¿Amigos con propósito? Ten cuidado

amigos con propósito

Las relaciones informales están a la orden del día, y la iglesia no escapa de esta realidad. Eso de “amigos con propósito” se ha convertido en un eufemismo evangélico de los “con derecho” en la mayoría de los casos. ¿A qué responde esto?

Gran parte de la responsabilidad recae sobre nosotras. Que un chico sea cristiano no implica que sus hormonas funcionen diferente, por lo que su fe no es excusa para bajar nuestra guardia, ¿o la santidad es algo que se deja al cuido de otro? “Pero eso no va conmigo, nosotros estamos orando”, y ¡eso está bien! Pero no lo hacen tanto como comparten o whatsappean, ¿o sí? Así que no te excuses en eso de ser amigos con propósito🙄

Verás: cuando una se siente atraída por un chico, y el sentimiento es compartido, ceder terreno es más común de lo que piensas: Abrazos más largos, se sientan cada vez más cerca, te lleva de su brazo, luego de manos, los besitos de despedida se acercan más a los labios, el beso furtivo… y todo esto pasa mientras “siguen orando”. (Ni hablar de la intimidad sexual, porque sí, también pasa).

Si consolidar una amistad genuina requiere mucho más que un par de semanas y salidas, ¿qué te hace pensar que la ecuación es diferente para una relación? Los amigos NO se besan, NO se la mantienen abrazados, NO caminan de la mano ni se acarician, mucho menos tienen sexo (el noviazgo tampoco te da licencia para ello).

“Es que ya casi somos novios, solo esperamos hablar con nuestros padres y/o pastores”, dirás. ¿Y si la relación no se consolida? ¿Si no llega el respaldo de Dios o simplemente no es tiempo para relaciones? Entonces tomar distancia (si lo hacen) se siente morir, todo por cruzar límites. En cambio, una bien jugada carta de la amistad, promueve el estímulo espiritual e intelectual sobre el emocional porque lo físico no tiene cabida; y aunada a la oración te ayuda a conocer el corazón y su condición espiritual.

¡Dominio propio! Solo tú puedes establecer los límites para no dar pie a arrebatos hormonales. Evita los tropiezo y juega la carta de la amistad, así evitarás endosar tu corazón, y si te enamoras, lo harás de tu mejor amigo, no de un desconocido que te pretende.

Mujer soltera: Éstas son 5 verdades que queremos decirte

mujer soltera

Querida mujer soltera, sabemos que estás allí leyéndonos, y sabemos cuanto sufres en tu afán de terminar con tu soltería. Hemos estado allí y por eso hoy en Entaconadas queremos compartirte estas 5 verdades que hemos aprendido de la experiencia.

Verdad#1: Ser una mujer soltera no implica parecer desesperada

Querida amiga soltera, es natural querer tener pareja, querer encontrar a ese hombre ideal con quién compartir. Sin embargo, ¡mucho cuidado! Evidentemente para encontrarlo o, mejor dicho, “ser encontrada” por él, debes mostrar que estás disponible y eso está bien (que el chico en cuestión no es adivino), pero debes saber que mostrarte disponible NO significa que debas parecer desesperada.

Lamentablemente muchas mujeres solteras no saben distinguir la diferencia entre ambas posiciones, y es triste porque en la mayoría de los casos esto puede deberse a temas de baja autoestima o que no se valoran lo suficiente, y esto las hace vulnerables a ser usadas por chicos con no muy buenas intenciones, generando esto cicatrices en su corazón.

Así que amiga, date a respetar, sí, estás soltera, pero eso no quiere decir que seas objeto de cualquiera. Se sabia, estudia cada pretendiente a detalle y permítete conocerlo bien antes de llegar a más. Sean amigos primero (siempre lo decimos), no te afanes, no digas ¡sí! A la primera, recuerda estás disponible, más no desesperada.

Verdad #2: No esperes una relación diferente si siempre buscas en los mismos lugares

Muchas de nuestras amigas solteras lo están debido a su poca vida social, siempre salen con la misma gente. No se atreven a conocer nuevas personas. Sus amigos son sus amigos y punto. No es que vas a salir a la calle a decirle “Hola estoy soltera” a cualquier hombre que veas, pero si estar más abierta a conocer gente nueva. Haz un compromiso contigo misma. Amplia tu círculo social.

Sabemos que Dios te dará alguien a quien amar, pero qué tal si primero hacemos amistades duraderas ¿Quién quita y de allí salga el hombre de tu vida?

Verdad #3: Ser primero su amiga te ahorrará besar muchos sapos

¡Sean amigos primero! Verás, cultivar una relación de amistad antes de pasar a la etapa romántica y de noviazgo te permitirá conocer verdaderamente al chico en cuestión, y es que cuando se es amigo es cuando se muestra la verdadera personalidad, gustos, actitudes, y hasta malas mañas… Porque estemos claras, nadie en actitud de “cortejo” se muestra tal cual es, sino que se hace un esfuerzo por mostrar la mejor cara en pos de conquistar a esa otra persona.

Esta estrategia te permitirá entonces conocer bien al chico (y que él te conozca a ti), y darte cuenta si es un buen chico o no, si es lo que estás buscando o no, si son compatibles o no y si tiene buenas intenciones o no. Así que “keep calm” y sean amigos primero. Te evitarás muchas decepciones, malos ratos y por supuesto, el mal sabor de besar tantos sapos en el camino.

