5 tips para organizar (y disfrutar) tu boda sin morir en el intento

Me casé hace unos 4 años. Duré 1 año organizando mi boda y, sin duda, disfruté tanto el proceso como el evento. Por supuesto, en todo ese viaje aprendí ciertas cosas que me gustaría compartir con ustedes. Decisiones que definitivamente fueron las mejores, y otras que no tanto:

  1. No invites a todos los que conoces, invita a tus verdaderos amigos

A veces nos imaginamos una boda estilo Kardashian, llena de lujos y un público que está anonadado viendo todo lo que acontece. Queremos ver ese montón de gente y decirle implícitamente “¡Jah! Triunfé”. Perdemos el verdadero significado de este acto. Olvidamos que lo que significativo es decir ante Dios y ante las personas que realmente amas que asumes un compromiso de amor con tu compañero de vida.

Solo tus amigos reales van a apreciar y valorar ese momento. Las personas que solo te conocen y no son tus verdaderos amigos, pueden resultar en los más expertos críticos de canal E! y no queremos eso.

 

  1. Ten un comité organizativo externo

Contrata un equipo de protocolo ajeno a tu círculo de amistades. Tus amigas van a querer ayudarte, pero NO te recomiendo dejar la organización en manos de ellas. Son tus amigas, y están en una fiesta, TU fiesta, van a querer disfrutar del evento y, créeme, se les van a olvidar, aunque no sean sus intenciones, detalles que para ti son de suma importancia. Toda la organización que planearon puede irse al retrete bastante rápido. En cambio, para el equipo de protocolo este es su único objetivo y trabajo en el día, por lo que sería bastante difícil que algo de lo planificado salga mal.

 

  1. Ahorra: Haz una lista de las cosas que puedas hacer tú misma junto a tu grupo de amigas

Hay muchas cosas que puedes hacer tú misma con tu familia o amigas, solo necesitarás de ideas de Pinterest, tiempo y materiales. Detalles como las invitaciones, centros de mesa, arreglos, cajitas para los anillos y arras, photobooth, bouquet, entre otros, perfectamente puedes hacerlos tú misma y ahorrarte mucho dinero para dejarlo en cosas que te importen más como viaje de luna de miel, alquiler o compra del vestido perfecto, fotógrafo de boda que, por cierto, me lleva al siguiente punto.

 

  1. Contrata un buen fotógrafo

A veces, solemos pensar que esta figura no es tan importante, los invitados, amigos y cualquiera del evento puede tomar fotos. Sí, obviamente cualquier puede tomar fotos, pero, créeme cuando te digo que vas a querer recuerdos espectaculares de tu boda. Vas a querer hacer retratos, tal vez imprimir algunas fotos, hacer #TBT’s en Instagram y cómo cuesta si no tienes fotos perfectas si no solo intentos de fotografías con baja resolución, mala iluminación y mal encuadre.

 

  1. Disfruta el momento

Por más de que tengas mucho tiempo preparando un cronograma, organización, protocolo, actividades etc, y que creas que todo está fríamente calculado siempre puede ocurrir alguna eventualidad, algo puede salirse de orden. Si eso pasa, por favor ¡que no te afecte! Sé que siempre queremos que todo sea perfecto, pero ten en mente que más importante que el cronograma, que un adorno o que una actividad es el momento. Ese momento que no se va a volver a repetir; es único, vívelo, disfrútalo al máximo y que te resbalen todos los detalles que pudieron salir mal, al fin y al cabo, lo más importante es que estás rodeada de tus personas favoritos, del amor de Dios y de tu alma gemela. Es eso lo que debes celebrar.

Consecuencias de mantener una relación tóxica y no salir a tiempo

Tal como hablamos en la primera parte de este artículo, es posible que en tu relación existan ciertas actitudes o situaciones que te hacen dudar sobre continuar avanzando. Si es así, lo más probable es que te hayas enfrentado a la señal de retorno;  si aún no lo lees, te invito a que descubras de qué se trata. Allí te comparto seis señales con las que puedes identificar si tienes que tomar acciones respecto a tu relación.

Comencemos. tú me dirás: “Ok, Keila. Te entiendo; tengo que salir de esta relación porque veo la señal de retorno, pero ¿qué hay si no salgo de aquí?, ¿qué pasa si no puedo lograr decidir terminar con esta relación?”.

Esta vez quiero compartir contigo algunas de las consecuencias de no hacer caso a las señales de retorno y seguir en una relación que contiene violencia.  Sí, violencia parece una palabra fuerte, pero no puedo llamarlo de otra forma.  La manipulación constante, mantener el control abusivo de la relación, el menosprecio a tus emociones, la disminución de tu vida a un rol de “esposa o novia”, entre otras actitudes, es violencia; quizá un violencia encubierta, pero violencia al fin y al cabo porque te daña, te hiere, te estanca, te produce miedo y desesperanza.

Consecuencias de mantener una relación tóxica:

Escucha este audio si no te gusta mucho leer:

Comencemos entonces, estas son solo algunas de las cosas que pudieras experimentar al mantener una relación que no forma parte de lo que Dios planeó para ti y te hace daño.

