, pero estas ocho las escribí para nunca olvidarlas, para recordarme que en medio de cada dificultad hay una valiosa y maravillosa enseñanza.

Cuéntame, ¿qué aprendiste en tu 2017?

 

Soltera pero apartada: No negocies tu bendición

soltera pero apartada

Infinidades de veces me han preguntado: ¿Y para cuando el novio? ¿Aún no te has comprometido? (A esto le puedes sumar todas las frases abrumadoras que te puedes imaginar) Entre una de ellas: Ya tienes 30 y tanto… Nunca falta quien te recuerde la edad. Hasta que comencé a responder: ¡Estoy soltera pero apartada! Suena extraño y un tanto confuso. Pero se debe a una palabra “promesa” muy puntual que Dios hizo a mi vida, en la cual espero y me mantengo.

Veras, esperar no es de las cosas que nos parezca más agradable. De hecho es de las más difíciles, donde nuestra paciencia o se fortalece o se viene abajo. Al punto de querer renunciar y dejarlo todo. Pues se nos hace más fácil equivocarnos, que aprender a esperar. En mi experiencia personal puedo decirte que realmente no ha sido fácil. Pues ha sido todo un proceso.

Desde entonces, no han pasado dos días, han sido muchos, incluso meses y de hecho ya un par de años. Tiempo suficiente como para haberme rendido en el camino. Pero a pesar de eso, mi fe que se ha fortalecido con el pasar del tiempo. Por eso, a ti qué tal vez también, aún sigues soltera quiero contarte parte de mi historia y darte las estrategias que me han ayudado a mantenerme en éste tiempo de espera.

¿Soltera? Ocúpate – Enfócate – Vive

Esto lo descubrí o aprendí luego de que también un amigo me preguntara lo siguiente: ¿Cómo haces para estar sola y no aburrirte? La pregunta se debía a que él estaba soltero también y no sabia como hacerle porque en su caso la razón de estar aburrido se debía a la condición de estar soltero. Entonces pensé y respondí lo siguiente: ¡No tengo tiempo para aburrirme!… Y es así, siempre tengo algo que hacer. 

Fue entonces cuando supe que el estar ocupada en tantas cosas, enfocada en mi trabajo, proyectos, iglesia, y realmente estar viviendo mi vida, me hizo entender que la vida no se detiene, ni la determina un estado civil.

Mantenerte así, tan concentrada en tus cosas, hará que ni cuenta te des del tiempo que llevas sola. Se pasa mucho más rápido y no lo verás como una trágica larga espera.

Comienza a ocuparte en ti, a enfocarte en nuevas actividades y a vivir tu vida de la mejor manera. ¡No te detengas!

Acalla tu alma en Dios  

Creo que todas las solteras hemos leído “Dama en espera” de Debby Jones y Jackie Kendall. Si no lo has hecho pues no demores más en hacerlo. Es un libro extraordinario y de mis favoritos. Una de las cosas que me marcaron de el, fue un testimonio de una chica que contaba la autora, el cual tomé como referencia y lo hice parte de mí.

Esta joven contaba que cuando sus sentimientos y emociones querían salir a flote y salirse del caudal, ella elevaba una oración a Dios y decía: En Jehova está acallada mi alma. Era como una especie de “poner en calma” ese volcán de deseos que por momentos quieren desbordarse.

Eso comencé a hacer cuando me sentía así. Tome muy personal ese verso de la Biblia (Salmos 62:1) y lo repetía varias veces cuando me sentía así. A esto le agregaba una oración, y le entregaba a Dios mi corazón pidiéndole que tomará control de el y me ayudara, (y todo aquello que se me podía ocurrir en ese momento). A mí me funcionó y aún me sigue resultando.

Cuando te sientas así, que no puedes soportar más la espera, que tus deseos se acrecientan, invoca el nombre de Dios sin importar dónde estés y acalla en Él tu alma. Dile todo lo que sientes sin temor a nada y deja que el renuevo de Su paz y amor, te llenen y te fortalezcan.