Verdad #4: Si no eres feliz con tu soltería, nada te garantiza serlo en compañía

Querida mujer soltera, tu felicidad no está condicionada a la presencia o ausencia de ningún hombre en tu vida. Estar en pareja no te hará más feliz de lo que eres estando soltera, sí, es bonito, pero también tiene algo de sufrido el amor. Lo que queremos decirte es que tu felicidad depende únicamente de ti, de que decidas afrontar la vida con la actitud correcta, de que decidas entregar a Dios tu anhelo de tener pareja y descanses en Él.

Aprovecha tu vida ahora para cultivar tu relación con Dios, para invertir tiempo en ti, en tu familia, en tus amigos, en tus metas personales y profesionales. Todas las etapas de la vida tienen su belleza y su provecho, y en todas podemos ser felices y encontrar disfrute y la soltería no es la excepción.

Solo entendiendo ésto podrás tener en un futuro una relación de noviazgo sana y posterior matrimonio con ese hombre que Dios tiene para ti, ya que no estarás con él por dependencia sino por amor, y sabrás afrontar los retos del matrimonio con sabiduría en lugar de berrinches.

Verdad #5: Tu sensualidad solo atraerá sapos, tu personalidad atraerá al príncipe azul

¿De verdad crees que mostrando tu cuerpo y tomando esa actitud de chica sensual atraerás al hombre correcto a tu vida? Amiga, no te engañes, sí; los hombres se sentirán atraídos por un físico bonito (y los sapos sobre todo) se sentirán emocionados por una aventura con la chica que los provoca, pero lo cierto es que ellos no buscan nada serio con una chica que deja poco o nada a la imaginación.

Un hombre valiente, caballeroso y respetuoso no mira la sensualidad para escoger a la mujer de su vida, por el contrario, buscan a una mujer sencilla, que se valora y se da a respetar, que no se vale de su cuerpo para conquistar pues no le hace falta, pues su personalidad atrae y su dulzura enamora.

Ahora pregúntate ¿que tipo de hombre quieres atraer a tu vida? ¿será a muchos sapos o al indicado? La idea no es dejar de ser una mujer soltera porque otras de tu edad ya están comprometidas y tú no, la idea es que si vas a dejar la soltería, sea con alguien que de verdad valga la pena, te valore, te respete y te ame.

Despedida de soltera: 7 ideas originales para organizarla

despedida de soltera

La despedida de soltera es una de las mejores ocasiones para compartir entre amigas, sobre todo cuando una del team decide unirse por el resto de su vida en matrimonio. Existen las típicas celebraciones tradicionales entre las futuras novias, pero los tiempos han cambiado y los gustos también.

¿Quieres organizar la despedida de soltera de tu mejor amiga y no sabes por donde empezar? no te preocupes, hay muchas maneras de hacer de esta celebración un momento especial, aquí te diremos 7 ideas para despedidas de soltera diferentes que puedes hacer con tus amigas.

1. Despedida al estilo pijamada:

Que mejor que su última noche de soltera juntas, recordando vivencias, con mascarillas hidratantes en la cara, viendo películas de chicas y comiendo sin parar (esa noche no hay dieta que valga).

2. Una tarde en el parque de diversiones:

El matrimonio trae consigo una nueva etapa de madurez, así que que mejor manera de celebrar la última noche de soltería que jugando como niñas en un parque de diversiones, comprando algodones de azúcar y paletas de helado.

3. Váyanse de shopping:

No hay nada que guste más a un grupo de mujeres que ir de compras juntas, probarse atuendos y pescar una que otra rebaja. Aprovechen de comprar la lencería para la novia, y por qué no, un buen perfume para deleitar a su amado.

4. Tomen un tour por la ciudad:

Sí, pueden rentar un mini bus o similar con chófer y todo que las lleve a recorrer varios lugares lindos de tu ciudad, y dentro del mismo ir compartiendo anécdotas y juegos.

5. Vayan juntas a un spa:

Un plan que sin duda la novia sabrá agradecer, en medio de el estrés de los preparativos, relajarse y recuperar energías para lucir radiante en su gran día, ¡y qué mejor que hacerlo con amigas!

6. Escápense a la playa o al menos pasen un día de piscina:

Si la fecha lo permite, pueden darse una escapadita a alguna playa o piscina cercana, tomar un bronceado natural y pasarla de lo mejor en el agua.

7. Tomen alguna clase juntas:

Puede ser un taller de cocina o de baile, dependiendo de los gustos de la agasajada, lo cierto es que es una idea divertida para compartir entre amigas que quizás no vuelva a repetirse.

Y tú ¿Qué otra idea agregarías a la lista?

5 cosas que aprendí en mi primer año de matrimonio

cosas que aprendi primer año de matrimonio

La 5 cosas que aprendí en mi primer año de matrimonio  no están dirigidas únicamente para quienes están recién casadas, puede que estés ahora planificando tu boda o en tu etapa de soltería esperando por la persona indicada.