  1. Baja autoestima: Las constantes frases que te disminuyen, esas que intentan transformarte en una persona que no eres, y las peticiones de que cambies ciertos rasgos de tu personalidad sin mayor fundamento más que un “es que me gustas más así”, comienzan a generar en tu mente un cambio, una influencia tal, que comienzas a perder la posibilidad de decidir hacer algo por ti, porque simplemente te gusta. Ahora solo piensas ¿le gustará a él?, y dices: “mejor cambiaré para que no se enoje”. Conozco adolescentes que les envían fotos a sus novios para que él apruebe su oufit para poder salir de casa. En este punto, la inseguridad, llega a un extremo que comienza a ser dañino, llevándote a olvidarte de ti misma. Yo entiendo que quieras agradar a tu novio, pero la motivación debe ser la correcta y no actuar bajo el miedo a su reacción o a la constante amenaza de que te dejará si no haces lo que él quiere.
  1. Pérdida de tiempo: Siempre intento recordarme a mí misma que cada vez que insisto en algo que no está dentro del plan de Dios para mi vida, aunque sea maravilloso a mis ojos, retraso automáticamente lo que Dios me quiere entregar. Mientras tú sostienes aquella relación, no importando el dolor, la inseguridad y el miedo, hay un plan de AMOR que espera por ti. Mientras tus heridas comienzan a ser más y más  profundas y la violencia llega cada vez a niveles más altos, hay una historia de AMOR real que espera por ti. Aunque parezca un cliché, lo cierto es que no podrás recibir algo nuevo (sano, puro y real) si no tomas valentía y entregas aquello que hoy te está dañando, así que ¡no esperes más!
  1. Conformismo: Mientras más te empeñas en cubrir aquellas malas reacciones de las cuales ni siquiera puedes hablar y mucho menos discutir, comienza tu mente a recibir pensamientos como: “ya no hay salida”, “es lo único que a estas alturas de la vida puedo tener”, “le he fallado a Dios, por lo tanto él no debe tener nada mejor para mí”, “esto es lo que me merezco por mi pasado”, “¡esto es lo que me tocó!”, “se me acabó el tiempo para esperar”; y así caes en el conformismo, ese que te paraliza y limita. No creas esos pensamientos que vienen a ti; no tienes que bajar tus estándares y conformarte hasta el punto de postergar y rechazar el futuro que Dios planeó para ti, por una relación que en tu corazón sabes que no es lo que Dios te quiere dar. Necesitas esforzarte, ser valiente y soltar; ya el final de la historia está asegurado.
  1. Arrepentimiento seguro:  ¿Te imaginas pasar una vida arrepentida de corazón por haber decidido continuar con una relación que empezó mal y continuó mal? Conozco personas que, pasados los años, siguen sufriendo en silencio porque no logran reconocer que se apresuraron, que no tomaron buenas decisiones y a pesar de sus ganas de seguir, continuar y aceptar las consecuencias de las mismas, en un espacio de su corazón siempre estará aquel sentimiento de arrepentimiento. ¿Qué pasaría si después de algunos años, pudieras ver  todo lo que te perdiste, aquello que no alcanzaste y que no disfrutaste por una mala decisión?

Si estás leyendo esto y pudiste ver reflejada tu relación aquí, déjame decirte que aún estas a tiempo, ¡no esperes más!

Algunos consejos:

  1. Antes de hacer cualquier cosa, pídele ayuda a Dios. Dile con tus palabras que tienes miedo, que no sabes cómo hacerlo, pídele que te ayude, que irrumpa en tu vida de alguna manera y te salve. Él sin duda lo hará por ti; estoy segura de que te dará la valentía, pero también la ocasión de decidirte una vez más a salir del círculo en el que estás.
  2. Cuéntaselo a alguien de confianza para que te apoye y puedas sentirte acompañada en este proceso; pídele que no te juzgue y que te escuche. Eso es suficiente.
  3. Si lograste decidir, trabaja en recuperar lo que has perdido. Me refiero a tus hobbies, escuchar tu grupo musical favorito (aunque sea “inmaduro”), ponerte esa ropa que te encantaba, salir con tus amigas, disfrutar con tu familia, pero sobre todo, volver a tu relación con Dios.

Los planes que Dios tiene para ti son los mejores, no los cambies por alguien que te prometa el cielo y la luna, pero que con sus acciones evidencia que no está preparado para amarte.

Claves para tener una buena y duradera amistad

No es fácil encontrar buenos amigos, de esos que son para toda la vida, al punto que sentimos que ya forman parte de nuestra familia. Por eso, como son tan escasos, debemos darles el valor que se merecen y dedicarles el tiempo y la atención que necesita esa relación de amistad.

En el mes del amor y la amistad, te comparto algunas claves para cultivar una buena amistad:

Debes ser un buen amigo

Aquello que siembras, cosechas. Por tanto, si siembras amor y cariño, eso recibirás. Proverbios 18:24 dice: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano”. Por tanto, si buscamos tener una linda y duradera amistad, primero debemos ser ese buen amigo que anhelamos tener.

Debes ser un amigo fiel

La confianza es uno de los principales pilares de toda relación de amistad exitosa y duradera. Es vital que seas una persona confiable para tus amigos y que encuentren en ti a una persona con la cual puedan contar en los buenos y en los malos momentos. Para construir una buena base de confianza, es imperativo que seas una persona leal. Así que no compartas las cosas que tus amigos te cuenten en la intimidad. La clave está en “tratar a los demás como ustedes quieran ser tratados”, (Lucas 6:31).