No negocies tu bendición por un plato de lentejas

¿Conoces la historia de los hermanitos Esau y Jacob, donde Esau vende su primogenitura (bendición que se le daba al hijo mayor) a Jacob por un plato de lentejas? Pues si no lo has leído antes, te invito a que lo hagas en Génesis 25:27-34 para que así entiendas mucho mejor este contexto.

En resumen, el caso es que Jacob se aprovechó de la necesidad de su hermano Esau en ese momento, que era hambre y le negoció un plato de comida a cambio de su primogenitura. Esau no miro más allá, ni se detuvo a pensar, si no que aceptó la propuesta menospreciando lo que estaría perdiendo, solo por complacer su deseo de comer.

Así como Dios, su oponente, también conoce nuestros anhelos y deseos y siempre buscará distraernos de la bendición de Dios, con cualquier “plato de lentejas” (llámese momento de placer, ganas de salir con unos cuantos chicos, tener citas a solas, etc.) con el único propósito de que no obtengamos, ni recibamos la bendición que Dios tiene preparada para cada una de nosotras Sus hijas amadas.


Cuando esto me ocurre, que aparece por allí un “Jacob” ofreciéndome algo que ante la vista es gustoso, atractivo y placentero, pero que no es más que algo momentáneo y pasajero. Pienso siempre en la bendición que Dios tiene para mí, que estoy segura es más que eso y que cualquier cosa. Es entonces cuando me detengo y me digo a mí misma y al adversario: “Tu a mí no me vas a engañar con un simple plato de lentejas, tú no me vas a robar mi bendición, que por tanto tiempo y con tanto sacrificio me ha costado esperar”. ¡Porque si, ciertamente cuesta y mucho!

Imagínense todo el esfuerzo y lo que esto significa, para dañarlo todo en un momento. ¡Pues no! Más vale seguir esperando a que perderlo todo.

En esto hay una clave que te puede ayudar tanto como a mí, y es tener claro lo que quieres para tu vida y tener presente los errores o desaciertos que en un pasado cometiste. Eso te permitirá tener el panorama más amplio de lo que no quieres volver a pasar (pues no querrás cometer los mismos errores que no te trajeron buenos resultados) y de lo que si quisieras vivir (la visión de lo que quieres alcanzar).

Dios tiene lo mejor para ti y para mí, que va mucho más allá de lo vano, de lo temporal, más que simples momentos de placer. Él quiere darnos estabilidad, lo que perduré, lo que no se envanece. Tu bendición no es negociable. ¡No te dejes engañar!

Tener plena consciencia de esto, me ha llevado a limitarme a salir con cualquier chico y la decisión más radical que fue proponerme en mi corazón que la próxima persona con que lo haría, es porque será con la que me voy a casar. Es decir le dije un NO a las relaciones sin propósito.

Y repito, no es fácil. En especial es cuando una de las cosas que más anhelas es sentirte amada por un hombre, De ninguna manera lo es, pero cada día tomo la decisión de morir a mis deseos y negarme a mí misma. Una decisión que requiere de mucha valentía, firmeza y determinación. Pero algo evidente hay en todo esto y es que sin Su Espíritu Santo nada de esto pudiese lograr. ¡En Él y con Él todo lo podemos!

Comencé hablando de una promesa que Dios hizo a mi vida y terminó con esto. Ciertamente es mi mayor motivación de espera. Pero quiero decirte que si Dios también te ha hecho esperar es para entregarte y bendecirte con lo mejor. En Él no hay tiempo perdido, hay tiempo invertido.

Tú también has sido apartada.

¿Qué hacer mientras espero a mi futuro esposo?

que hacer mientras espero un esposo

Esperar es una de las cualidades mas difícil de desarrollar para el ser humano; nos cuesta de manera increíble practicar ser paciente, decimos confiar en Dios pero esperar de manera indefinida sin un cuando y donde nos llena de incertidumbre, así que, para ayudarte a hacer esa espera al menos un poco mas ligera y aprovechando el tiempo te comparto algunas ideas.

Mientras esperas analiza cuales son tus motivaciones para desear un esposo. En un artículo anterior les hablé sobre razones equivocadas para elegir un esposo el cual te recomiendo leer. Mientras esperas, prepárate para ser ayuda idónea. Leí en el libro Dama en espera que:

“La mujer soltera que entiende el significado de estar completa en Jesús es lo suficientemente madura para ser ayuda idónea”.