Mi intención es poder compartirte algunos tips que he aprendido durante  mi primer año de matrimonio, que puedas internalizar desde ahora y prepararte mentalmente para cuando llegue esta etapa a tu vida.

Mucho anhelamos durante nuestra soltería poder llegar al matrimonio, erróneamente a veces pensamos que llegar a esta etapa será el comienzo de la vida. Pero, aunque es una etapa súper importante y bonita, tu vida plena comienza desde el momento en que te aceptas como una mujer completa y gozosa en Dios.

La verdad es que recibí muchos consejos acertados y otras advertencias un poco terroríficas también, pero todas las cosas que te digan las vas a certificar es cuando te cases, ya que como individuos somos todos diferentes y lo que en realidad va a contar será cuánto conozcas a la persona con la que te cases y cuántos acuerdos son capaces de convenir antes del matrimonio, y con esto entro al primer tip:

Los acuerdos en el matrimonio son el principio de la paz

Lo más común es entrar al matrimonio sin conversar de antemano sobre el estilo de vida que van a llevar y las responsabilidades que va a tener cada uno. La verdad es que muchas veces asumimos que la otra persona hará ciertas cosas (comúnmente la tarea que uno detesta, por ejemplo la mía: planchar) sin embargo, si estas cosas que parecen pequeñas no se conversan antes del matrimonio o al principio de este, lo más probable es que traigan roces posteriores.

Entonces para prevenir esto, lo mejor es que ambos conversen sobre las responsabilidades y compromisos que asume cada uno. Esto no quiere decir que no puedan ser flexibles en apoyar al otro cuando no pueda hacerlo, ya que en amor, la idea es que sean un equipo. Pero así es más fácil dividir el trabajo y es una discusión menos que tendrán.

“Hermanos míos, yo les ruego, de parte de nuestro Señor Jesucristo, que se pongan todos de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes. Al contrario, vivan unidos y traten de ponerse de acuerdo en lo que piensan.” 1 Cointios 1:10

Escoge bien tus batallas

Recuerdo mi despedida de soltera, unas cuantas casadas me advirtieron sobre las medias en el piso, los zapatos en la sala y algunos otros hábitos molestos que podían generarme unas cuantas rabietas.

Hay cosas que definitivamente vas a descubrir es luego de casarte, como precisamente los hábitos de tu pareja, que pueden diferir de los tuyos. De repente eres súper ordenada y él no tanto, puede que él se levante mucho más temprano que tú o que no le preste atención a unas cosas que para ti son importantes (o viceversa).

En el primer año de matrimonio cuando comiences a descubrir cosas que te resulten molestas, puedes decirle en amor que preste atención a ellas, pero a veces, eso que pides no va a ocurrir o va a acatarlo muy pocas veces. En este punto, debes preguntarte ¿de verdad quiero seguir discutiendo por esto?

¿Cuál es mi consejo? Define qué es importante y qué es irrelevante. ¿Por qué? Si te desgastas en temas menores, también desgastas la relación y cuando toque discutir un tema importante, ambos probablemente tengan rebasada la paciencia por el tiempo invertido en nimiedades. Entonces, escoge bien tus batallas para no desgastar su “luna de miel”.

 “Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor” Efesios 4:2

Aplica la ley de la siembra y la cosecha

Uno no se da cuenta de cuánto demanda hasta que se convierte en la voz chillona de lo que quiere del otro para ser feliz.

Acá hay una verdad: No te casas para ser feliz, se casan para complementar su felicidad mutua. Eso quiere decir que no necesitas que el otro haga o deje de hacer algo para que te sientas bien contigo misma.

Si quieres recibir amor, comienza por dar amor de la manera que el otro la necesita o desea. Respeta a tu esposo, valorando las cosas que son importantes para él, sé una porrista y apoyo para sus proyectos.

No pidas las cosas por demandar algo del otro sin primero asegurarte de que estás siendo intencional en que el otro se sienta amado. Tampoco te calles, si hay algo que tu corazón anhela, háblalo abierta y claramente con él para que pueda tomarlo en cuenta.

Muchas veces suponemos que ellos “deberían saber” porque “es obvio” pero lamentablemente, no es obvio y lo más probable es que no tenga idea, es por eso que los pedidos claros son clave para poder recibir lo que estás anhelando.

Si das amor de la manera que él lo anhela y eres clara con tus pedidos, lo más probable es que puedas cosechar amor de vuelta. Si esto no sucede, sigue el tip a continuación.

Ora por tu matrimonio

Los seres humanos desde la caída de Adán y Eva tendemos a ser irresponsables, egoístas y nos alejamos de Dios para tomar nuestro propio camino. La verdad es que mientras más nos alejamos de Dios, más nos alejamos de nuestra pareja.

Mi esposo y yo entendimos esto durante nuestro noviazgo, descubrimos que en las temporadas donde nuestra intimidad con Dios decaía comenzábamos a tener más conflictos entre nosotros.

Esto sigue siendo realidad en el matrimonio, es por eso que mantener hábitos que nos permitan seguir creciendo en intimidad con Dios (oración, lectura de la palabra, devocionales, libros o prédicas) van a ayudar a mantener y alimentar la intimidad en pareja.