Cultiva la amistad

No importa los meses o años que pasen sin verse, los verdaderos amigos son los que siempre están ahí y que, cuando los vuelves a ver es como si no hubiera pasado el tiempo entre ustedes.  No obstante, aunque la distancia los separe, es importante mantener un contacto regular, ya sea mediante llamadas telefónicas, por las redes sociales, WhatsApp, correo electrónico, entre otras alternativas. Debes demostrarle a tus amigos que te interesas por ellos, que quieres estar informado de todo lo que les pase en su vida, aún cuando haya muchos kilómetros de por medio. Recuerda: “El amigo siempre es amigo, y en los tiempos difíciles es más que un hermano”, (Proverbios 17:17).

Demuéstrales tu amor

Cuando una persona es valiosa para ti y es uno de tus mejores amigos, es importante que se lo demuestres con palabras y gestos de cariño. Dile cuánto lo quieres y hazle saber que te bendice su amistad. Tip: Descubre cuál es su Lenguaje del Amor y demuéstrale cuánto lo quieres hablando su propio lenguaje, ya sea Palabras de afirmación, Regalos, Actos de Servicio, Toque físico o Tiempo de Calidad.

Pide perdón y acepta el perdón

En el caso de que hayas discutido con alguno de tus mejores amigos, busca la manera de reconciliarte con él o con ella. Deja el orgullo a un lado y pide perdón si fuiste el culpable o acepta el perdón si fuiste el ofendido. Recuerda: “El que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos”, (Proverbios 19:9).

¿Como sé si debo salir de una relación? Parte I

Este 2018 me propuse obtener mi licencia de conducir. Por lo tanto, he reflexionado sobre todo lo que significa conducir un vehículo, como en la gran responsabilidad que conlleva, pero también en la cantidad de reglas de tránsito ante las que debo estar atenta. Pensando en todo esto  me di cuenta que hay cierta similitud entre las relaciones que podemos construir y las carreteras o caminos a lo largo de los cuales conducimos.

¿Cómo así? Bueno, encontré que las similitudes son muchas, empezando porque cuando nos enfrentamos a un camino y a una relación, el factor de lo desconocido y de la incertidumbre son protagonistas. También, existe mucha información que sale a relucir y que servirá de base para las decisiones que tendremos que tomar. Me di cuenta que hay viajes en donde planificas la ruta y otros que simplemente suceden sin premeditación; así como a veces nos topamos con situaciones en el camino que son muy agradables, mientras que otras veces quisiéramos no haber tomado jamás ese camino.

En fin,  hoy me quiero detener sólo en una similitud, esa que tiene que ver con la señalización del camino. Para ser más específica, me quiero enfocar en la gran señal de retorno, una que aparece también en la carretera de las relaciones.

¿Cómo sé si debo salir de una relación?

Si no te gusta leer demasiado, escucha el audio para continuar:

 

Si vas atenta al camino te darás cuenta que la señal de retorno no aparece de una vez, hay varias señales que te avisan su cercanía; las que dicen que a 300 metros, a 200 metros, o a 100 metros viene aquella posibilidad de salir del camino. No sé cómo será en tu país, pero aquí, en Chile, si verdaderamente necesitas salir de la autopista y no tomas aquella salida, tendrás de recorrer incluso varios kilómetros antes de tener una nueva posibilidad de retornar.

Lo mismo pasa en las relaciones en general, sobre todo en las amorosas. Si te das cuenta, las mujeres tenemos una gran capacidad de acumular ilusiones; no es desconocido que poseemos también un pensamiento mágico que muchas veces no nos deja ver las cosas como son en realidad. Nos dejamos llevar por nuestros sentimientos, le damos espacio a que la ilusión gobierne nuestras decisiones y esto tiene varias razones. A veces no tenemos la seguridad y la autoestima necesaria para salir de una relación a tiempo o para pensar claramente y decir: “esta situación no está bien, prefiero salir de esta relación antes de tener algo que lamentar”. El miedo a no poder volver a construir una relación nos hace aferrarnos a lo que en ese momento tenemos y a no abandonar el camino a la hora cierta.

Pero ¡basta de teoría!, te presentaré algunos conceptos que te pueden servir para identificar si aquella señal de retorno ya apareció y no la quisiste ver, o bien, si apareció y aún estás a tiempo de tomarla para salir de una relación tóxica.

No hay una paz plena:

Nuestro corazón y mente SABEN cuándo existen situaciones “extrañas” que no suman a la armonía de una relación, sino que te traen inseguridad y te llevan a dudar, aunque sea por unos minutos, cuando ocurren. Por ejemplo: Esas actitudes y frases que aparecen de vez en cuando en tu relación y sabes que no están bien, pero las justificas diciendo algo tipo: “no creo que lo haya dicho con esa intención”, “quizá no pensó lo que dijo”, “se debe haber equivocado”, “yo sé que va a cambiar”, “tiene tantas cosas buenas, que esta no significa nada”. Si ya has dicho más de una vez alguna de estas frases ante una o más actitudes, debes pensar y prestar atención a la señal porque puede significar que debas salir de una relación tóxica.