Ser ayuda idónea es que tus conocimientos, destrezas y habilidades estén  a la disposición de tu esposo y tu familia, que seas su complemento y juntos poder crecer y alcanzar metas propuestas. Ser ayuda idónea tiene en cierto modo tiene mucho que ver con ser virtuosas como la mujer de proverbios 31.

Algo más que puedes hacer es sustentar bíblicamente las cualidades que buscas en el esposo correcto, por ejemplo:

-Que sea controlado por el Espíritu. Efesios 5:18

-Quebrantado, que sepa cuando apoyarse en Jesús. Filipenses 4:13

-Motivador, hombre de visión. Romanos 10:14

-Espíritu sensible, sintonizado con las necesidades de los demás. Gal 6:2

-De oración. Fil 4:2

-De familia que que quiere tene y educar sus hijos. Prov. 22:6

(Fuente lista de cualidades, Dama en espera pag. 143)

Algo muy importante y que como solteras pasamos por alto es el hecho de orar por el futuro esposo y no me refiero a orar para que Dios traiga pronto a nuestras vidas a esa persona especial, tampoco me refiero al hecho de destacar las cualidades físicas (que es válido). Me refiero a oraciones por:

 

-Su vida espiritual

-Salud

-Finanzas

-Familia

-Dirección de Dios para su vida

-Sabiduría

-Que crezca en amor

-Que descanse en Dios

-Que sea buen padre, etc.

Antes de finalizar quiero hablarles del hecho de querer  “Un príncipe para una princesa” si quieres un príncipe sé una princesa. Aprovecha éste tiempo de espera para crecer espiritual, emocional y profesionalmente, siempre hay algo en que podremos ser mejores, ser nuestra mejor versión.

Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.  Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. Salmos 37:4-5

La principal cualidad que deberías considerar en tu futuro novio

Escoger a una pareja para establecer una relación de noviazgo con miras a un futuro matrimonio que verdaderamente funcione y sea “para toda la vida”, no es tarea fácil. Y es que no puede ser cualquier persona, o al menos no deberías conformarte con el primer candidato que se te presente solo porque sí.

Para que esa relación de noviazgo funcione a largo plazo, la pareja no debe escogerse basándose en criterios triviales o emociones del momento, más bien debe hacerse de forma intencional y tomando en cuenta cualidades que sean verdaderamente relevantes para el futuro, tales como el carácter, las metas y sueños a futuro, las prioridades en la vida, entre otras. Sin embargo, existe una cualidad esencial que debería estar en las listas de exigencias de todas las mujeres solteras, y que lamentablemente pocas toman en cuenta al momento de elegir al hombre con quién habrán de compartir su vida.

En el siguiente vídeo, les hablo de una forma más clara lo que les quiero decir ¡no se lo pierdan!

Cinco verdades que debes saber cuando se acercan los 30

cumplir 30

¿Cerca de tu cumpleaños número 30? ¡Tranquila, tu vida no está en cuenta regresiva ni va a explotar una bomba cuando soples la velita!  No importa todo lo que te hayan dicho, tus posibilidades de alcanzar tus sueños —sea el comenzar un noviazgo, un matrimonio, tener una casa, un trabajo, un carro o un  bebé— no caducan ni cuando se acercan los 30, ni a los 50.

¡Lo que Dios planeó para ti se cumplirá en el momento correcto!

En este podcast compartiré contigo cinco verdades que te ayudarán a mantener la calma cuando algún alma -no tan piadosa- te recuerde que ya tienes cierta edad y aún no has cumplido el objetivo

Cuéntame, ¿te sientes identificada? ¿cuál otra verdad agregarías a la lista?

Cómo comportarte en esa cita con el chico que te gusta

cita con tu chico ideal
Leía un divertido post de un amigo y con mucha tela que cortar sobre ¿cómo debe un chico actuar durante una cita con alguien que le gusta? Después de unas cuantas risas y aprobaciones, me animé a compartir con las chicas una perspectiva femenina de la misma situación. Eso sí, no hay fórmula para que una cita vaya bien, no obstante, sí hay unas cuantas cositas que como mujeres podemos hacer durante la misma para garantizar que nuestra actitud deje una buena impresión (independientemente de si vas a continuar saliendo con el chico o no).