Si están felices juntos y se entienden, da gracias a Dios y pídele sabiduría para mantener esa buena comunicación, si no se están entendiendo y los conflictos están llenando su día a día es una señal de que necesitan buscar más de Dios como pareja para entenderse más.

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6

No pierdan el hábito de conversar

Cuando te casas y comienzan a vivir juntos, es una etapa donde deben hacer un esfuerzo de acoplarse a su agenda típica, coordinar sus actividades, las comidas, el mercado y demás planes que poco a poco se vuelven su rutina diaria.

((Hago un paréntesis: las rutinas no son malas, son normales y deben existir algunas para que haya un orden en sus días. Si eres de las personas que son alérgicas a la rutina porque “aburre” la relación, solamente INCLUYE como rutina, hacer cosas diferentes juntos.))

La verdad es que sucede que los días pasan tan rápido y con todas las actividades a veces terminas tan agotado al llegar a casa que poco a poco dejan de tener conversaciones interesantes o incluso parecen no saber nada de en lo que está tu pareja.

Quita el Netflix y deja las redes sociales por un rato y preocúpate por conversar y profundizar con tu pareja sobre los proyectos de ambos, los planes en conjunto, sus necesidades, las cosas por mejorar, qué cosas pueden hacer para incrementar la felicidad en pareja y cualquier otro tema que aporte a la relación.

Por favor no dejes de tener conversaciones profundas. Cuando vives tu relación en base a conversaciones superficiales tipo:

  • ¿Cómo te fue hoy?
  • Me fue bien ¿y a ti?
  • Bien **enciende TV**

Te puedo asegurar que no va a pasar mucho tiempo antes de que te cuestiones por qué te casaste y de si eso realmente es el matrimonio.

Estos 5 Tips para recién casadas, los he aprendido durante mi primer año de matrimonio y si te das cuenta son cosas que puedes practicar mientras tanto si estás en una relación de noviazgo considerando las atribuciones y límites de esta etapa como en el largo plazo del matrimonio.

Si tienes algún otro tip útil que te gustaría compartir desde tu experiencia, ¡compártelo con nosotras! Nos gustaría leerte.

Aquí también te dejamos Diez preguntas que deberías plantearte para mejorar tu matrimonio

 

El mejor de los “sí”

Hace algún tiempo, dije “sí”, recuerdo que fue uno de los momentos más importantes de mi vida. Recuerdo que las lágrimas caían sin parar, sabía que estaba tomando la mejor decisión de mi vida.

Fue un proceso; me tomó tiempo estar segura, pero, creo que todas las que hemos dicho ese maravilloso sí, concordamos que existe una paz tremenda, que no se puede explicar. Así me sentía, estaba temblando, parecía que todo comenzaba a tener sentido. Cosas que había vivido años atrás, ese día, entendí, el porqué de tantas cosas.

Había muchas personas a mi alrededor, pero a la vez fue un momento tan íntimo, parecía que solo estábamos él y yo. Recuerdo haber cerrado los ojos y vi como un película: distintos momentos de mi vida, desde que yo era pequeña, haber soñado con ese momento, ¡no podía creer que estaba sucediendo!

Desde ese día mi vida cambió, cada detalle, cada momento, se tornó una aventura, literalmente. Comencé a ver a las personas de manera diferente, conocí lugares que no estaban en mis planes, experiencias increíbles comenzaron a ser parte de mi día a día. ¡Más allá de mi sí! creo que mi vida cambió, mi mente se transformó, mi ojos comenzaron a ver lo que yo no veía y, lo mejor, es que no estaba sola en cada uno de esos momentos.

Él se transformó en mi mejor amigo, mi primer amor, mi sustento; lo único que quiero muchas veces es solo disfrutar de su compañía, de sus palabras, de su amor.

Esta historia es verídica, es lo que estoy viviendo cada día y cada vez es más increíble. Pero… no estoy hablando de mi esposo (que, por cierto, sé que está en algún lugar del planeta, jeje) ¡estoy hablando de Jesús! Con él es que estoy viviendo las aventuras más locas de la vida, pero a la vez tan intencionales.

Desde que le dije “sí” a su propuesta, a su invitación, todo cambió y mi vida comenzó a tener propósito, esperanza, sentido.

Yo, hoy solo quiero invitarte a amar cada proceso, abraza tu soltería, ama vivir esas aventuras que Dios pone en nuestro frente. Sin duda, Dios tiene planes para tu matrimonio y familia, pero ese momento va a llegar en el momento justo, cuando tú estés plena, viviendo al máximo tu vida.

Te desafío a descubrir la aventura de ser hija de Dios, es lo mejor de la vida, disfrutar de su amor y sus detalles. ¡Solo necesitas decir SÍ!

Amando mis defectos

Ninguna de nosotras puede decir que no tiene defectos o áreas en las cuales podría mejorar. Creo que todas concordamos que hay algo de nosotras que no nos gusta, ya sea físico, que es lo más común, o emocional.

El problema no es tener defectos, porque cada habitante en esta tierra podría ser mejor en algún aspecto. El problema es cuando esos defectos comienzan a determinar nuestro estilo de vida, afectan nuestra personalidad y hacen de nosotros personas infelices, insatisfechas y
tristes.