Falta de honestidad:

Es fundamental que cuando re-pienses esta situación, seas completamente honesta contigo misma. Las mujeres tenemos una capacidad sobrenatural de convencernos de una situación mientras que la realidad grita lo contrario; podemos lograr crear una realidad paralela en nuestra mente que acomode la situación para que no se vea tan nociva y podamos seguir soportándola. Pero no, DEBES ser valiente y no guardar o disfrazar los sentimientos de inseguridad o miedo por “mantener” una relación amorosa. Si reconoces que tu mente se esfuerza por modificar lo que realmente pasó, la señal de retorno está apareciendo.

Modificas tu relato:

Haz esta prueba, cuenta una de esas situaciones “extrañas” que llevas un tiempo justificando a una de tus amigas, puede ser a las más cercana. Examina cómo logras relatar aquella situación; si encubres o modificas el relato “para que no suene tan feo”, quiere decir que efectivamente algo anda mal. Puede que sea necesario que analices y seas honesta contigo mismo para ver si te enfrentas a una situación en la que debes salir de una relación dañina.

No escuchas:

No me cabe duda que si estás pasando por esta situación, hay personas cercanas –e incluso, lejanas– que te han dicho cosas como: “mmm… no sé por qué no me parece”, “yo creo que él no es para ti”, “¿no te das cuenta de cómo es?”, “es preferible que salgas de allí”. Lamentablemente, cuando estamos en esta situación, el pensamiento mágico se une a la testarudez y no logramos abrir nuestros oídos para escuchar a las personas que están a nuestro alrededor, aquellas que ven la realidad desde otra perspectiva. No te digo que te dejes guiar solamente por lo que otros dicen, pero sí DEBES escuchar aquellas frases que son las señales previas que te avisan del retorno; sobre todo si es más de una persona y una de ellas te ama y quiere lo mejor para ti.

Evitas enfrentar:

Con el tiempo he aprendido que DEBEMOS enfrentar las situaciones “incómodas”, huir de ellas solamente retrasa el avance de las relaciones y la confianza. Si tienes miedo de hablarlo, algo anda mal. Si enfrentas esta situación y obtienes una negativa, ¡ya tienes tu respuesta!, la señal está ahí… Si enfrentas y te encuentras con una minimización del problema o una desvalorización de tus sentimientos, ¡tienes tu respuesta! Si ya lo intentaste varias veces y no obtienes cambios, no esperes más; debes tomar una decisión y salir de una relación que no te trae nada bueno.

Te cuesta confiar:

Muchas veces, evitamos los puntos anteriores por miedo a perder aquello que amamos, aquello que quizá llegó en un momento inesperado, aquello que quizá ha sido la primera experiencia en donde involucramos nuestros sentimientos o simplemente aquello donde llevas tanto tiempo que parece imposible ver una salida.  Hoy te quiero recordar que los planes que Dios tiene para ti son buenos, por lo tanto, en el corazón de Dios no existe la posibilidad de que Él nos entregue a un hombre que nos dañe, que nos menosprecie o que quiera utilizarnos para cubrir un área de su vida.

La confianza en Dios implica renunciar a lo que nosotras creemos que estará bien para confiar en que Él tiene lo mejor.

Si hasta este momento has podido ver tu relación en alguna de estas frases, espero con todo mi corazón que puedas tomar valentía y comenzar a pensar acerca de tu relación. En segundo lugar, espero que no ignores esta señal que está apareciendo frente a ti; esta puede ser la oportunidad para salir a tiempo de una historia que no va por buen camino. Pero si aún dudas, te quiero invitar a que estés atenta a la parte II de este artículo, donde te compartiré algunas de las consecuencias que podrías enfrentar si ignoras la señal de retorno, o que quizá estés enfrentando hoy, porque no has podido salir de una relación que te mantiene atada.

Me siento confundida, ¿será que me gustan las mujeres?

Hace algunos años atrás, durante mi adolescencia e inicio de mi adultez, me vi en una disyuntiva que me hacía sentir mal, rara y como si yo fuese la única que estaba pasando por aquello, ¿será que me gustan las mujeres?”.

Ahora, con el tiempo y al hablar con tantas jóvenes, me doy cuenta que no era yo sola, sino que hay muchas mujeres, como yo, que durante esa etapa se han hecho esta misma pregunta.

Si me lo preguntas, jamás me hubiese atrevido a abrir mi corazón para hablar de este tema, pero también entiendo que no tuve quién me ayudara o, por lo menos, se solidarizara con lo que estaba pasando y tampoco yo busqué hablar de esto con nadie. Así que como sé que son temas y preguntas que a la mayoría nos da vergüenza compartir, decidí escribir sobre ello.

Hay un diseño perfecto…

Sin lugar a dudas existe un diseño perfecto, ese es el que Dios hizo cuando creó todo. El creó al hombre y a la mujer; claramente lo podemos leer en Génesis. El hombre se sentía solo y Dios, como buen padre, decidió crearle a su ayuda idónea, Eva; luego les dijo que fueran fructíferos, es decir, que tuvieran hijos. La única forma original para tener hijos es que un hombre y una mujer tengan relaciones sexuales, cualquier otra alternativa existente para ello fue ideada por el hombre –entiéndase fertilización in vitro, inseminación artificial, entre otras técnicas–. De antemano aclaro que no tengo nada en contra de los métodos de reproducción asistida, al contrario, me parecen una buena opción para aquellas personas que tiene problemas para tener hijos.