1. Sé toda una dama
Y con esto quiero decir: déjalo ser un caballero. Con el avance desaforado del feminismo se está dejando tan atrás la necesidad del caballero en el mundo, que la mentalidad de “yo puedo sola, no te necesito” está logrando que los pocos que aún se muestran caballeros no les quede ni ganas. Muéstrate amable y dispuesta a colaborar, sin embargo, si su respuesta es “déjame ayudarte” o “yo pago” permite que lo haga y dale las gracias.

2. Sé auténtica
Las mentiras siempre se descubren, es mucho mejor mostrarse con defectos y virtudes que generar un interés en la otra persona por alguien que no existe o que dista mucho de la realidad. Si quieres realmente a alguien que te valore por quien eres, no maquilles tu personalidad, tus intereses, tus valores, ni tu risa escandalosa (sí, yo me río así y me gusta). Al final, la persona que de verdad sienta interés por ti va a querer todo el paquete.

3. Déjalo hablar, por favor
Las mujeres gastamos 25.000 palabras por día mientras que los hombres solamente 10.000, creo que ya tienes idea de a lo que me refiero. Durante la cita mantén una conversación fluida y aprovecha esas palabras que le quedan para conocerlo más. No lo atropelles con tus historias interminables que concatenan desde la última película que viste hasta la comida favorita de tu mamá ¡que es una cita, no un monólogo! Escúchalo, pregunta por sus gustos, conócelo y disfruta la conversación.

4. Sonríe
A menos que sea una cita terrible, sonríele. Eso le muestra que la cosa va fluyendo bien y va a generar mayor confianza entre ambos. Tampoco finjas que te mueres de la risa con sus chistes malos, jeje… pero al menos demuestra que la estás pasando bien. Esto le va a animar a una posible nueva invitación.

5. Espera 

Este es el paso más difícil, lo sé. Muchas nos desesperamos luego de la salida pensando que luego el galán te escribirá a cada microsegundo, deseándote “buenos días”, “buenas tardes” y “buenas noches”, convirtiéndose en un príncipe encantador. Bájale dos” a las expectativas y toma una dosis de realidad, es un hombre de carne y hueso, también con defectos y virtudes.

Medita en lo que conversaron durante la velada y trata de pensar qué otras cosas te gustaría saber de él, para tú también definir si lo que estás conociendo se alinea contigo misma. Por lo que más quieras, ¡no lo ataques a mensajes y llamadas!, no seas intensa (esto los espanta), lo mejor es esperar, si está interesado lo va a demostrar. Lo último que quieres es enredarte en una relación precipitada con alguien que realmente no conoces para luego tener la desdicha de terminar ambos muy desilusionados.

Para finalizar, no te aseguro que con esto él va a llamar a sus amigos y familia para decirles: ¡CONSEGUÍ EL AMOR DE MI VIDA! (de verdad, NO lo va a hacer) pero al menos sí lo tendrás pensando en ti y en cómo sorprenderte la próxima vez. Y si no hay próxima vez (¡ouch!) no te preocupes, no le guardes rencor y no lo desprestigies delante de todas tus amigas (¡por favor! Esto es terrible). Cada oportunidad en la que te permites exponerte, también aprendes un poco más de ti misma, así que mantén tu seguridad en Cristo, Él está preparando el mejor hombre para ti… y si nunca llamó, este simplemente ¡se lo perdió!

Cinco razones equivocadas para elegir pareja

elegir pareja

Existen muchas, por no decir miles de razones, por la cual una mujer anhela casarse o vivir ese hermoso proceso de conocer a alguien especial, el amor de su vida, con quien vivirá por el resto de sus días; y también, porque es un deseo dado por Dios y el gestó todo para que todas las criaturas de la tierra vivamos en pareja.