Todas tenemos algo de nosotras mismas con lo cual luchamos o, a veces, ya ni siquiera luchamos. He vivido años llevando sobre mí un disgusto sobre mi cuerpo, no he llegado a tener trastornos, pero sí cada vez que hablo del tema o me enfrento al espejo es imposible de pasar por alto. Hoy estoy “haciéndome cargo” de esa situación y es difícil, es casi impensable dejar de pensar lo que he pensado de mí, por años. ¡Pero se puede!

Con tus virtudes y defectos eres especial

Hace algunos días aprendí una lección gigante que removió mi corazón y la quiero compartir contigo. Una persona a la que admiro mucho, hablando de este tema, puso como ejemplo aquellos padres que tienen hijos con alguna discapacidad. Ella nos preguntó: “¿Qué hace un padre de un niño que tiene alguna discapacidad? ¿Lo deja de amar por esa discapacidad? ¿Lo ignora? ¿Lo deja por meses en un sitio sin atenderlo?” La respuesta inmediata fue “¡No, Claro que no!”. Son muchos los testimonios de padres que comentan que es todo lo contrario, ese niño/a se vuelve el centro de atención y los padres lo aman, lo apoyan, lo motivan, le enseñan a amarse, y lo impulsan a ser el mejor.

Entonces… ¿por qué nosotras tenemos esa actitud con nosotras mismas? ¿Por qué no nos amamos? ¿Por qué decidimos ignorar y desarrollar caretas, imágenes, que escondan nuestro defecto? ¿Por qué a veces no logramos aceptarnos y sacar partido de las millones de otras cosas buenas que tenemos? ¿Por qué no dedicamos tiempo de calidad para nosotras mismas, en soledad, para pensar, para conocernos y descubrir quién realmente somos y lo que valemos?

Vivimos en pos de un ideal que nunca llega, que nunca se concreta y nos perdemos de vivir lo que debemos disfrutar hoy. Has dicho o pensado “cuando sea más delgada voy a vestirme de tal forma”, “cuando sea más delgada voy a cortarme el cabello”, “cuando esté de novia mi seguridad de seguro cambiará”, “si yo solo me hiciera esa cirugía mi vida cambiaría”, “si yo fuera más linda”, “si yo fuera más alta”, “si yo fuera más simpática”, y así, miles de frases.

Decide amarte hoy

Yo hoy te quiero decir que si quieres salir de ese círculo que te tiene atrapada y te ha dejado en un lugar de sufrimiento continuo, es necesario que recuerdes eres especial, que eres única. Hoy puedes empezar a andar un camino de aceptación y de amor propio.

Algo súper práctico para empezar esa caminada es destruir ese ideal, que por años alimentamos, y comiences a tomar valentía y hagas de ti la mujer que quieres ser, ¡pero hoy! Disfruta de la etapa que estás viviendo, atrévete a experimentar cambios, deja de repetir frases destructivas y recuerda que es un proceso, pero ese proceso comienza con pequeñas decisiones.

Vivamos hoy, hagámonos cargo, cambiemos, crezcamos, pero disfrutando y amando cada defecto, para que desde ese lugar de amor, podamos experimentar los cambios que sean necesarios, al ritmo que sea necesario.
Te desafío, abraza tus defectos y los cambios que quieres ver, van a llegar aún mas rápido de lo que esperas.

¿Cómo planificar una boda en un mes?

planificar una boda en un mes

Si, suena algo desenfrenado y la verdad es que así fue, me tocó aprender a cómo planificar una boda en un mes, y no cualquier boda, era mi boda, pero dentro de todo, así lo dispuso el Señor y todo salió mejor de lo que nos imaginamos. En este post quiero compartir contigo mi experiencia planificando mi boda en tan poco tiempo, así como algunos tips para organizarte y no volverte loca en el intento.

Primero lo primero, partiendo de la base que tuvimos una relación de noviazgo de 2 años acompañados de la guía y apoyo de nuestros líderes y pastores. Llegamos a una decisión crucial en nuestras vidas de emigrar dada una propuesta de trabajo, y ya que dentro de las posibilidades estaba el casarnos pronto e irnos, oramos y el Señor nos fue abriendo puerta tras puerta para que así fuera.

Recuerdo mi mamá salía de viaje por casi un mes justo cuando le dimos la noticia (si, se iba de viaje L) y dado que a ella le encanta planificar y ser parte de este tipo de eventos, le pedí me hiciera una lista de aquellas cosas que debía planificar y estar pendiente. Lo que no contaba era que terminara siendo una lista de 3 páginas… pero, por alguna parte debía comenzar.

Básicamente las bodas están divididas en 5 partes principales, que resueltas tienen tu boda avanzada:

  1. La ceremonia
  • Los trajes
  • Los elementos de la ceremonia
  • El pastor
  1. La celebración
  • Lugar
  • Festejo
  • Personal (mesoneros, protocolo, músicos)
  • Fotografía
  1. La comida y bebida
  • Salados
  • Dulces
  • Torta de novios
  • Bebidas
  • Brindis
  1. La decoración
  • Flores
  • Centros de mesa
  • Detalles
  1. La noche de bodas
  • Noche de hotel
  • Lencería

planificar una boda en un mes entaconadas

TIP 1 – PRESUPUÉSTATE PARA PLANIFICAR UNA BODA

No te planifiques para gastar. No puedes comenzar a planificar una boda si no sabes cuánto puedes gastar. Es importante establecer un límite, porque como mujeres nos encanta soñar (a veces de más y terminamos teniendo muchas discusiones con nuestros prometidos… ¡pobrecitos!). Es mejor estar clara de cuáles son las posibilidades de ambos y construir en base a eso. Ciertamente, Dios conoce los deseos de nuestro corazón y nos sorprende ¡sí que nos sorprende! Pero es mejor dejarse sorprender que suponer que todo se dará de milagro. Así que: presupuesta, planifícate, inicia… y déjate sorprender en el camino.