“Creo que me gustan las mujeres…”

Volviendo al tema, allí me encontraba yo, preguntándome por qué al ver a algunas chicas me sentía atraída. ¿Había algo mal en mí? Particularmente yo sabía que ese no era el diseño original que Dios había creado; desde niña lo había escuchado, por eso el sentir o pensar en ello me llenaba de tanta vergüenza, pues, no entendía la razón. Cabe destacar que al mismo tiempo también me sentía atraída por chicos y para ser honesta no sé si eso me hizo sentir mejor o peor, pues, aumentó mi confusión.

No sé si estés pasando por lo mismo, pero si es así déjame decirte que no hay nada mal en ti. Hay muchas razones por las cual ese sentir se está originando en ti, no voy a entrar en detalles con respecto a ello pero sí puedo compartirte que hay un diseño perfecto, original y como lo reseñé anteriormente: es el que Dios creó. Años más tarde puedo verme y saber que aquello que sentía en ese momento sólo eran mentiras para distorsionar el diseño original de Dios en mi mente, así como mi verdadera identidad.

¿Qué hago al respecto?

Una de las cosas que hice en medio de esa revolución de sentimientos y pensamientos fue pedirle a Dios que los aclarara y afirmar mi fe en una verdad inexcusable: esa verdad es que lo que Dios creó es bueno y perfecto en gran manera. Ya eso es un capítulo en mi vida que está superado, hoy estoy felizmente casada con un hombre que no solamente amo, sino que ¡me encanta! (ja, ja, ja), además, tengo un hermoso bebé junto a él.

Yo pasé por esa confusión

Con propiedad puedo decirte claramente que no hay nada más hermoso y perfecto que el diseño bajo el cual Dios te creó. Que una mujer y hombre no sólo se amen, sino que sean uno en sí y puedan formar una familia es mucho más especial y único que cualquier tendencia contraria que la sociedad pretenda imponer. Todo lo demás sólo busca confundir y engañar a tu mente y corazón; aún más en los tiempos actuales, donde hay un bombardeo masivo de información tergiversada con el propósito de llevarte a corromper tu diseño original.

La palabra de Dios nos enseña

“hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte” (Proverbios 16:25, NVI). Con esto me refiero a que, contrario a lo que muchos creen, no despejarás tu duda al experimentar con base en lo que sientes; eso sólo arraigará la confusión en ti, contaminará tu sexualidad y abrirá puertas indeseadas en tu vida. Mejor abrázate al diseño perfecto de Dios y combate esos pensamientos confusos con su verdad como argumento.

Si Él fue quien te creó, ¿acaso podría equivocarse sobre ti?

10 pasos para hacer de tu habitación un lugar romántico

¿Es tu cuarto un espacio de tranquilidad?, ¿ona escapada de las preocupaciones del mundo? ,¿un destino romántico? Si tu respuesta es no, no, y NO; entonces sigue leyendo, porque estos 10 pasos pueden hacer de tu habitación un lugar romántico.

Siempre he considerado que una habitación debe ser un lugar que te haga olvidar de lo malo que fue el día cuando, por lo general, – y creo que esto nos pasa a la mayoría – tenemos que llegar de un día pesado a organizar nuestra habitación del desastre que dejaste en la mañana.

sí se puede tener una habitación romántica

Yo pasé hace unos años de ser una soltera mega ocupada, a ser una esposa ultra mega ocupada y aunque mi habitación de soltera no se acercaba para nada a ser un espacio de paz y romanticismo, me reté a mí misma a tener una habitación de “esposos” acogedora, romántica e inusual.

Haz un cambio a tu habitación con estos consejos que te presentaré a continuación, conviértelo en un lugar para escapar, un lugar para hablar de cosas importantes o un lugar para volver a conectarte con tu pareja.

1- Haz la cama cada mañana

Te tardarás menos de 2 minutos. Una cama desordenada es poco romántica.

2- Personaliza tu espacio

Añade fotografías, recuerdos, regalos sentimentales, cualquier cosa que les recuerde el amor que como esposos comparten.

3- Agregar más almohadas

¿Alguna vez has entrado en un hotel de 4 o 5 estrellas y has visto dos almohada delgadas súper tiesas e incómodas? Al contrario, las almohadas son esponjosas y se ven abundantes. ¡Agrega más almohadas!

4- Añade un poco de luz acogedora

Si tu habitación tiene un solo interruptor que de un tirón enciende la luz del techo, puedes optar por dos cosas: comprar un interruptor para graduar la luz o colocar velitas aromáticas con luz tenue, ¡esto sí que se verá romántico!

5- No hagas las tareas domésticas en tu habitación

No planchar, no apilar la ropa, no doblar la ropa y mucho menos, amontonar la ropa sucia.

6- Haz que tu habitación tenga un olor maravilloso

¿Sabías que el confort, los gratos recuerdos y el romance están vinculados a los buenos olores? Haz de tu habitación un olor especial  y que se distinga a los olores del resto de la casa. Hay muchas opciones para esto: velas aromáticas,  esencias para diluir en agua, inciensos y pare de contar.

7- Tómense un tiempo para conversaciones de almohada

Esto ocurre cuando están los dos abrazados y cara a cara, son las mejores conversaciones de la historia. A mi esposo le encanta hablar por largo tiempo y con todas las luces apagadas después de un día largo. Admito que siempre me duermo, pero el romanticismo sigue vivo.