El problema es, ¡y vaya que es un problema! Que muchas veces nuestros motivos para encontrar pareja están fundamentadas en razones equivocadas, vanas y a veces hasta egoístas; nuestras emociones, que son reacciones que experimentamos debido a una estimulación externa o provocada por nosotros mismos, hacen que tomemos decisiones precipitadas que terminan siendo muy equivocadas en cuanto a elegir pareja. Por lo cual personalmente te recomiendo hacer una lista sobre cuáles son tus motivaciones para elegir pareja y si no te resulta fácil o entiendes que esa lista podría ser extensa, entonces haz una lista sobre cuáles son las razones por las cuales no te casarías.

La idea es transparentar nuestros deseos de tal manera que podamos saber cuál es esa persona especial para nosotras, porque existen muchas personas hombres y mujeres con excelentes cualidades pero que no necesariamente podrían ser un complemento para tu vida y claro está, que la biblia nos ayuda bastante al momento de elegir a una pareja, no basados en emociones sino en lo que agrada o no a Dios.

Déjenme decirles algo respecto a las emociones y los deseos; nuestros ojos son bastante inquietos y a través de ellos llega información a nuestro cerebro y las convierte en emociones que van a nuestro corazón, y muchas veces conscientemente las alimentamos y convertimos en deseos y sentimos que de no tener eso que deseamos nuestra vida no tiene sentido.

Nosotras decidimos, no nuestras emociones; siempre digo que por alguna razón puso Dios puso distancia entre el cerebro y el corazón y no los colocó juntos en nuestro cuerpo. No podemos pasarnos la vida equivocándonos o probando una y otra vez a ver con cuál resulta. No siempre los estándares aceptados por la sociedad es lo bueno, hay que conocer a la persona y buscar dirección de Dios. Tenemos la libertad de elegir pero tenemos a quien pedirle guía y en quien buscar dirección. Ahora veamos cuales serían esas razones equivocadas para elegir pareja

1.- No quiero estar sola

Lo primero es que no estás sola, a menos que voluntariamente hayas decidido aislarte. Hay personas a tu alrededor a las que quizás le has cerrado las puertas de acceso hacia ti. Conoce gente, sal, explora y sobretodo reconoce que Dios siempre estará contigo. Si siempre dependes de otras personas te decepcionarás y estarás triste cuando esa persona no pueda estar contigo. Vivimos en un mundo cada vez más agitado en donde acercamos más en el mundo digital pero no estamos de manera física y es algo que las personas deben trabajar en sus vidas estableciendo prioridades, pero es algo real.

2.- Necesito que me amen

Todos necesitamos que nos amen; pero primero, debemos amarnos y aceptarnos, segundo reconocer el amor de Dios especialmente cuando ha sido expresado a través de su hijo a quien por amor entregó para salvar nuestras vidas. ¿De qué personas te rodeas? ¿Cómo sabes que no te aman? ¿Qué estás haciendo que las demás personas no sienten la confianza de expresarte su amor? (Porque no siempre es culpa de los demás).

3.- Necesito mejorar mi situación económica

¡No, no y no! Esta nunca debe ser una razón para encontrar pareja, los bienes se deterioran, se pierden, se devalúan, la situación económica cambia por diferentes motivos, ¿qué pasará cuando la situación económica cambie? ¿qué harás? ¿abandonarás a tu pareja? No, lo ideal es que ambos tengan un proyecto de vida y se colaboren. No es que rechaces a alguien porque tiene mucho más dinero que tú, es que estés consciente de si eso es lo que más te importa o es la persona en sí.

4.- Quiero un padre para mis hijos

Este es otro gran no, ya sea que tus hijos no conocen a su padre, que ha muerto o que es un irresponsable, ellos ya tienen un padre. No puedes cambiar eso, no puedes sustituir a su padre. Ahora bien puedes elegir a alguien que ame a tus hijos y que esté en la disposición de asumir ese rol, pero esa no debe ser la motivación para encontrar una pareja. Si eliges correctamente para ti, elegirás correctamente para ellos.

5.- Me estoy haciendo muy mayor (No tengo hijos)

Algo realmente inevitable es que los años pasan y cuánto sufrimos las mujeres cuando llegamos a la década de los 30 y aún estamos solteras y no hemos tenido hijos. Aunque la mentalidad de las mujeres ha ido cambiando muchas sufren inevitablemente por estas razones, lo bueno, amiga, es que las bendiciones de Dios no tienen fecha de vencimiento, si Él te prometió que lo hará, pues lo hará. Mientras tanto prepárate para ser la princesa que tu príncipe merece. Ocúpate de las cosas de Dios y El tendrá cuidado de ti y suplirá tus necesidades.