TIP 2 – UNIFICA Y VENCERÁS

Una de las claves que me ayudó a hacerlo todo tan rápido es que busqué lugares y personas que ofrecían varios servicios en uno y se encargaron hasta el final. Es más confiable y te libera de presión mientras se acerca la fecha. Por ejemplo, en el lugar donde hice mi boda se encargaron de la decoración, las flores y de proveer el personal y la vajilla, también fue el mismo lugar donde hice la ceremonia, por lo que no fue necesario transporte adicional. También la persona que se encargó de la comida hizo salados, dulces y las tortas y adicionalmente los llevó al lugar (esto fue clave, ya que no tuve que encargar a nadie ese día de buscar y llevar).

TIP 3 – TOMA DECISIONES

Debes usar bien tu tiempo. La verdad es que uno quisiera darse la oportunidad de ver, escoger y mirar un mundo de opciones, pero la verdad es que mientras más miras cosas, más indecisa te vuelves. Por lo que lo mejor es escoger al principio el estilo y colores y en base a eso reduces tus opciones y luego, decides.

Si eres indecisa, acompáñate de alguien (puede ser tu mamá o tu dama de honor) que sea centrada y te ayude a aclararte y tomar decisiones, ya que esto te permitirá avanzar a paso firme en tus planes.

TIP 4 – DELEGA

Si no eres muy buena planificando, trabaja con una wedding planner o con alguien que pueda ayudarte a estructurar tu tiempo. Si estás trabajando es muy importante que uses bien tus fines de semana y que el resto puedas delegarlo a personas confiables, que te conozcan y de las cuales puedas tomar ventaja de sus mejores habilidades y/o recursos.

Hay personas muy buenas en decoración y manualidades. En bodas de bajo presupuesto, esto es clave ya que te libera de mucha carga y estoy segura que las personas que te aman se pondrán manos a la obra con tus peticiones.

No puedes controlarlo todo y tampoco es sano. Ya que el día de la boda, debes estar relajada y feliz, no pegada al teléfono verificando que todo está perfecto. Habla con alguien de confianza para que ese día esté atenta de las cosas que deben ocurrir mientras tú estás disfrutando de que te pongan bella.

TIP 5 – DISFRUTA TU DÍA

Tomando como base que ya consideraste el tip anterior, ese día debes estar relajada y feliz (te lo dice una novia que se le rompió el cierre del vestido mientras se lo ponían). Todas las bodas tienen sus contratiempos y lamentablemente nada es perfecto, pero cuando logramos aceptar esto dejamos que todo fluya y que Dios haga su parte.

Confía en las personas que se encargan de lo demás, descansa bien la noche anterior, disfruta de que te pongan bella y prepárate para el día más hermoso de tu vida.

No sé qué tienen las novias, pero el día de su boda son la mujer más bella y radiante que podrías haber visto. Pienso que es porque llegó el día que tanto soñamos… sin embargo, lo más importante no es ese día, es lo que inicia luego de eso, un viaje nuevo junto a la persona que Dios dispuso que amaras el resto de tus días.

Dios fue muy bueno con nosotros, nos regaló un día soñado y salió incluso mejor de lo que planeamos y sabemos que fue su mano haciendo de todo incluso el clima y las personas lo mejor que pudimos haber pedido. Sé que tu día no será distinto.

Nota: Si te quedaste pensando en el cierre de mi vestido, resulta que Dios resolvió eso ya que la diseñadora de los vestidos de mi cortejo estaba allí ese día dando los últimos detalles y arregló mi vestido. ¡Déjate sorprender!

¿“Demasiado buena” para que te conquisten?

conquista mujer buena

El otro día conversaba con una amiga sobre mi experiencia para llegar al matrimonio. Durante la conversación ella me comentaba que a veces se sentía desesperanzada de que llegara un hombre dispuesto a conquistarla. Los últimos años de su vida los había dedicado a trabajar arduamente para salir adelante, había pasado por un proceso de emigración, comenzado desde cero en un país desconocido y emprendiendo su propio negocio; ahora que estaba estable, que servía a Dios en una iglesia, que estaba en proceso de comprarse su carro, sentía que en todo este tiempo no había nadie con la disposición de acercarse a ella.