8-Ir a la cama juntos

Pónganse de acuerdo para irse a la cama y dormir juntos al mismo tiempo, hagan de su dormitorio un momento de descanso, sin aparatos electrónicos es mejor.

 9- Mantengan el televisor apagado

Mi esposo no me deja tener un televisor en la habitación. A veces  deseo tenerlo, pero creo que mi esposo tiene la razón, el dormitorio es para dormir y la cama debe asociarse con el sueño y con el descanso, no es un lugar para ver televisión o comer (aunque eso de comer de vez en cuando no está mal). Tampoco me malentiendas, es maravilloso acurrucarse a ver una buena película y quedarse dormido, esa sensación es maravillosa, pero cuando se convierten en un hábito nocturno, es peligroso.

 10- En ocasiones, deja de lado la pijama

Sé muy bien lo cómodo que es dormir con pijama o con los camisones grandes de mi esposo, pero de vez en cuando déjala de lado y usa ropa sexy para dormir, tu esposo lo sabrá apreciar.

¿Tiene algún consejo para agregar a esta lista? Me encantaría leerlo.

¿Comprometida? mira estas 21 cosas que te encantarán acerca de estar casada

beneficios de estar casada

Tic, tac, tic, tac… Marca el reloj, el tiempo corre, y  si estás comprometida en matrimonio seguramente estás sumergida en un mundo de encaje blanco, flores y diseños de tarjetería. Que si los anillos, que si el fotógrafo y las fotos preboda, escoger el menú y rascándote la cabeza a ver a quién sacas de la lista de invitados porque ¡no sabes dónde meter a tanta gente!

Pero, ¿te has detenido a pensar en lo que se viene? Tu vida dará un cambio de 180 grados en un día, un solito día en el que dormiste en tu camita, en tu habitación de siempre, pero que a la mañana siguiente despertarás en una habitación de hotel al lado de, nada más y nada menos, ¡tu esposo! Lo sé, he provocado que te comas las pocas uñas que te quedan, ja, ja.

Pero no hay de qué asustarse, más bien es algo maravilloso. Te sentirás rara al principio, pero al mismo tiempo es algo lindo.

A continuación, te cuento 20 cosas realmente buenas que de seguro te encantarán acerca de estar casada:

1. Tendrás siempre a alguien con quien conversar y contarle tus más profundos secretos y temores.

2. Tendrás un “asesino de arañas y bichos” siempre en casa. 🙂

3. Cuando tengas frío, tendrás siempre un cuerpo calentito al cual arrimarte para recibir calor.

“También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo?” (Eclesiastés 4:11)

4. Podrás inspirarte en la cocina, siempre tendrás un “catador” sincero que te dirá cómo van tus dotes de chef.

5. Siempre tendrás a alguien con quien pasar el 14F.

6. Si tú cocinas, podrás arreglártelas para que él lave los platos, o viceversa.

7. Habrá a tu lado alguien a quien abrazar luego de despertar de una pesadilla.

8. Tendrás a un compañero que te apoye en todo momento, en las buenas y en las malas.

9. Si te enfermas, tendrás a tu enfermero sexy personal que te lleve sopita caliente a la cama.

10. Comenzarás una familia con el hombre que amas.

11. Tener un esposo es como tener un reparador de averías en casa 24/7.

12. Ganarás una nueva familia, nuevos padres (tus suegros), nuevos hermanos (tus cuñados) y nuevos tíos y primos (sus tíos y primos).

13. Tendrás a alguien con quien ver películas y comer cotufas cualquier día de la semana, ¡y en pijamas!

14. Tu esposo será tu compañero perfecto de desayunos domingueros.

15. Dos cabezas siempre pensarán mejor que una.

16. Juntos, lograrán más a nivel económico si ambos trabajan (Eclesiastés 4:9).

17. Si fracasas, tu esposo te sostendrá y te ayudará a levantarte.

“Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero !ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante”. (Eclesiastés 4:10)

18. Siempre tendrás una cita los sábados por la noche.

19. Tendrás siempre a alguien que se ría de tus chistes malos (o tú te reirás de los de él) y que comparta risas contigo.

20. Tendrás una razón muy importante para regresar a casa temprano y/o a alguien a quien esperar que regrese.

21. Definitivamente, tendrás una opinión sincera de cómo te queda ese nuevo look, o si se te ve bien el trasero en tus nuevos pantalones.

Pero sin duda, lo más importante es que habrá un amor especial entre un esposo y una esposa, ambos se llegarán a conocer muy íntimamente y aprenderán a aceptarse y a amarse tal cual son, con defectos y virtudes. Tienes todas las razones para estar emocionada si te vas a casar pronto, y si este no es aún tu caso, pero algún día quieres casarte, esto puede ayudarte a recordarte el porqué es mejor esperar a la persona adecuada; no con cualquiera podrás compartir tantas cosas, tantas aventuras o una vida entera.

El matrimonio no está pasado de moda, solo hacen falta personas que lo sepan llevar y disfrutar en el camino.

Un matrimonio como en un cuento de hadas

Un matrimonio estupendo no nace de la nada, como en un cuento de hadas.  No se producen sólo por que quieras tener uno. Si así fuera, en todas partes todo el mundo tendría un matrimonio estupendo.

