Notitas de Autocuidado Emocional para Mujeres

En este artículo queremos regalarte algunas notas de autocuidado emocional para que recuerdes durante esos días en los que quizás todo parezca más gris.

Algunas pueden ser pequeños recordatorios de que debes cuidarte a nivel emocional y físico y de cómo debes hacerlo de forma que sea sana, sin caer en egocentrismo, ni vanidad.

Tu corazón es un tesoro frágil, cuídalo:

La mujer es a menudo llamada vasija frágil, o asemejada al pétalo de una rosa, no porque sea menos valiente o menos valiosa para Dios, sino porque somos seres muy sentimentales y es fácil salir con el corazón roto. Dios depositó en nosotras esa sensibilidad y anhelo de amar y ser amadas. Es por esta razón que debemos ser muy cuidadosas al momento de relacionarnos, por tanto te aconsejo que procures elegir bien el circulo de personas íntimas que te rodea, no se trata de que te apartes de todo el mundo, simplemente debes tener cuidado de a quién revelas tu corazón.

Deja de compararte con otras personas:

Muchas veces somos víctimas de la comparación, una trampa más del enemigo para frenarnos, y a raíz de ésto terminamos siendo duras e injustas con nosotras mismas y peor aún cayendo en envidias. Quiero que entiendas que compararte con otras personas te hiere

Advertisement
y que no avanzarás si continúas haciéndolo. Los logros o méritos de otras personas son un motivo de alegría, y para nada debes medirte bajo la misma vara, pues, tú no vives las mismas circunstancias que ellas y Dios ha dado a cada persona talentos y dones distintos según Su voluntad que es buena, para que cada quién los cultive y de fruto, a su tiempo.

No seas tan dura contigo misma:

Debemos aceptar que, como seres humanos y mujeres que somos, no somos perfectas, no somos suficientes, ¡y eso está bien! Yo he fallado, sé que tú también lo has hecho y francamente, estoy segura de que lo seguiremos haciendo, pero mientras haya genuino arrepentimiento y ganas de seguir adelante con Cristo, todo estará bien, porque tal como nos dijo el apostol Pablo en 2 Corintios 12:9:

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

Lo mejor es siempre enfocarse en las cosas buenas, en los avances y en aprender de nuestras fallas, viéndo las más que como meras “metidas de pata”, como cosas que Dios permitió para que por medio de eso Él pueda manifestar Su gloria en nuestras vidas.

Advertisement

Sé más prudente:

Una mujer sabia es una mujer prudente. La prudencia, según la RAE, significa tener templanza, cautela, moderación; aunque me gusta más el concepto de Google que la define como la “capacidad de pensar, ante ciertos acontecimientos o actividades, sobre los riesgos posibles que estos conllevan, y adecuar o modificar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios”. Por tanto, piensa antes de actuar, piensa en las consecuencias, no tomes decisiones a la ligera, ¿crees que publicar esa foto con poca ropa te va a edificar? ¿crees que acceder a tener relaciones sexuales prematrimoniales con tu novio no te traerá consecuencias a futuro?, ésto, por ponerte un ejemplo. Recuerda que la prudencia es uno de los mayores atributos de una mujer.

Cuida tu cuerpo también por dentro:

Tener respeto por ti misma no solo implica cuidar tu corazón y tus emociones, también implica cuidar tu cuerpo como tal, la Biblia afirma que nuestro cuerpo es templo de Dios, y como tal es nuestra responsabilidad mantenerlo sano. En el artículo Por qué comer sano y cuidar tu cuerpo es otra forma de honrar a Dios les hablo más a fondo de éste tema. Sin embargo, acá quiero resaltar que cuando somos cuidadosas con nuestros cuerpos, gozamos de una constante salud que a su vez nos trae paz, mayor control emocional y nos hace ser más productivas. Nada malo ,¿verdad? Entonces, deja la pereza a un lado y ¡ponte en movimiento! Haz ejercicio, prepárate comida sana en casa, regálate ese tiempo para ti y cuida el templo.

Sueña y deja que Dios exceda tus expectativas:

Tener una mente soñadora es tener esperanza, nos llena de energía y nos da ímpetu para seguir adelante, así que hazte el favor de no dejar de soñar, porque tus sueños son importantes para Dios. No está mal que te plantees pequeñas metas a corto, medio o largo plazo, que puedan llevarte un escalón más arriba, más cerquita de tus sueños. Sin embargo, recuerda que si un sueño viene de Dios, no será con tus propias fuerzas que se lleve a cabo, y que será Él quien se encargue de confirmartelo y respaldarte.

Y tú ¿Que otro consejo de autocuidado emocional sano podrías compartir? Te esperamos en los comentarios.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE LEER: El mejor consejo para superar el rechazo

PRÓXIMOS EVENTOS

NUESTRO DEVOCIONAL

LO + VISTO

NUESTRA WEB DE MATERNIDAD

¿QUIERES SER BLOGGER?

Comparte este Artículo

smiling-young-beautiful-woman-using-mobile-phone-XB8WMJW.jpg
logo entaconadas

Síguenos en Instagram

Y disfruta de todo el contenido, reflexiones, frases, vídeos y Lives que allí compartimos.