Dentro de la conversación ella me contó que había conversado con el esposo de una amiga, él le decía que los hombres al ver una mujer emprendedora, luchadora y trabajadora muchas veces les generaba inseguridad porque parecía “demasiado buena” o “independiente” para acercarse. Desilusionada me dice “¿qué se supone que haga? Si toda mi vida esta he sido yo y no puedo dejar de serlo”

Esta pregunta me hizo darme cuenta de dos realidades:

  1. Existen hombres que desconocen su valor propio y usan las grandes cualidades de mujeres emprendedoras como razones para transferir su propia inseguridad, como si fuese responsabilidad de ellas el ser “demasiado buenas”. Lo cual es totalmente irresponsable.
  2. Las mujeres tendemos a responsabilizarnos y culparnos de procesos ajenos muy fácilmente.

La verdad es que no es tu responsabilidad lidiar con los procesos ajenos, y mucho menos ser culpable de no ser conquistada por ser considerada “inalcanzable”; ya que esto tiene que ver con la perspectiva y autoestima de quien te observa.

Si eres una mujer emprendedora, trabajadora, responsable y atenta, quiero decirte que eres admirable, digna de imitar e incluso Dios dice que eres ¡extraordinaria! En Proverbios 31:

“¡Qué difícil es hallar una esposa extraordinaria! ¡Hallarla es como encontrarse una joya muy valiosa! Quien se casa con ella puede darle toda su confianza; dinero nunca le faltará. A ella todo le sale bien; nunca nada le sale mal. Sale a comprar lana y lino, y con sus propias manos trabaja con alegría. Se parece a los barcos mercantes: de muy lejos trae su comida”

La mujer del pasaje, refleja a esa mujer trabajadora aún de hoy día, que no se rinde y persigue sus sueños. Y bien lo describe el Proverbio que debe “ser hallada” y para que alguien sea hallada, debe otra persona estar dispuesta a buscarla y conquistarla.

El hombre que se acerca a conquistar una mujer así, ha sido responsable de su vida y carácter, ha avanzado un camino que lo hace consciente de su autoestima sin considerarse superior, sino que reconoce que necesita una mujer en la que pueda confiar para juntos avanzar hacia los proyectos y el futuro que desean. Ese mismo carácter es el que le transmite la seguridad de que al hallar a esta mujer extraordinaria no habrá barrera que le impida conquistarla y hacerla parte de su vida.

A ti, mujer extraordinaria que estás a la espera. No dejes de brillar y perseguir tus sueños, cosecha la dulzura y feminidad de una dama que se ama y cuida, invierte en el futuro que anhelas sin perder de vista al compañero con el que lo vas a compartir, que en tu mejor momento, cuando menos te lo esperes, habrá alguien admirado por lo que ve y listo para salir a conquistarte.

Cómo superar a alguien que te hizo daño

como superar a quien te hizo daño

¿Cómo superar a alguien? Si de algo estoy segura con respecto a las relaciones de pareja es que todas anhelamos un noviazgo o matrimonio digno de un cuento de hadas, pero, lamentablemente, pocas veces este sueño se hace realidad. Así que, cuando estamos en la relación este concepto de ensueño puede causarnos mucha decepción.

Muchas de nosotras hemos creído haber encontrado el verdadero amor más de una vez y, probablemente, más de una vez, la ruptura ha sido dolorosa y difícil de superar. Durante un tiempo nos mintieron, menospreciaron, engañaron, maltrataron, en fin, nos hirieron.

Pero, ¿cómo supero a esa persona y el daño que me hizo?

Antes de responder a esto analiza qué tipo de relación tenías con estas preguntas:
¿Se complementaban?
¿Él controlaba la relación?
¿Eras independiente o dependiente de tu pareja?
¿Qué aportó como persona a tu vida?
¿Te hizo una mejor persona?
¿Lo amabas por sobre todas las cosas? (La familia, amigos, Dios) Lo que para nada es sano.

Es posible que responder algunas de estas preguntas te ayuden a identificar qué tan sana o tóxica era tu relación. Ahora bien, la relación ya terminó; estás llena de dolor y sufres por el hecho. ¿Qué hacer entonces para superarlo? Primero, entender que, independientemente de quién sea, el simple hecho de relacionarnos con los demás nos asegura que en algún momento podemos ser heridos y debemos aprender a lidiar con eso.

Sin embargo, te enseñaré algunos pasos que pueden ayudar a superar a una pareja que nos hizo daño:

1. Perdona
“¡Pero me hizo mucho daño!” Sí, pero debes saber y entender que quien más se beneficia del perdón es quien perdona. Acepta de una vez que el daño está hecho y trata de avanzar. No llenes tu mente de pensamientos negativos hacia esa persona porque se irán a tu corazón y te llenarán de amargura.

2. Valórate
Debes estar más que clara de que la relación terminó y que no hay vuelta atrás. Te hizo tanto daño que no estás dispuesta a pasar por eso otra vez, aunque hayas perdonado. Recuerda, Perdonar no significa que debas exponerte a que se repita la historia.

3. No estés sola
No pases horas y horas desocupada, cumple tus deberes (la vida sigue), haz cosas nuevas, únete a un grupo de estudio, haz deportes, lee un buen libro, sal con amigas, traza algunas metas y esfuérzate en cumplirlas. Promueve en tu vida aquello que te hace crecer y ser una mejor persona.

4. Llora
“¿Qué? ¡Él no se merece mis lágrimas!” De acuerdo, pero no llores por él, llora por tu bienestar. Llorar es una terapia, es liberador cuando lo hacemos como desahogo para sacar todo el dolor que nos embarga. Reprimir los sentimientos hará que el dolor se prolongue por mucho más tiempo. Llora desde el alma; de dolor, de coraje, de tristeza, pero llora de una buena vez. Luego lava tu rostro y sigue adelante.