En realidad tener el deseo de un matrimonio sano es sólo el primer paso en una larga lista de pasos. El deseo por sí solo no forjará uno, es más, el deseo de mejorar no hará un mayor cambio si no se pone en práctica un plan de acción para mejorar, sin embargo es bueno recordar que los matrimonios que tienen problemas no vienen de la nada tampoco.

El 29 de julio de 1981 se celebró una de las bodas de mayor publicidad de la historia. El príncipe Carlos de Gran Bretaña se casó con Lady Diana. Recuerdo que vi la boda en medio de la noche, suspirando y soñando. Me encantaban todos los símbolos de la realeza.

Para muchas de nosotras, las mujeres, esto era un cuento de hadas moderno. Un príncipe se casa con una enamorada señorita en una grandiosa catedral rodeados de personas que los adoraban. Eran ricos, jóvenes y guapos —bueno ella lo era— parecían ser la pareja perfecta.

Como sabrás las cosas no siempre son como parecen

Lo triste es que sabemos cómo termina ese cuento de hadas. La pareja se separó y el matrimonio al estilo de cuento de hadas colapsó para terminar en adulterio y divorcio.

Se necesita algo más que un príncipe una princesa para formar un matrimonio feliz. Se requiere esfuerzo y amor día a día.

Si ahora mismo estás pensando que es demasiado difícil tener un matrimonio feliz y que te has casado con el hombre equivocado, no estás sola. Todos hemos pensado en algún momento u otro algo así. Es probable que él no sea el hombre equivocado, tan sólo tienes algo de trabajo que hacer.

No pierdas el enfoque, no te distraigas de intentar construir un matrimonio feliz día a día. En el matrimonio no se trata de pensar si él es el indicado, más bien piensa sí estás siendo la mujer que él se merece. Todo cambio comienza primero con uno mismo.

Gálatas 6:9

Así que no nos cansemos de hacer el bien porque,

si seguimos haciéndolo, Dios nos premiará a su debido tiempo.

Tomado del libro Las chicas de Dios y los hombres que se aman de Holly y Phillip Wagner, con modificaciones.

Cinco consejos para matrimonios sin esperanza

consejos para matrimonios sin esperanza

Había una vez una niña que soñaba con aquel día en que encontraría a su hombre perfecto, o bueno, ideal para ella. Y cuando ese hombre apareció en su vida, ella supo que él era el elegido. Ellos se enamoraron, se casaron y vivieron felices para siempre. Bueno… No exactamente. Habían problemas. Es por ello que hoy vamos a contarte algunos consejos para matrimonios sin esperanza. Si sientes que este es tu caso, sigue leyendo.

Normalmente escucho a las mujeres decir, y lo he experimentado personalmente, que la “felicidad eterna” termina en algún momento de la luna de miel o un poco después.  Luego la pareja entra en una “guerra” por ganar la razón y las paredes comienzan a levantarse hasta aislar a la pareja. Cuando esto sucedió en mi matrimonio, me vi atrapada en un largo y oscuro período de desesperanza en el que con frecuencia sentía que las cosas nunca mejorarían. Me encontraba atada a alguien con quien yo no quería pasar el resto de mi vida. Tenía que haber una respuesta a nuestros problemas, pero él no estaba dispuesto a cambiar.

“Si tan solo él hubiera buscado consejería, nosotros tendríamos una oportunidad”.

“Lo he intentado todo, pero nada de lo que he hecho parece hacer alguna diferencia. Él todavía actúa como si yo fuera su enemiga”.

¿Te resultan familiares algunas de estas declaraciones? Vamos a contrarrestar algunas de estas dudas con la verdad:

1. Las cosas nunca mejorarán.

Podría ser que tu relación no mejore. De hecho, puede empeorar. Pero mejorar tu relación no debe ser tu objetivo principal. Todas nuestras motivaciones y deseos deben estar enraizados en darle la gloria a Dios. Cuando vemos nuestra vida desde esa perspectiva, entonces podemos confiar en que, ya sea que veamos o no los cambios, todavía tendremos razones para adorar y agradecer a Dios.

Dios debe ser quien llene nuestros vacíos, no nuestro esposo, ni nuestros hijos, ni las circunstancias de nuestras vidas. Cuando nuestros corazones están firmemente sostenidos en Él, podemos experimentar la verdadera alegría interna (aunque por fuera nuestro alrededor se esté cayendo). Te consejo tratar de enfocarte en el hecho de que todavía no has visto el resto de la historia que Dios tiene para ti y tu matrimonio. Dios siempre está trabajando, y recuerda que Él es un Dios de lo imposible.

2. Estoy atada a alguien con quien no quiero pasar el resto de mi vida.

La palabra “atada” es una afirmación muy fuerte. Sé que algunas mujeres están experimentando una verdadera pesadilla en su matrimonio, y déjenme decirles que para ustedes, amigas, hay salida.

Obviamente no quiero decir que debas soportar cualquier barbaridad, si tu esposo es abusivo, violento, controlado por alguna adicción, envuelto en actividades criminales o de inmoralidad, por favor, no te quedes callada, busca ayuda de un líder espiritual en tu iglesia y/0 si el caso lo amerita, contacta a las autoridades correspondientes.