El matrimonio es algo muy serio como para que se fundamente en razones equivocadas, es algo para toda la vida y equivocarse al elegir a esa persona puede convertir tu matrimonio en una carga para toda la vida o en un fracaso. Dios tiene cuidado de cada una de sus princesas y no quiere que nuestro corazón sea roto. El guía nuestros pasos y nos ayuda en nuestras decisiones si nosotras buscamos consejo en él.

No nos precipitemos aunque: No quieras estar sola, necesites que te amen, necesites mejorar tu situación económica, quieras un padre para tus hijos o sientas que estás envejeciendo. Recuerda que el amor es benigno, no deben sacar provecho uno del otro, no hace nada indebido, no busca lo suyo, se goza de la verdad, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera (1 Corintios 13). Esperemos en nuestro Dios y seremos bien recompensadas.

Escrito por: Esther Herrera @madajari

Una espera que no desespera

una espera que no desespera

“El tiempo de Dios es perfecto”, sí que nos han dicho esta frase cuando de esperar se trata. Y es que cada una de nosotras tiene sueños, anhelos, algo en lo que pensamos e inmediatamente suspiramos, quizás el amor de tu vida, el trabajo de tus sueños, la conversión de tu familia, la llegada de un hijo. Muchos son los deseos de nuestro corazón y a medida que pasa el tiempo y vemos que no sucede, entendemos lo difícil que se hace esperar y vamos perdiendo la fe o simplemente desistimos de la idea creyendo que ese sueño quizás no sea para nosotras.

¡Pero te tengo una buena noticia! Dios es fiel y tus suspiros no le son ocultos. Él es tu padre amado y tú su princesa, Él te dará buenas dádivas en su momento, ¿quién más que él sabe cómo, cuándo y qué te conviene? Por eso la verdadera espera que no desespera, es esperar en Dios.

De mi historia personal te puedo contar que antes de aceptar a Jesús en mi corazón, no creía en el amor, ni en el matrimonio, tenía claro que el amor no sería para mí. Cuando conocí al Señor, como es costumbre de Él, vino y reordenó mi vida y mi corazón… Ahora mi sueño y anhelo más grande era que él me diera un príncipe, ese que soñaba desde pequeña cuando jugaba con mis muñecas.

En Dios lo esperaba y sabía que solo en Él sería posible… Así que lo creí, lo esperé y hoy te puedo decir que Dios me dio de una manera increíble y sorprendente a quien hoy es mi futuro esposo.

¿Cómo puedo esperar en Dios?

1. Fe:

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1

¡Créelo! Ten la certeza en tu corazón de que aquello que anhelas, llegará. Mantente cerquita al corazón de Dios y ten la seguridad de que él obrará.

2. Paciencia

“Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”. Hebreos 10:36

Sé paciente, no es en tu tiempo, es en el de él… Mientras llega prepárate para estar lista para recibir su bendición.

3. Agradecimiento

“Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes”. 1 tesalonicenses 5:18

No te enfoques en lo que no tienes ahora, enfócate en cada bendición que Dios te ha dado hasta el momento y agradece una y otra vez por lo que seguirá haciendo en ti.

4. Obediencia

“No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.” Gálatas 6:9

Sea que llegue o no, lo más importante es que tengas un corazón deseoso de obedecer a Dios. Recuerda que el abecedario del Cristiano no es A-B- C-D sino O-B-D- C.

¿Quién dijo que Dios está quieto en nuestra vida? ¡Él no duerme! Él está trabajando y preparando tu bendición ¡Dios no es indiferente a tu necesidad, ni ha dejado de pensar en ti, espera sin desesperarte!

Escrito por Sara Arcila Zapata

Sara es colombiana y vive en Medellín, Comunicadora Social de profesión, enamorada de Dios y del amor. Una de las cosas que más le gusta es escribir. Instagram: @sarisarcilaz