5. Pon distancia
Dicen que la distancia trae olvido. Si fue una relación difícil o una ruptura dolorosa es imposible que todo continúe como si nada (Seamos realistas). ¿Para qué seguir en contacto con alguien que te hizo mal? ¿Qué aportaría a tu vida que no sea dolor? No es que sean enemigos (eso es ser inmaduro) pero sí poner la distancia necesaria, durante un tiempo recomendable, hasta ser restauradas y que las heridas sanen.

6. Agradece
Dios es un Dios de propósito, hay situaciones que no entendemos, personas que resultan ser tóxicas para nuestra vida y que apartarlas es lo mejor. Podemos usar cada experiencia vivida para fortalecernos y crecer. Usa el proceso y la experiencia como algo bueno, para ayudar a otras chicas, por ejemplo.

Siempre recuerda que hay alguien que te ama a pesar de tus fallas, que te ama tanto que dio la vida por ti (Jesús). Y que para Dios tu valor sobrepasa al de las joyas más preciosas. Reconoce tu valor y fortalece tu autoestima, pon todo tu empeño y te aseguro que vas a estar bien.

Diez preguntas que deberías plantearte para mejorar tu matrimonio

preguntas clave para matrimonios exitosos

Un Matrimonio de éxito es una relación de tomar y dar, ¡en la que cada parte da noventa por ciento y solo toma diez por ciento! Es una relación compleja, de dos personas desconocidas, con crianzas y costumbres totalmente distintas que se unen en una sola carne para ser una familia, ahora ya no son dos, sino uno.

Por tales diferencias, sabemos que no es fácil, que muchas veces nos vamos a equivocar y que, como seres humanos que somos, vamos a tener esa tendencia de pensar de forma egoísta en el bienestar propio y no el del cónyuge. Pero ¿cómo evitar esto? Es obvio que no podríamos hacerlo sin las enseñanzas sabias de nuestro creador, en Él encontramos toda dirección y consejo, sin embargo; a modo de invitarte a la auto reflexión, aquí te dejamos diez preguntas para que te plantees a ti misma a fin de comprobar tu capacidad de dar y recibir de forma sana. Así mismo, estas preguntas no solo aplican para ti, mujer, de hecho para tu esposo también.

Plantéate el ejercicio de responderlas tú misma y, a manera de dinámica conyugal, puedes pedir a tu pareja que las responda sinceramente él también.

1. ¿Estás dispuesta a guardar silencio cuando tu cónyuge necesita un momento de quietud?

2. ¿Eres capaz de aceptar un reproche y quedarte tranquila sin protestar?

3. ¿Estás dispuesta a darle el beneficio de la duda a tu cónyuge?

4. ¿Estás dispuesta a hacerte cargo de una tarea extra cuando tu cónyuge está cansado?

5. ¿Estás dispuesta a dar una palabra espontánea de ánimo a tu esposo cuando sabes que algo no ha ido bien para él?

6. ¿Estás dispuesta a dedicarle tiempo a tu cónyuge, a solas y sin interrupción, cuando él lo necesite?

7. ¿Estás dispuesta a responderle a tu cónyuge con cortesía “por favor” y “gracias”?

8.¿Estás dispuesta a tomarte un tiempo para que los ánimos se enfríen cuando hay una discusión que parece caldearse?

9. ¿Estás dispuesta a dar un cumplido a tu esposo sin esperar nada a cambio?

10. ¿Estás dispuesta a aceptar la crítica de parte de tu esposo?

Qué tanto estás dispuesta a dar, pero cuánto puedes recibir, y no se refiere solo a lo bueno, se refiere a esas críticas, discusiones, peleas, enojos, etc… que se dan en toda relación. ¿Estás dispuesta a escuchar y analizar si estás en un error, o solo puedes ver los “errores” de tu pareja?

Lo sabemos, se necesita mucho valor y amor para con esa persona, el poder pedir perdón y tratar de arreglar las situaciones difíciles. Pero, ¡de eso se trata el matrimonio!

Cuando una pareja decide casarse, casi todo es maravilloso, es como estar en las nubes, tu amado y tú ¡por fin solos! La luna de miel, ese idilio romántico que queremos que no se termine nunca, hasta que comienza la convivencia, la ropa tirada en el baño, las manchas de crema dental en el lavamanos, la cama desordenada, los malos olores, los calcetines sucios, el cansancio del trabajo, el estrés, los niños, la suegra, y pare de contar. Es realmente allí donde se pone a prueba el verdadero amor en ambos.

Cuando realmente puedes responder estas preguntas, te darás cuenta de tus flaquezas y fortalezas como pareja.

Entonces, ¿qué tan dispuesta estás a mejorar esas flaquezas para poder disfrutar una vida en pareja sana y feliz? Y tu esposo, ¿puede él responder a estas preguntas también? Porque recuerda que esto se trata de dos. La palabra dice:

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3:13

Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. Cuídalo.

 Este artículo está basado en el original publicado en la página Renuevo. Con adaptaciones.