Apartando los casos extremos mencionados anteriormente,  es común encontrar que algunas mujeres se sienten “atadas” o “atrapadas” porque su vida después de casadas no ha sido lo que ellas esperaban y soñaban tener. Si es este tu caso, en lugar de enfocarte en lo decepcionada que estás por lo que ha sido tu vida marital o en sentir que las cosas nunca mejorarán en tu relación, trata de ser agradecida en todos los aspectos de la vida. Pídele a Dios que te provea de Su gracia para que tengas esperanza. ¡Con Dios tenemos todas las razones para esperar que Sus buenas obras se cumplan!

3. Mi esposo no está dispuesto a cambiar.

¿Y estas tú dispuesta a cambiar? Me he dado cuenta que culpar a la pareja es la reacción más común cuando existe un conflicto matrimonial. Durante años culpé a mi esposo por nuestros problemas. Pero una vez dejé de culpar a mi esposo y empecé a pedirle a Dios que me cambiara a mí, con el tiempo, ¡Él también transformó a mi esposo! Claro que esto no sucedió de la noche a la mañana, sino que tomó un par de años antes de que yo empezara a ver avances y cambios significativos. Pero la obra que Dios hizo en la vida de mi esposo es increíble. Debes ser paciente; esperar en Dios es un campo de entrenamiento para la paciencia y eso es bueno.

¿Estás dispuesta a considerar la posibilidad de hacer cambios en tu corazón? ¿Le pedirías a Dios que trabajara en ti aspectos de tu corazón que te estén afectando internamente y de los cuales ni siquiera estés consciente en este momento? ¿Estás dispuesta a dejar tus expectativas egoístas de lado? Si tu respuesta a estas interrogantes es Sí, vas por buen camino.

4. Si tan solo él buscara consejos para matrimonios…

Buscar consejos para matrimonios basados en la biblia es una excelente alternativa. Pero muchos hombres rechazan la idea de acudir a un consejero en busca de ayuda. Si le has pedido a tu esposo que busque ayuda de este tipo, y él rechaza la idea, empieza por pedirle a Dios que te dirija hacia una pareja dentro de tu iglesia; pudiese ser una pareja amiga de confianza, que espiritualmente sea madura. Invítalos un día a cenar, compartan tiempo en la Palabra y busquen oportunidades de realizar actividades con ellos.

Ésta es una manera sutil e inteligente de exponerse ambos a un buen ejemplo y a muy buenos consejos. Cuando tu esposo establezca conexión con el otro esposo, puede que comience a notar su ejemplo y a pedirle consejos. Igualmente tú con la otra esposa. Sin embargo deja que todo sea natural y fluya, Dios se encargará de mover las piezas.

A medida que cultivas relaciones con creyentes maduros en la fe, se logra crear una base para que siempre hablen la verdad sobre sus vidas y que se convierta en una sana amistad de rendición de cuentas.

5. Él actúa como si yo fuera su enemiga.

Debes tener algo muy claro, y es que tú no eres el enemigo. Tu esposo puede que se sienta como si realmente tú eres el enemigo, y en ocasiones, puede que lo trates como si lo fueras, pero no eres el enemigo ¡y él tampoco! La verdad es que tenemos un enemigo muy real y te garantizo que él se deleita al ver que tu matrimonio caiga dentro de sus malvados planes, pero no vamos a darle el gusto, ¿verdad?

Es de vital importancia que las parejas definan y desarrollen objetivos y propósitos comunes. Cuando planean de manera conjunta para un bien común, desarrollan lealtad. Busquen maneras en las que puedan tener un propósito unificado. Puede ser un detalle tan pequeño como pertenecer al mismo equipo en un juego de mesa con otros amigos o tan complejo como manejar varias metas que se hayan propuesto durante un año.

La mayoría de los hombres, por no decir todos, se sienten necesitados de palabras de afirmación y apoyo por parte de la esposa; por ello comunícale con frecuencia a tu esposo que estás de su lado. Ésto poco a poco cambiará la atmósfera dentro de tu hogar y él dejará de verte como “su enemiga”.

6. Aquí encontrarás los mejores consejos para matrimonios:

Por último, lee Colosenses 3:12-21 y considera usar esta palabra como una base para tu vida de hogar. Una noche, pídele a tu esposo si puede leer este pasaje para la familia y que tome un momento para compartir  contigo cómo pueden aplicar ese pasaje. Recuerda que la Biblia siempre nos dará los mejores consejos para matrimonios.

 

 

Escrito originalmente por Kimberly Wagner, modificado por Entaconadas.

Este artículo es una adaptación del original publicado en la web de Aviva Nuestros Corazones.

“Si estás enamorado, ¡no te cases!”, el video que arrasa en redes sociales

“No es suficiente el sentimiento, se necesita ‘algo’ más”, con estas afirmaciones la página soyamante.org explica que el “enamoramiento es necesario, pero no suficiente”. El video Si estás enamorado, ¡No te cases! es solo muestra que en esa etapa de la pareja aún no es el tiempo.

En el video se encuentras tres matrimonios de distintas décadas, quienes definen el amor de forma similar y destacan que deben tomar esta decisión “cuando ya no quieras regalarle la luna, sino ir juntos por ella”.

Amantes son los que se aman

La iniciativa soyamante.org nació en febrero de 2014 con el objetivo de favorecer conversaciones, reflexiones y decisiones en los jóvenes para que sus relaciones románticas sean una búsqueda auténtica de ese amor que llena de verdad, que les lleve a la felicidad y que les convierta en auténticos amantes.

“Si estás enamorado, ¡No te cases!”